Noticias Por José D. Villalobos 23 octubre, 2020

Director de Stadia piensa que los streamers deben pagar por transmitir gameplays

Alex Hutchinson ha encendido la polémica en Twitter con un cuestionado mensaje.

Alex Hutchinson, director creativo de uno de los estudios de Google Stadia, ha encendido la polémica en las últimas horas con una controvertida opinión que ha generado muchas suspicacias en los usuarios de Twitter, ya que asegura que los streamers deberían pagar una especie de licencia a las desarrolladoras para poder transmitir gameplays a través de sus canales de YouTube o Twitch.

Su intervención comenzó refiriéndose a la preocupación que sienten los streamers en la actualidad por la posibilidad de que le retiren sus contenidos por haber utilizado música con copyright en sus vídeos, asegurando que deberían estar incluso más preocupados porque ellos no han pagado por los juegos que están jugando, y que ‘todo esto acabará’ cuando las editoras sean más estrictas.

No obstante, el mensaje que causó más revuelo fue la respuesta que hizo a su propio tweet, en la que aseguro textualmente: “La verdad es que los streamers deberían pagarle a los desarrolladores y editoras por los juegos que transmiten. Deberían comprar una licencia como cualquier negocio real y pagar por el contenido que usan”.

El tweet, hasta el momento, ha recibido más de 16.000 respuestas en dicha red social, con la mayoría de usuarios deplorando por completo la opinión de Hutchinson.

De hecho, la situación ha hecho que Google emitiese un comunicado desligando los intereses de la compañía y sus afiliadas de la opinión de Hutchinson: “Los recientes tweets de Alex Hutchinson, director creativo de Montreal Studio en Stadia Games, no reflejan las opiniones de Stadia, YouTube, ni Google”.

En conclusión, el tema del copyright es algo que ha estado latente durante los últimos años en el universo del streaming por las estrictas políticas que YouTube y Twitch aplican con respecto a la música que se utiliza en los vídeos, todo orquestado por las disqueras de la industria musical.

Dichas políticas, por ejemplo, impiden que streamers de divulgación musical puedan monetizar sus vídeos analizando canciones con copyright, obligándolos a batallar con los algoritmos para evitar la sanción y, sinceramente, sería bastante lamentable que los streamers de videojuegos cayeran en la misma situación.

¿Qué te han parecido las declaraciones de Hutchinson?