Primeras impresiones – H1Z1: Battle Royale

Un nuevo competidor en el género battle-royale llega a PlayStation 4.

Parece que el mundo de los Battle Royale no deja de crecer y sigue sumando nuevos participantes, en busca de convertirse en el Rey de Reyes en esta categoría.

Esta vez le ha tocado el turno a H1Z1, el clásico título de PC que, tras unos meses en Fase Beta, el 7 de agosto se lanzó de manera oficial y exclusiva en PlayStation 4.

El juego ha ido moldeándose y creciendo durante su Fase Beta, y lo seguirá haciendo a medida que pase el tiempo desde su lanzamiento, así que en LaPS4.com os traemos nuestras Primeras Impresiones de este Battle-Royale durante sus primeros días como juego oficial.

Apostando por el realismo

H1Z1: Battle Royale se aleja de la fórmula desenfadada y “fantasiosa” que tantas alegrías le ha dado al título de Epic Games para centrarse en una ambientación más realista.

La base del juego es la misma que en la de cualquier título Battle-Royale: 100 jugadores compiten en un mapeado por eliminar a los contrarios. En esta ocasión, es un gas venenoso el que se cierne sobre los competidores, gracias al cual el mapa se va restringiendo para favorecer así los enfrentamientos.

Uno de los elementos que más llama la atención es que H1Z1: Battle Royale, al igual que en su versión de PC, ha prescindido del clásico “autobús” en el que los jugadores de otros títulos como Fortnite o PUBG comienzan la partida para elegir su zona de caída.

Otro punto negativo para este título es la falta de personalización de los controles. Cada jugador es un mundo, y el hecho de que tan solo haya un par de plantillas predeterminadas que cambian algún botón de función cierra mucho las posibilidades a los más puritanos del género, que prefieren personalizar cada botón del mando según sus propios gustos y manías.

El título lanza a cada jugador automáticamente en una zona al azar, directamente en el paracaídas, cuyo control además es bastante tosco y poco agradecido. Esta decisión elimina el componente táctico de la caída de otros Battle-Royale al no permitir que los jugadores elijan su zona de aterrizaje en base a su conocimiento del mapa o a sus preferencias, lo que de seguro desagradará a quienes vengan de otros títulos y estén acostumbrados a este elemento.

Llegando a la zona de guerra

Una vez en tierra, la mejor manera de sobrevivir es recoger todo el equipamiento y los suministros posibles antes de comenzar los enfrentamientos. H1Z1: Battle Royale ofrece un mapa de dimensiones lo suficientemente grandes como para tener que gestionar bien nuestro tiempo o sufriremos para llegar a la zona segura, en el que encontraremos zonas residenciales, bosques con campamentos, estaciones de servicio e incluso hospitales.

Todos estos lugares están cargados de diferentes elementos que nos facilitarán el camino hacia la victoria: Botas de combate para correr más rápido, cascos y armaduras que nos proporcionan blindaje extra contra las balas, y los clásicos botiquines y vendas para curarnos en caso de ser heridos.

Las armas cuentan con un sistema de colores, desde el blanco para las más “normales” al naranja para las armas más poderosas. Al comienzo de la partida tan solo tendremos acceso a unas pocas armas, de distintos formatos (escopetas, subfusiles, revólveres…) mientras que si queremos encontrar mejor armamento, deberemos buscar cajones militares, los cuales están repartidos por el mapeado y cada cierto tiempo caerán del cielo, lo que por supuesto favorece los enfrentamientos por el botín que se encuentra en ellos.

También podemos utilizar distintos tipos de granadas, desde las clásicas hasta cócteles molotov, granadas de humo, aturdidoras o incluso de gas venenoso. Bien utilizadas sirven para abordar todo tipo de situaciones de diferentes maneras.

Otro elemento distintivo son los vehículos. El mapa es lo suficientemente grande como para hacernos sufrir si decidimos ir a pie, por lo que la mejor manera de moverse es utilizar los vehículos que se encuentran repartidos por el mapa. Desde pequeños quads hasta grandes todoterrenos, el juego ofrece algo de variedad en este apartado, otorgando a cada tipo de vehículo una velocidad y una resistencia diferentes.

Tanto la velocidad de propagación del gas como la propia configuración del terreno favorecen que la parte final de muchas partidas acabe consistiendo en una quincena de coches dando vueltas alrededor de los demás buscando un fallo de algún contrincante para bajarse y abatirlo, ya que no se puede disparar desde el coche. Esto resta un poco de emoción al título ya que se llegan a vivir situaciones realmente monótonas, pero como bien han demostrado este tipo de juegos, cada partida es un mundo.

Vestidos para la ocasión

No podía faltar otro de los elementos característicos de los battle-royale: Las recompensas cosméticas. En H1Z1: Battle Royale, tendremos varios desafíos diarios que nos otorgarán Skulls, la moneda del juego, para desbloquear con ellas diferentes elementos cosméticos para nuestro personaje.

Así pues, cada prenda de ropa, arma, vehículo e incluso el paracaídas tienen diferentes aspectos, divididos otra vez en el sistema de colores, que podremos desbloquear con Skulls o si lo preferimos, con microtransacciones, de manera que no existe un elemento Pay to Win, pero con dinero real podremos adquirir más cajas de botín o elementos que otros jugadores.

En dependencia de nuestro Pase en el juego recibiremos distintas recompensas al ir subiendo de nivel, ganando experiencia al finalizar cada partida. Al igual que en Fortnite, aquellos jugadores y jugadoras que adquieran un Pase de Batalla recibirán más recompensas que el resto, por lo que dispondremos de varios para elegir, incluyendo un Pase exclusivo para los miembros del servicio PlayStation Plus.

Combate solo o con amigos

Como viene siendo habitual en los Battle-Royale, no solo podremos intentar conquistar el número uno de cada partida en solitario si no que H1Z1: Battle Royale también dispone de un modo Duo, para jugar con otro acompañante, y de un modo Five, para crear un escuadrón de hasta 5 personas.

Por suerte, el juego ha sido lanzado a su fase final con estos modos un poco más pulidos que en su Fase Beta, ya que recientemente se implementaron cambios importantes como la esperada función de poder revivir a un compañero caído en combate.

Los vehículos también cambian su funcionalidad al jugar en equipos cooperativos, ya que mientras una persona conduce, el resto del grupo puede disparar desde sus asientos y así ofrecer combates sobre ruedas que otorgan algo de dinamismo a las partidas.

Conclusiones

H1Z1: Battle Royale llega para plantar cara a su principal competidor en PlayStation 4, Fortnite, en cuanto a su género se refiere, y lo hace ofreciendo un estilo más realista, enfocado en la táctica y con unas características personales que lo diferencian del resto.

Al haber salido recientemente de una Fase Beta bastante corta para lo que suele ser habitual, a este título todavía le falta algo de pulido en muchos de sus aspectos para poder ofrecer una experiencia battle-royale completa y sin fallos, pero las bases están bien asentadas, así que es de esperar que sus desarrolladores no cesen de mejorar sus mecánicas para conseguir así un juego a la altura de lo que se espera de él.