Reportaje – ¿Qué hizo de Spider-Man uno de los mejores sandbox de la generación?

Repasamos algunas de las claves por las cuales la nueva adaptación del trepamuros se ha convertido en uno de los sanbox de referencia desde su lanzamiento.

Ya ha pasado más de medio año desde que Insomniac Games readaptase al hombre araña al mundo de los videojuegos, logrando uno de los mejores sandbox de la actual generación, siendo éste exclusivo de la consola de Sony.

Aprovechando que Spider-Man está de oferta en las Rebajas de Primavera de PlayStation, hemos querido repasar cuáles han sido las claves que han conseguido devolver la gloria pasada al famoso personaje de Marvel.

Si queréis aportar alguna razón por las cual este título os ha encantado, ¡no dudéis en ponerla en la sección de comentarios!

Gracias por tanto, maestro.

Una Manhattan enorme y llena de vida

Como todos y todas sabéis, Spider-Man es el encargado de defender Nueva York de las manos de los villanos que acechan sus calles, pero en esta ocasión, la acción se desarrolla en la isla de Manhattan.

Pese a ser una “pequeña” parte de la totalidad de esta gran ciudad, el mapeado de Spider-Man es lo suficientemente grande como para no dar la sensación en ningún momento de que “nos falta espacio”, de manera que podamos balancearnos durante un buen rato hasta que consigamos cruzarlo de lado a lado.

Si además sois de los que os obsesionan los detalles en los videojuegos de este calibre, os habrá encantado comprobar que la ciudad está recreada casi a la perfección.

Ya no solo hablo de los edificios y lugares emblemáticos de la polis, tales como el Empire State o Central Park, sino que desde el más alejado parking hasta la azotea del más alto rascacielos están llenos de detalles y florituras que ponen en evidencia el cariño y la dedicación con la que sus desarrolladores han recreado Manhattan.

Esto se nota también en la vida cotidiana que encontramos “a ras de suelo”, con las calles llenas de vehículos y transeúntes que interaccionan entre sí y reaccionan cuando nos ven, haciendo nuestros paseos mucho más dinámicos y divertidos.

Recorrer las calles de esta gran ciudad a golpe de telaraña es una auténtica maravilla, y el sistema de control de balanceo y movimiento logra crear una experiencia frenética y divertida, sobre todo cuando aprendemos algún que otro truco con el que darle “estilo a nuestros balanceos.

En este sentido, podríamos decir que lo que más caracteriza a esta nueva aventura del trepamuros y lo diferencia de otros sandbox es su enorme verticalidad, ya que mientras que en otros títulos tan solo podemos surcar los cielos de forma tosca utilizando un vehículo o algún tipo de transporte, en Spider-Man “volar” se convierte en una realidad, y en ningún momento nos apetecerá tirar de “viaje rápido” para llegar a un punto concreto gracias a lo maravilloso que es balancearse por las calles de Nueva York.

Un sistema de combate frenético y a medida

No todo en la vida del hombre araña es balancearse por las calles, sino que cuando llega el momento, toca repartir a los malos.

Por ello, Insomniac Games ideó un sistema de combate muy similar a lo que pudimos ver en la serie de Batman Arkham (Rocksteady), pero adaptado a las virtudes y habilidades de Spider-Man.

El resultado es un sistema de combate sencillo, fluido y totalmente lleno de posibilidades, de manera que podemos utilizar una gran variedad de golpes y movimientos en dependencia del desarrollo de los combates.

Gracias a la diversidad de tipos de enemigos de los que dispone el juego, debemos aprender a utilizar diferentes técnicas específicas contra cada uno de ellos, tales como elevar por los aires a los enemigos armados, escurrirnos por la espalda de los enemigos con escudo o enredar con nuestras redes a los grandes matones del barrio.

Si a esto le sumamos el uso de los gadgets de red que Peter Parker es capaz de fabricar, obtenemos una clase magistral de golpes, cabriolas, esquivas y ejecuciones con las que conseguiremos acabar con todo lo que nos ponga por delante.

Y para los que no gusten de “repartir caricias” a diestro y siniestro, también pueden optar por el sigilo gracias a la gran movilidad del hombre araña y a las diferentes estrategias que nos ofrece el juego para evitar ser vistos.

Un toque RPG simple pero efectivo

Uno de los grandes atractivos de los sandbox actuales es la capacidad de personalizar a nuestro personaje, de manera que podamos adaptarlo a nuestro estilo de juego.

Títulos como The Witcher o las dos últimas entregas de la saga Assassin´s Creed ofrecían la posibilidad de “tunear” a sus protagonistas con diferentes ramas de habilidades según quisieramos enfocar nuestra aventura, y el bueno de Spidey no iba a ser menos.

Por ello, el título ofrece tres ramas distintas sobre las que gastar nuestros puntos de habilidad, de manera que, aunque podamos conseguir la totalidad de las habilidades que se nos ofrecen, podemos enfocar nuestro estilo apostando más por unas habilidades que por otras.

Junto a ello tenemos los distintos poderes que ofrecen los trajes, capaces de cambiar las tornas de cualquier combate con tan solo pulsar dos botones, y que podemos utilizar siempre y cuando no estén en cooldown.

Con este tándem y el uso de los gadgets, podemos prácticamente llevar al Spider-Man que nos plazca, tanto a nivel de estética como a nivel de mecánicas, ofreciendo la oportunidad de cambiar nuestro estilo de juego a placer cuando queramos y donde queramos.

Multitud de tareas que acometer

Si por algo destaca Spider-Man es por estar ocupado casi las veinticuatro horas del día salvando a su querida Manhattan, e Insomniac Games ha conseguido “clavar” esta rutina gracias a la abrumadora cantidad de tareas y misiones disponibles en el título.

Aparte de la misión principal y las misiones secundarias, que ya nos llevará unas cuantas horas completar, conforme avancemos en su historia se nos irán desbloqueando diferentes coleccionables y recados que, si bien son opcionales, serán totalmente imprescindibles si queremos conseguir todos los trajes y mejoras de Spidey.

Estas tareas van desde recoger mochilas llenas de recuerdos de un joven Peter Parker hasta fotografiar lugares emblemáticos o recuperar palomas “extraviadas”, por lo que la variedad está totalmente garantizada, ofreciendo horas y horas de contenido extra.

Aunque pueda parecer que esto se puede convertir en algo “cargante”, todas estas misiones tienen que ver con el universo que rodea a Spider-Man y Peter Parker, por lo que si queremos conocerlo todo acerca de este superhéroe y sus seres queridos, lo ideal es invertir parte de nuestro tiempo de juego en completar todos estos desafíos opcionales.

Así pues, Spider-Man ofrece mucha variedad en cuanto a la cantidad de tareas se refiere, ideal para todos aquellos y aquellas que disfruten completándolo todo y explorando cada rincón de los extensos mundos que caracterizan a este estilo de videojuegos.

El carisma que rodea a Spider-Man

Obviamente, uno de los mejores puntos de esta adaptación es su protagonista, y su “alter-ego” humano, Peter Parker.

En esta ocasión se nos presenta a un trepamuros maduro, con varios años de vuelo y totalmente consciente de sus poderes y de su responsabilidad, por lo que nos evita tener que pasar por esa “fase de adaptación” que ya hemos visto en otros títulos.

Escenas como esta reflejan a la perfección la simpática personalidad del protagonista.

De esta manera, nada más empezar tomamos el control de un Spider-Man curtido, maduro y seguro de sí mismo, lo que se traduce en los infinitos chascarrillos y chistes malos que escucharemos mientras pateamos unos cuantos culos, o viendo la situación personal que vive respecto a otros protagonistas de su universo, tales como MJ, la Tía May o el Dr. Octavius.

Gracias a esto, tanto el propio Spider-Man como todo lo que le rodea aporta una gran profundidad a la historia, viendo detalles en cualquier parte del gameplay.

Ir balanceándonos por Manhattan y escuchar a J. Jameson soltar barbaridades hacia nuestra persona debido a nuestra actuación en una misión anterior o comprobar los mensajes en las redes sociales por parte de nuestros seguidores es una auténtica delicia, pues comprobamos cómo la ciudad y sus habitantes cambian según nuestras acciones.

Todo en este título está conectado y tiene sentido, por lo que hasta la misión más banal y simple que se nos encargue tendrá que ver con algún elemento relacionado con la vida de Peter Parker y Spider-Man, ofreciendo introducciones y transiciones totalmente naturales y fluidas que dan la sensación de estar más en una película que en un videojuego en cuanto a calidad narrativa se refiere.

El impresionante apartado artístico

Si a todo lo comentado con anterioridad le sumamos el gran apartado audiovisual que Insomniac Games ha logrado crear para la ocasión, entendemos el por qué de la gran acogida que ha tenido este título tanto por el público general como por la prensa especializada.

Para la gran cantidad de elementos que podemos ver en pantalla de manera continua, el resultado visual es realmente espectacular, ya que el “popping” es casi inexistente y todos los detalles que visualizamos aparecen de forma dinámica y natural.

El ciclo día-noche logra crear paisajes verdaderamente impresionantes, ya que las distintas partes de Manhattan a diferentes horas del día se ven completamente diferentes, y el trabajo de iluminación conseguido por el estudio consigue dejarnos con la boca abierta con tan solo posarnos en un saliente y contemplar las vistas.

Lo mismo se puede aplicar a los combates, en los que la fluidez de los movimientos de nuestro personaje recrea a la perfección las habilidades ya conocidas de nuestro amigo y vecino Spider-Man.

Por último, hay que destacar la gran banda sonora del videojuego, que ensalza a la perfección los momentos más épicos de la trama, acompañando perfectamente a la intensidad de los combates, y sobre todo, destacar el dinamismo de la música en dependencia de si estamos balanceándonos, dialogando o luchando.

Conclusión

Éstas son algunas de las razones por las que el Spider-Man de Insomniac Games nos ha encantado, destacando la sublime construcción de su universo y su genial sistema de combate.

Junto con su impresionante apartado audiovisual, el cóctel que surge gracias a la magia de este estudio ha logrado crear la que para la mayoría es la mejor entrega de un videojuego de Spider-Man hasta la fecha, logrando una nominación en los The Game Awards al Mejor Juego del Año.

¿Hay alguna razón concreta por la que este título os gustó en su día? ¿Qué más hubierais añadido? ¡Dejad vuestras opiniones en la sección de comentarios!