Noticias Por José D. Villalobos 8 abril, 2021

Organización musulmana pide prohibir Six Days in Fallujah por ser un “simulador de matar árabes”

La CAIR pide que la industria deje de "deshumanizar" a los musulmanes en esta época tan complicada.

Six Days in Fallujah es un título que intenta renacer de sus cenizas tras más de 10 años de su cancelación, ya que fue arrastrado por un sinfín de polémicas, pues el núcleo de la historia del título se centra en la batalla de Fallujah, uno de los enfrentamientos más violentos de la guerra entre EEUU e Irak.

Sin embargo, el título tampoco ha conseguido librarse de inconvenientes en este intento de resurgir, pues el Consejo Americano de Relaciones Islámicas (CAIR), la organización más grande de EEUU que vela por los derechos de los musulmanes, ha publicado un comunicado en el que piden expresamente que PlayStation, Xbox y Valve no dejen que Six Days in Fallujah se lance en sus plataformas.

La organización esgrime que el juego es “un simulador de matar árabes” que glorifica la violencia que le quitó la vida a más de 800 civiles iraquíes, además de justificar la invasión ilegal a Irak y reforzar narrativas islamofóbicas.

El comunicado sostiene que la batalla de Fallujah fue un episodio trágico en el que Estados Unidos fue fuertemente criticado por la utilización de fósforo blanco como táctica militar, lo que ha causado que muchos bebés iraquíes hayan nacido con defectos congénitos años después del conflicto.

Sin dudas, aquí entramos en un terreno complicado en el que la censura podría nuevamente dificultar el lanzamiento del juego en este segundo intento, ya que esto fue exactamente lo mismo que ocurrió en 2009. De momento, solo nos queda esperar y ver cómo se desenvuelve la situación y qué argumentos expondrá Victura para defender su producto.

Six Days in Fallujah estará disponible en PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One y PC en algún momento de 2021. Los desarrolladores reconocieron que su juego está ligado a la política, pero que intentan dar una visión objetiva del hecho, hasta Neil Druckmann dio su opinión del tema.