Noticias Por José D. Villalobos 26 junio, 2018

Se cancela el lanzamiento de Omega Labyrinth Z para occidente

El polémico y subido de tono título no verá la luz en este lado del mundo.

Omega Labyrinth Z es un juego de rol que ha elevado polémicas desde que se anunció su lanzamiento para el mercado occidental, debido a su temática principal, que gira en torno a una chica que quiere aumentar el tamaño de sus pechos, y animaciones subidas de tono con alto contenido sexual, como suelen tener los juegos japoneses de este tipo.

Debido a las razones anteriormente mencionadas, previo a su lanzamiento, este juego ya había sido prohibido en 5 territorios del mundo: Reino Unido, Alemania, Australia, Nueva Zelanda e Irlanda. Los organismos de clasificación de dichos países no consideraron viable una eventual llegada al mercado del juego por exponer un mal concepto del comportamiento criminal, violencia, drogas y la actividad sexual humana.

En las últimas horas, PQube, editora encargada de distribuir el título en todo el mundo, ha anunciado que han cancelado todos sus planes referentes a la distribución del juego en territorio occidental. La compañía alega que a pesar de que han trabajado con todos los organismos de clasificación relevantes en sus respectivas regiones, deben respetar los deseos del titular de la plataforma, por lo que omitirán el lanzamiento del juego en Norteamérica y Europa.

Este anuncio, publicado en la página oficial de PQube, le tira toda la responsabilidad a Sony acerca de la no distribución del juego en occidente, suponiendo una “convincente sugerencia” de la compañía nipona para que la localización del título no llegara a darse.

Podría llegar a sonar exagerado el comportamiento de Sony frente a la situación. Sin embargo, tomando en cuenta que la explícita trama del juego se desarrolla en un ambiente escolar repleto de chicas jóvenes, el juego podría ser muy atractivo para los adolescentes, quienes podrían forjar falsos conceptos e ideas erradas en torno a la sexualidad y la sociedad en general, por lo que su censura podría ser más que entendible.

Lo cierto es que la censura vuelve a dar un golpe a la mesa en el mundo de los videojuegos, dejando claro que existen organismos rectores que velan por el producto que finalmente terminarán consumiendo los usuarios.

¿Es esta una medida acertada o se está exagerando demasiado con la censura?

¿Los jugadores deben tener el derecho de consumir lo que les plazca o se debe restringir el contenido que pueda llegar a sus manos?

Déjanos tu opinión en los comentarios.

-LaPS4.com