Noticias Por Jayran Espinosa 20 junio, 2018

La adicción a los videojuegos es reconocida como enfermedad

La Organización Mundial de la Salud lo considera una nueva adicción.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha confirmado la adicción a los videojuegos como enfermedad. En su nueva Clasificación de Enfermedades Internacionales, CIE-11, se reconoce de forma oficial como una adicción más, y entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2022.

Un informe previo a finales de 2017, ya proponía su inclusión como enfermedad, pero no era seguro si la OMS la mantendría en su informe final, cosa que sí ha ocurrido. Una noticia que no ha gustado a las asociaciones del sector.

En cierta forma, la OMS se suma a lo ya aprobado por la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017 – 2024 la semana pasada, donde recogían la actuación contra “adicciones sin sustancia o comportamentales, haciendo especial énfasis en los juegos de apuestas (presencial y online), así como los videojuegos y otras adicciones a través de las nuevas tecnologías.

Por su parte, la Asociación Española del Videojuego salió al paso alegando que no hay evidencias ni consenso en la comunidad científica sobre esta materia. La polémica está servida y la adicción a los videojuegos era algo que veíamos venir desde hace unos años.

El CIE-11 recoge tres características para determinar la adicción:

1. Jugar en exceso
2. Incremento en la prioridad de los videojuegos sobre otros aspectos de la vida diaria
3. Uso continuado de videojuegos, o incremento, a pesar de la aparición de consecuencias negativas

A pesar de las indicaciones, aún queda camino por recorrer, porque demostrar la adicción a los videojuegos no parece una tarea sencilla. Su diversidad hace difícil determinar patrones que afecten a la conducta de un individuo. Aunque es cierto que hay juegos que están importando elementos de los juegos de azar, asociados a la ludopatía, como podrían ser las polémicas Cajas Botín (Loot Boxes). ¿Hay mala fe de las compañías con este tipo de características?

Para recibir ayuda clínica habrá que demostrar que el patrón de conducta afecta de forma negativa a la vida personal y profesional de la persona, y deberá repetirse durante un mínimo de 12 meses.

Aunque no entrará en vigor hasta 2022, la nueva clasificación de la OMS va a suponer un cambio en el sector, al que van a mirar con lupa (más aún) a partir de ahora. Ahora hablamos de enfermedad, y si alguna empresa estaba aprovechando el vacío legal para “enganchar” a los jugadores con ciertos añadidos, va a tener que andarse con cuidado.

¿Qué pensáis del asunto? ¿Ayudará el ser reconocida como una adicción? ¿Es una exageración? Dejad vuestras opiniones abajo.

-LaPS4.com