Reportaje

Studio Ghibli: Una vida creando sueños

Echamos un vistazo a la hoja de servicios del gigante de la animación japonesa.

Publicado por:   Redacción LaPS4.com
  • 16 11 5 14 17
  • ‘Ni no Kuni: La ira de la bruja blanca’ ya se presentaba como uno de los mejores J-RPG del momento por su entrañable y amplia jugabilidad y su exquisito diseño artístico. Algunos de los elementos más valorados de la más reciente joya de Level-5 se deben a la colaboración que la reconocida compañía de videojuegos ha encontrado en Studio Ghibli y su gran prestigio en el mundo de la animación. ‘Ni no Kuni’ ha sido, además, el videojuego en el que este estudio se ha involucrado con más ahínco, y su huella artística no podría estar más presente en él.

    La filosofía que ha definido la calidad de Ghibli suele identificarse con dos personalidades: Hayao Miyazaki e Isao Takahata. Pero el nombre de todo lo que crearon viene respaldado por un legado de obras con estilo propio y de gran calidad en las que han participado un amplio colectivo de profesionales a lo largo de muchos años llenos de sueños, esfuerzos y también dificultades.

    Isao Takahata y Hayao Miyazaki, unos clásicos

    Cuando Hayao Miyazaki comenzó como un simple animador novato allá por los años 60 y coincidió en el mítico estudio Toei con un idealista ayudante de dirección que apenas sabía dibujar llamado Isao Takahata, poco se podía imaginar que 50 años después serían conocidos en todo el mundo como directores de algunas de las películas y series animadas más influyentes de la historia, así como por ser los fundadores del estudio de animación japonés más respetado del mundo: El Studio Ghibli.

    Miyazaki y Takahata desde sus inicios tuvieron fama por su determinación y talento, y por tener las ideas muy claras. En 1968 debutaron con ‘Las aventuras de Hols, el príncipe del Sol’ tras 3 años de tira y afloja con Toei y un sonado fracaso comercial. Hoy es considerado un clásico que inspiró a toda una generación de animadores.

    En 1971 fueron llamados para enderezar el rumbo de la serie ‘Lupin III’ y finalmente recalaron en Nippon Animation para dar el salto a la fama primero con ‘Heidi’ (1974), y luego reeditando un éxito mundial sin precedentes con ‘Marco’ (1976) y ‘Ana de las Tejas Verdes’ (1979), todas dirigidas por Isao Takahata con el apoyo en la consulta de ideas y el diseño de escenarios de Hayao Miyazaki.

    Este último tuvo por fin la oportunidad de dirigir la serie ‘Conan, el niño del futuro’ (1978) y finalmente llegó su primera película, ‘El castillo de Cagliostro’ (1979), que retomó el personaje de Lupin y logró que fuese para muchos la mejor película sobre el mítico ladrón de guante blanco.

    Mientras, se cruzó por medio el gigante editorial Tokuma Shoten y en particular el periodista Toshio Suzuki (a la postre, productor y presidente del estudio), que instó a Hayao Miyazaki a que adaptara su manga ‘Nausicaä del Valle del Viento’ como película de animación. Y lo hizo: En 1984 se estrenó con éxito la historia de la valiente princesa Nausicaä y su esfuerzo por recuperar el entendimiento entre una naturaleza contaminada y un ser humano destructor, lo que permitió (con el apoyo de Tokuma y la fe en sus posibilidades de Suzuki) que finalmente Takahata y Miyazaki fundaran Studio Ghibli con gran parte del equipo que había realizado ‘Nausicaä’, una empresa atípica donde dar rienda suelta a su creatividad sin tener que rendir cuentas a nadie.

    Los inicios de Ghibli no fueron fáciles, pues su pretensión de realizar trabajos de alta calidad requería tiempo y dinero, algo que parecía incompatible con el mundo empresarial y la rentabilidad económica necesaria.

    De casi la quiebra… al Oscar de Hollywood

    En 1986 veía la luz ‘El castillo en el cielo’ dirigida por Miyazaki y basada parcialmente en la idea de la isla flotante de Laputa que relató Jonathan Swift. Tuvo un éxito relativo, el suficiente para permitirse una nueva aventura arriesgada que pudo acabar con el estudio: La realización de dos películas a la vez. En 1988 se lanzaron definitivamente al vacío estrenando simultáneamente ‘La tumba de las luciérnagas’ (Isao Takahata), el drama de dos hermanos en medio de los bombardeos de EE.UU. a Japón durante la II Guerra Mundial; y ‘Mi vecino Totoro’ (Hayao Miyazaki), un cuento sobre la infancia con un icónico ser, Totoro, que solo pueden ver los niños de corazón puro. Se proyectaron incluso en una sesión doble en los cines nipones, aunque tampoco fueron un gran éxito comercial y eso dejó a Studio Ghibli tambaleándose y al borde de la quiebra.

    Sin embargo, encontraron la salvación a través de unos ingresos inesperados: El merchandising derivado de ‘Mi vecino Totoro’ supuso una inyección económica vital para que en 1989 Miyazaki estrenara ‘Nicky, la aprendiz de bruja’, una carismática y sencilla historia sobre una bruja de 13 años que debe aprender a valerse por sí misma. Si no funcionaba en taquilla, ya podían ir olvidándose de su sueño de mantener un estudio de animación hecho a la medida de sus dos fundadores... pero ‘Nicky’ funcionó, convirtiéndose así en el primer gran éxito comercial de Ghibli.

    Le siguieron la intimista ‘Recuerdos del ayer’ (Isao Takahata, 1991) sobre una oficinista que se busca a sí misma a través de sus recuerdos de infancia; la muy personal ‘Porco Rosso’ (Hayao Miyazaki, 1992) acerca de un cínico piloto italiano de hidroaviones de la I Guerra Mundial que tiene aspecto de cerdo (literalmente); y la primera prueba para los animadores más jóvenes del estudio, que llegó con ‘Puedo escuchar el mar’ (Tomomi Mochizuki, 1993), realizada para emitirse en televisión y que narraba una costumbrista historia de estudiantes de instituto.

    ‘Pompoko’ (Isao Takahata, 1994), una historia localista acerca de la devastación de los espacios naturales y su impacto en los tanukis (una especie de perro mapache propio de Japón) no solo fue un éxito, sino que llegó a ser nominada por la Academia del Cine Japonés para representar al país en los Oscar, aunque finalmente no fue escogida.

    Después de la preciosa ‘Susurros del corazón’ (Yoshifumi Kondô, 1995), una visión delicada y distinta de la adolescencia, llegó el proyecto más ambicioso hasta entonces: ‘La Princesa Mononoke’. Su historia, situada en el Japón medieval, recae en Ashitaka, un príncipe maldito en busca de cura y su intermediación en la guerra entre los humanos y el bosque, encabezado por San, una chica criada por los lobos. Bajo la dirección de Hayao Miyazaki se abarcó una película titánica, que supuso por entonces el mayor desembolso económico del cine japonés. Mereció la pena, pues en 1997 se estrenó asombrando al mundo y fue una de las primeras incursiones importantes de Studio Ghibli en el mercado internacional. En su propio país logró un éxito sin precedentes, ya que llegó a ser la película más taquillera de la historia de Japón hasta ese momento, por encima de cualquier otra producción nacional o internacional. Tal fue el esfuerzo en este trabajo, que el director pensó incluso en retirarse.

    Tras el tropiezo comercial de ‘Mis vecinos los Yamada’ (1999), dirigida por Isao Takahata y que adaptaba unas tiras cómicas sobre una familia típica, éste pasó a un segundo plano y no dirigiría nada más hasta el anuncio reciente de que volvería a estrenar un nuevo film.

    El año 2001 trajo consigo quizás la película más importante del estudio, para muchos por su calidad y para todos por la importancia que tuvo para la proyección internacional de Studio Ghibli. Se trata de ‘El viaje de Chihiro’, de Miyazaki, el viaje iniciático de una niña en un mundo fantástico de dioses mitológicos con múltiples lecturas, una belleza inabarcable y probablemente la culminación del ideario del cineasta, una explosión imaginativa absolutamente sorprendente. Nuevamente batió todos los récords y superó a la propia ‘La Princesa Mononoke’ en recaudación con cifras astronómicas, impulsadas por la buena acogida que tuvo fuera de Japón, que terminó consagrándola ganando el Oso de Oro de Berlín (primera vez que se le otorgaba a una película de animación) y el Oscar de Hollywood, entre muchos otros.

    Artículo realizado por Álvaro López y Marta García.
    @gen_ghibli
    Generación GHIBLI


    Antonio Lopez
    Redacción LaPS4.com
    Central

    Noticias generales de la redacción


    Comentarios

    GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn