Noticias Por Jayran Espinosa 18 enero, 2021

Desarrolladores de Cyberpunk 2077 confirman que la demo de 2018 era falsa

Un nuevo reportaje sobre el desarrollo de Cyberpunk 2077 detalla los problemas que tuvieron que afrontar los trabajadores del estudio.
Portada demo Cyberpunk 2077

Otra semana más que despertamos con resaca made in Cyberpunk 2077. El asunto se torna más grave y absurdo con el paso de los días, y la situación ya ha trascendido a medios fuera de la industria del videojuego.

Jason Schreier, periodista del Bloomberg, ha sido el último en publicar un reportaje sobre cómo se fraguo el lanzamiento más polémico que se recuerda en el sector.

Si hace unos días vimos al cofundador de CD Projekt RED, Marcin Iwinski, pedir disculpas y dar su versión sobre los problemas de desarrollo, ahora aparece Schreier para dar voz a los trabajadores del estudio.

Como os podéis imaginar, ambas versiones no podían ser más dispares. Lo primero que llama la atención es que los empleados esperaban que el título se lanzaría en 2022. Ni un día antes.

El principal motivo lo achacan a la falta de planificación y organización por parte de sus jefes. Por lo visto, antes las preguntas sobre cómo hacer tal o cual tarea, la respuesta habitual era: “ya lo iremos viendo.”

Otro aspecto que retrasaba el desarrollo de Cyberpunk 2077 fue el papel desempeñado por su director, Adam Badowski.

Vale la pena recordar que el título se anuncia en 2012, pero la fase de desarrollo no se inicia hasta 2016. Gran parte del proceso de preproducción acabó en la basura cuando entra Badowski y decide cambiar varios aspectos jugables, como pasar de una perspectiva en tercera persona a una en primera persona.

Las peleas entre Badowski y varios desarrolladores clave eran constantes, causando que varios de estos abandonasen el estudio en mitad del desarrollo. Por supuesto, el crunch ya se dejaba ver con jornadas de hasta 13 horas.

Los problemas de organización también hicieron acto de presencia en la gestión de los equipos. The Witcher 3 contó con equipo de unas 240 personas, mientras que Cyberpunk 2077 ha alcanzado las 500.

CD Projekt no estaba acostumbrado a gestionar equipos tan grandes y variados, dando lugar a todo tipo de problemas, incluyendo chocques culturales entre los distintos miembros de los equipos.

Al parecer, existe la norma de que las comunicaciones y reuniones deben de conducirse en inglés pero que no era seguida por todo el mundo, pues en algunas ocasiones sólo se empleaba el polaco y parte del personal se entía excluido.

La mayor revelación del reportaje llega cuando se habla de la primera demo del título que se lanzó en 2018. En esta veíamos una versión de las primeras misiones del juego con mecánicas que no se encuentran en el título final.

Por ejemplo, la posibilidad de que te tiendan emboscadas en coche mientras exploras la ciudad. Hoy día ya sabemos que la IA de los enemigos es incapaz perseguirte. Ni siquiera es capaz de sortear tu vehículo parado.

Los trabajadores afriman que en esos momentos ni siquiera tenían terminadas las mecánicas de juego básicas y que tuvieron que dedicar meses de trabajo a montar una demo que era falsa en su mayor parte.

Como el reportaje publicado el pasado sábado 16 de enero le señala directamente, Adam Badowski no tardó en recurrir a Twitter para rebatir lo expuesto por el periodista de Bloomberg.

Según el director, el juego final luce y se juega mucho mejor que la demo de 2018. Además, se defiende del cambio de mecánicas aludiendo en que se trataba de un trabajo en progreso, y que durante los procesos de desarrollo se añade y quitan mecánicas constantemente.

Por su parte, Schreier se limita a recordarle que intentó contactar con él para dar su versión y que este no quiso participar.

¿Qué opináis de lo dicho y vivido por los trabajadores de CD Projekt RED? ¿Apuntó muy alto el estudio polaco?