Crónica de la presentación de The Last of Us Remasterizado

Arne Meyer y Ashley Johnson traen el apocalipsis a Madrid

Si ayer os contamos que The Last of Us Remasterizado para PS4 ya había entrado en fase gold, qué mejor momento que esta mañana para que Arne Meyer de Naughty Dog y Ashley Johnson, la actriz que dio vida a Ellie nos contaran sus experiencias en el desarrollo de esta adaptación así como algunas de las principales novedades de esta nueva edición que saldrá a la venta el próximo 30 de julio.

Arne Meyer, community manager del estudio Naughty Dog, comenzó su presentación haciendo un repaso en castellano por algunas de las cifras más espectaculares que cosechó The Last of Us tras su lanzamiento para PlayStation 3. Las cifras de venta a nivel mundial fueron de más de 7 millones -en España y Portugal las cifras fueron de unas 200.000 copias-. La comunidad de jugadores online se mantiene aún en unos casi 4 millones de usuarios.

El desarrollo de The Last of Us Remasterizado comenzó tras el lanzamiento de la versión de PS3. Con la experiencia previa -y las dificultades que conllevó- de trasladar el motor gráfico de PS2 a PS3 para crear el primer Uncharted, decidieron en esta ocasión que el motor con el que se desarrolló The Last of Us estaría desde un principio preparado para la llegada de la nueva generación. Esta relativa facilidad para adaptar el juego, junto con la pretensión de que muchos jugadores de PS4 pudieran disfrutar al fin de una aventura a la que no habían tenido acceso y en las mejores condiciones posibles.

Meyer no oculta que el foco en el que se han centrado para esta remasterización ha sido el aspecto visual por encima de la jugabilidad. La prioridad era que se viese mejor, pero sin llegar a hacer cambios que rompiesen la esencia del juego, que no pasara a ser una experiencia de difiriese de la original.

Entrando a detallar los aspectos técnicos que tendrá esta conversión, está confirmado -una vez acabado su desarrollo- que correrá a 60 fps con una resolución de 1080p. Según nos comentó, The Last of Us fue desarrollado a un nivel superior al que PlayStation 3 podía mover, por lo que en esta ocasión se han eliminado esas limitaciones. Esto da lugar a mapas de texturas cuatro veces más definidas y mapas de sombras al doble de definición.

Habrá mejoras también en la profundidad de los llamados decals, así como en los efectos de fuego, partículas y agua. La potencia del hardware de PS4 hace que se elimine el streaming de texturas necesario en la anterior consola, reduciendo significativamente los tiempos de carga, así como una mayor distancia de dibujado y nivel de detalle.

Pese a llegar a una tasa de 60 frames por segundo, hubo gran debate en la comunidad de usuarios sobre el framerate preferido, sobre todo en el multijugador, por lo que se incluirá la opción para bloquear la tasa en 30fps también, para que el usuario decida a su gusto.

La llegada del DualShock 4 como controlador permitirá nuevos esquemas de control para hacer uso de los gatillos. De igual manera, el panel táctil servirá para
el menú de creación de Joel. El panel LED tendrá la ya vista función de representar el estado de salud de nuestro personaje. Por último, el altavoz integrado servirá para reproducir el texto de los coleccionables o transmitir el sonido de recarga de la linterna por ejemplo.

Arne Meyer ha confirmado los contenidos con los que contará en disco esta remasterización, que vienen siendo aquellos a los que se tenía acceso con el pase de temporada de The Last of Us: los dos packs de mapas multijugador, la expansión Left Behind y el modo de dificultad realista. Como adición a este contenido, se incluirán cinemáticas con comentarios del equipo de desarrollo o el reparto. Se confirma también que habrá más contenidos descargables para el multijugador y que cualquier contenido descargable adicional como bonus o elementos de personalización serán cross-buy entre plataformas, de modo que podremos descargar sin coste adicional aquellos elementos previamente adquiridos.

En la fecha de lanzamiento estará disponible un parche de lanzamiento que incluirá algunas novedades como un making-of que estará disponible en el menú de extras o una de las grandes sorpresas, la inclusión de un modo de edición para capturas de pantalla con movimiento libre de cámara y demás, muy al estilo del que se incluyó en InFamous: Second Son.

Arne acabó su intervención con la importancia que tuvo para ellos la expansión para el singleplayer Left Behind. En primer lugar por ser el primer contenido descargable para un jugador que desarrollaba Naughty Dog -ningún Uncharted amplió su historia- y en segundo lugar por el modo que tiene de explorar los eventos que tienen lugar entre la serie de cómics llamados American Dreams que servían como prólogo y el comienzo del juego y su reunión con el personaje de Joel.

Meyer, tras realizar una demostración en directo en el nivel de Bill, cedió el testigo a Ashley Johnson, la actriz que se metió en el papel de Ellie que nos contó brevemente sus experiencias en la captura de movimiento del joven personaje. Al contrario que Troy Baker, quien hace de Joel, ella nunca había participado en un videojuego, por lo que le resultó bastante complicado al comienzo, ya que el set se compone de muy pocos elementos. En otras producciones en las que ha participado, hasta el vestuario le ayuda en la inmersión, pero en The Last of Us todo tenía que ser imaginario.

Cuestionada por su posible aparición en una hipotética secuela, Ashley soltó una carcajada nerviosa, indicando que “no sabe nada”, pero que si Naughty Dog se decide, “ella estará rondando por allí cerca”. Parece que de momento no vamos a tener noticias de esta posible secuela y si queremos ver a Joel y Ellie tras acabar The Last of Us Remasterizado tendremos que esperar a la adaptación cinematográfica dirigida por Sam Raimi.