• ¡Hola, Invitado!
    ¡Aún seguimos aquí! Hemos actualizado la información sobre la transición del nombre de la página y la situación actual del proyecto. Lee todos los detalles en este post. ¡Gracias!

¿Qué tal se os da escribir?

iBryan

bryan_fuenla
Unido
abril 15, 2013
Mensajes
294
Karma
197
Hola!!

He visto que hubo un concurso recientemente en el cuál todo el que quería participar debía escribir, un concurso que por cierto ganó nuestra compi Slady90.

¿Se os da bien escribir relatos? ¿o en general escribir? ¿o lo habeis intentado? Jajajajaja


Me gusta conocer el tema, yo he escribido algo y los que lo leían dicen que no se me daba mal :D
 

SaiSaEr

Saisaer
Unido
marzo 26, 2012
Mensajes
27,513
Karma
14,699
Ubicación
En mi casa
Hola!!
Me gusta conocer el tema, yo he escribido algo y los que lo leían dicen que no se me daba mal :D



A mí por lo general no se me da bien escribir cosas del estilo relatos y demás... no tengo demasiada imaginación para esas cosas. Pero escribir, de forma literal, sin faltas de ortografía y demás... bueno, no suelo hacerlo mal XXXD
 

archnero

Black Onslaught
Colaborador
archnero
Unido
mayo 3, 2012
Mensajes
6,392
Karma
4,727
Ubicación
Galicia
mmm yo no puedo por dos razones.

1. poner acentos o comas no soy capaz no tengo idea de donde van por algo pase gramatica a duras penas

2. escribo tan rapido que voy cometiendo errores con el teclado por todos lados,

en conclusion, yo y el corrector ortografico de word no podemos seprarnos sumos uno para el otro :sisi:
 

Rafi_004

Rafi_004
Unido
febrero 23, 2010
Mensajes
8,079
Karma
11,192
Ubicación
Lloret de Mar
Hola!!

He visto que hubo un concurso recientemente en el cuál todo el que quería participar debía escribir, un concurso que por cierto ganó nuestra compi Slady90.

¿Se os da bien escribir relatos? ¿o en general escribir? ¿o lo habeis intentado? Jajajajaja


Me gusta conocer el tema, yo he escribido algo y los que lo leían dicen que no se me daba mal :D
Yo creo que escribo bastante bien, tanto por no hacer faltas de ortografía como por el escrito en sí :sisi:

¿Alguien quiere comprobarlo? XXXD
 

iBryan

bryan_fuenla
Unido
abril 15, 2013
Mensajes
294
Karma
197
Jajajajaja no me refiero al hecho de escribir con o sin faltas de ortografía, sino a tener imaginación para escribir un relato xD

Anda que...jajajaja
 

Claptrap

Rockandella
Unido
enero 12, 2009
Mensajes
2,163
Karma
954
Ubicación
Islas Canarias
Pues sí, me gusta escribir, se me da bien eso de imaginarme historietas y demás aunque hace muuucho que no hago nada. Escribí hace unos pocos añitos un pequeño relato y tuvo algo de éxito en el foro que lo publique (foro muy conocido por cierto :D) pero desde entonces he hecho alguna que otra cosilla en plan personal sin llegar a acabar. Pero si, me gusta.
 

iBryan

bryan_fuenla
Unido
abril 15, 2013
Mensajes
294
Karma
197
Pues sí, me gusta escribir, se me da bien eso de imaginarme historietas y demás aunque hace muuucho que no hago nada. Escribí hace unos pocos añitos un pequeño relato y tuvo algo de éxito en el foro que lo publique (foro muy conocido por cierto :D) pero desde entonces he hecho alguna que otra cosilla en plan personal sin llegar a acabar. Pero si, me gusta.
Venga, atrévete a postearlo aquí, sería un placer leerte :D


Y todos los que se atrevan a postear algo suyo, adelante!! :D
 

Joshua1975

Baneado temporalmente.
Joshua1975
Unido
febrero 26, 2011
Mensajes
4,113
Karma
4,573
Ubicación
Zaragoza, España
@iBryan

Tengo varias novelas escritas y tropecientas en proyecto pero ni me planteo publicarlas ni llevarlas a ningún lado. Lo hago más por hobby que otra cosa.

Un saludo compañeros.
 
Unido
enero 31, 2009
Mensajes
1,732
Karma
617
Ubicación
Madrid
Nada mal. Las pocas cosas que he escrito han llamado la atención de todo el mundo. Si es que soy un maestro en dar pena con mis versos y mi prosa... se podría decir que soy penoso XXXD

"Inmensidad no dejes que caiga en la deriva
Dame brío para nadar a través del cosmos.
Ahoga mis pesares, mis desdichas
bajo el azul abismal de tus ojos."

Mio de mí
 
Última edición:

iBryan

bryan_fuenla
Unido
abril 15, 2013
Mensajes
294
Karma
197
Nada mal. Las pocas cosas que he escrito han llamado la atención de todo el mundo. Si es que soy un maestro en dar pena con mis versos y mi prosa... se podría decir que soy penoso XXXD

"Inmensidad no dejes que caiga en la deriva
Dame brío para nadar a través del cosmos.
Ahoga mis pesares, mis desdichas
bajo el azul abismal de tus ojos."

Mio de mí
Esta cojonudo macho!!

:aplausosplz::aplausosplz::aplausosplz:clap2
 

NEED

Baneado.
solidusRX90
Unido
octubre 3, 2006
Mensajes
22,151
Karma
23,263
me encanta leer y me gustaria algun dia escribir algun libro pero ya mas como fantasia que realidad, pero no tengo ni ideas ni se escribir bien, lo intente una vez y fue un desastre.
 
Unido
mayo 21, 2013
Mensajes
19
Karma
1
A mí escribir se me da bastante bien. De hecho, me encanta escribir bien y soy incapaz de escribir en foros y en mensajes con faltas de ortografía. También pongo todas las tildes a las palabras.
Saludos.
 
Unido
marzo 21, 2012
Mensajes
373
Karma
34
Ubicación
España
A mi siempre me han dicho que se me da bien escribir y lo hago, pero cada vez tengo menos tiempo y mira que me gusta. Aunque no he superado nunca las 10 páginas (tengo otro relato de 10 páginas) a no ser que sean trabajos mayores mandados en la Universidad.

Los géneros que más domino son los de terror, misterio... Sobretodo me gusta tener al lector intrigado y meterle en la piel del personaje principal, por así decirlo. x'D

Por cierto, estoy pensando en continuar la historia de Zombies del concurso. Vamos, ni mucho menos es el principio de la historia, más bien se trata de un fragmento de lo que tengo en mente.
 

iBryan

bryan_fuenla
Unido
abril 15, 2013
Mensajes
294
Karma
197
Yo escribía en momentos de pesadumbre, por así decir jajaja, porque me sentía vacio y tal, suena muy gayer pero estaba triste por desamores xD, ahora por lo menos no lo necesito jajaja

Un ejemplo:

Joven peregrino que vagas a solas con tu tristeza en busca de un motivo que de sentido a tu vida, que fue lo que te hizo seguir esta ruta sin rumbo, que fue lo que te obligó a tomar esta decisión cuanto menos acertada, que es lo que te atormenta en tus más profundos sueños, que es lo que te hace estar tan asustado, peregrino.

Joven peregrino que tanto temes a la suerte, tanto temes al destino. Cuántos golpes recibiste, cuántas veces te levantaste, cuánto tiempo resistirás el fuerte asedio que sufre tu corazón, dolorido por profundas heridas provocadas por profundas decepciones, cuándo llegará el día en que cicatricen, peregrino.

Joven peregrino que andas desconsolado cargando en tus espaldas los amores del pasado. Cuánto tiempo soportarás esa pesada carga, cuándo cederán tus piernas ante tal peso y caerás desvanecido esparciendo por doquier sobre el frío e inerte asfaltos tus más anhelados deseos. Cuándo te liberarás de esta condena, peregrino.

Joven peregrino que quedaste olvidado como si de un muñeco de trapo se tratara. Cuánto polvo almacenas sobre tus hombros, cuánto añoras tiempos de felicidad aparente mientras horas y minutos se pasaban velozmente frente tus ojos como si de estrellas fugaces se trataran. Sal de esa fantasía en la que estás encadenado, peregrino.

Joven peregrino que pusiste en juego tu corazón y lo perdiste para siempre. Qué alto precio arriesgaste a pagar por tus grandes y nobles sentimientos, cuántas lagrimas de inocencia vertidas en la soledad de los días, quién te mandó ser el juguete de nadie, quién te recuerda ahora, peregrino.

Joven peregrino que perdiste la fe, que perdiste la esperanza. Qué te hizo abandonar tus sueños, qué te hizo coleccionar desgracias. No olvides quien eres. No olvides hasta donde llegaste. No olvides recordar y recuerda. Recuerda cada golpe, cada cicatriz, cada lagrima derramada. Recuerda la lección que te enseñó, recuerda que el fracaso es la raíz del éxito. Recuerda que la muerte solo llega en el olvido. Recuerda vivir, peregrino…
 

Claptrap

Rockandella
Unido
enero 12, 2009
Mensajes
2,163
Karma
954
Ubicación
Islas Canarias
Bueno os lo pongo en modo spoiler mas que nada por que es un relato bastante largo que consta de 10 capítulos, fue así como los dividí en su día. Si alguien se anima a leerlo espero que le guste y lo disfrute. :D

Me he encontrado dinero, mucho dinero... Ahora, tengo miedo...

_________________

CAPITULO 1
_________________

Eran las 3:25 de la madrugada, como muchas otras noches no consigo conciliar el sueño, me despierto cada dos por tres, así que decido ir fuera, a la terraza a fumarme un cigarrillo.
Vivo con mi novia y a ella no le gusta que fume dentro de casa, por eso salgo fuera. Aunque sinceramente, me encanta echarme un pitillo sentado en los escalones de la terraza, ahí corre una agradable brisa, esta el silencio de la calle, como es común a esas horas de la noche, se respira aire fresco...

Aun no había acabado de fumarme el cigarrillo y oigo a lo lejos un coche derrapar y seguidamente se escucha como acelera exprimiendo las marchas bajas del coche. Yo pensando: Otro crío más por ahí haciendo el tonto con el coche... Pero no fue así, a los pocos segundos se escucha un fuerte porrazo, yo me levanto exaltado con el cigarrillo aun en la boca mientras oigo al coche intentando arrancar. Lo consigue, arranca el coche y los oigo acercarse hacia mi calle, vienen muy rápido. De repente oigo un frenazo, las ruedas chirrían, alguien empieza a gritar exaltado en… ¿Alemán? ¿Búlgaro? ... No lo entendía.

Decido meterme rápidamente en casa, estaba algo asustado por lo que podía estar pasando ahí fuera, cierro la puerta y subo rápidamente a la habitación donde se encontraba durmiendo mi novia, ella ni se había despertado. Me asomo a la ventana del cuarto y ahí lo veo. Un hombre grande y robusto, con lo que parece una cazadora negra y vaqueros, corriendo por el jardín del vecino de enfrente. De repente se para, parece que está escondiendo algo en los arbustos, o eso me hace pensar, lo veo agachado y haciendo gestos raros. De repente un coche para delante de él con un ligero frenazo, pocos segundos después el hombre se sube al coche y este sale a fondo, cogieron la primera curva y los perdí de vista. Desde mi ventana no se podía ver mucho más.

No sabía qué hacer, si despertar a mi novia para contarle lo sucedido o llamar a la policía. Pero no hice nada, cerré las cortinas y me acosté en la cama aun algo sorprendido por lo ocurrido.

Son las 8:00 a.m., hoy es sábado y no curro, me levanto de la cama después de haber dormido muy poco, desayuno viendo la tele, mi novia está en el baño arreglándose para ir al curro, solo libra los domingos... Termino de desayunar y mi novia me da un beso de buenos días, ella se va, me quedo solo en casa.

En cuanto cierra la puerta se me viene a la cabeza lo sucedido hace unas horas atrás, salgo a la terraza a fumarme el cigarrillo de la mañana, aprovecho y voy a tirar la basura. Salgo de mi casa y se me van los ojos a la casa del vecino de enfrente, como buscando con la mirada aquello que quería esconder aquel hombre... Pero no veo nada.¿ Se lo abran llevado ya, sea lo que fuera?... Algo me hace mirar una segunda vez a la casa del vecino. Ahí, debajo del coche, junto a los arbustos se puede apreciar algo, no logro distinguir lo que es desde aquí, me quiero acercar pero a la vez tengo miedo... Mi corazón empieza a latir muy fuerte, cada vez más rápido. Miro para los lados y no veo nada extraño, cruzo la calle como si fuera a hablar con el vecino, de hecho le conozco y nos llevamos muy bien. Cada metro que me acerco lo aprecio mejor, parece una bolsa negra, deportiva. Pero no voy directo a por ella, hago como que toco en la puerta del vecino, me doy la vuelta y miro si alguien me está observando, no veo a nadie, ahora es el momento. Cojo la bolsa y sigo caminando devuelta hacia mi casa, como si no pasara nada.

Entro dentro agarrando la bolsa fuertemente con la mano, estoy sudando... Abre hecho bien?... No sé que abra dentro pero la quiero abrir, la curiosidad me corroe, voy al comedor la pongo en la mesa y me dispongo a abrirla, bajo la cremallera y la abro... Dios!, Nunca había visto tanto dinero junto, esto es algo impresionante...
_________________

CAPITULO 2
_________________

Estaba solo en casa, el corazón me latía a mil por hora y entre mis manos tenia tantos fajos de billetes que me era imposible reaccionar... Me quede paralizado con todo ese dinero. El sonido de la tv encendida me hizo despertar de aquel estado de impresión en el que me había quedado. Cerré la bolsa como pude, y corrí a guardarla en algún lugar de la habitación.

Ahora me vienen a la cabeza un montón de dudas, preguntas, tengo miedo... Se que aquellos tipos volverán a por lo que es suyo, a nadie se le olvida una bolsa con tal cantidad de dinero dentro. Por otra parte no sabía si ocultar el hallazgo con mi pareja, yo confío en ella pero no quiero meterla en este embrollo, al menos de momento, creo que lo mantendré en secreto un tiempo, sí, eso are.

De momento la bolsa la tengo escondida en el fondo de un viejo baúl que tenemos a los pies de la cama, que solo se abre en invierno, ya que ahí guardamos las mantas que solemos usar en esa temporada, creo que ahí estará bien escondida.

Son las 11:00 a.m., lo mejor que puedo hacer es seguir con mi rutina diaria, no levantar sospechas entre nadie. Me tomo un café y me voy a hacer un poco de deporte al gimnasio. Salgo a la calle para coger el coche, miro para la casa del vecino, pero no veo nada raro, todo sigue igual. Me monto en mi coche y lo arranco, cojo la primera curva y me cruzo con un coche negro, un mercedes de los viejos, dentro iban dos señores, me quedo mirando a uno de ellos, el también me mira, pero rápidamente aparto la vista y la pongo en la carretera, me he quedado blanco... ¿Serán ellos?

Una vez en el gimnasio, no paro de darle vueltas al tema del dinero. Igual he hecho algo malo, no tenía que haber cogido esa bolsa, de pequeño nos enseñan a que las cosas que no son nuestras no se tocan, pero por algún motivo algo dentro de mi quiso que la cogiera, joder... No puedo más, aun sin acabar el entrenamiento me quiero marchar, me voy a la ducha, me cambio de ropa y me voy.

Al llegar a casa me encuentro al mercedes aparcado una calle más abajo de la mía, pase de largo y vi por el retrovisor que aquellos tipos con los que antes me cruce seguían dentro de él. ¿Son ellos? ¿A quién esperan? ¿Por qué están ahí parados?... Cada vez tengo más miedo.

Aparco, no quiero mirar atrás, seguramente me estarán mirando, así que entro en casa como si nada, intentando ocultar el miedo que tenía en ese momento. Entro y me quedo un poco más relajado, estoy en casa, mi hogar, aquí estoy protegido, o eso creo...

En unas horas llega mi novia, tengo que hacer la comida, pero quiero ver si aquellos tipos siguen fuera. Subo a la habitación y miro por la ventana... Si, ese viejo mercedes negro sigue ahí aparcado, desde aquí no se puede apreciar si hay alguien dentro de él, pero seguramente así sea. Cierro y vuelvo a bajar, suena el teléfono, es mi novia, me dice que llega antes de lo esperado.

A las 13:20 ya estaba la comida lista, un rato después llega ella. Que tal cariño?, ya está la comida lista... Nos sentamos a comer los dos y ella me dice: Te noto raro, estas muy callado. ¿Sucede algo?
No que va, le contesto. Es que como sabes, últimamente estoy durmiendo poco y esto quieras o no, me pasa factura...

Nos vamos a echar la siesta, pero antes algo de sexo, siempre lo hacemos después de comer, luego una siesta y como nuevos... Pero, en medio de la siesta algo me sobresalta, me levanto y lo primero que hago es mirar por la ventana. El miedo se vuelve a apoderar de mi al ver como ese viejo mercedes sigue ahí aparcado. Pero un segundo... Parece que sale alguien de él, si, así es, se baja…, ¡pero espera!, eso…, eso es... ¿Una mujer?
_________________

CAPITULO 3
_________________

¿Pero que estas mirando? Me dice mi pareja que se había despertado… Cierro rápidamente la cortina y le respondo; Nada, con una leve sonrisa queriendo decirle que todo está bien.

No me dio mucho tiempo para fijarme en esa mujer que se bajo del coche, pero era morena, con el pelo muy corto y lo que más me sorprendió fue como vestía, trajeada, con falda corta, iba muy elegante, parecía una secretaria ejecutiva de alto estanding. No pude ver hacia donde se dirigió, que fue lo que hizo, pero de una manera u otra intuía lo que podía haber hecho ahí.

A la tarde tuve que salir porque había quedado con un amigo. Se había mudado hace unos días a una casa cercana a la mía y quede con él para echarle una mano en la instalación de su nuevo hogar.

Al salir me di cuenta de que el mercedes no estaba aparcado donde siempre. ¿Se habrán largado? Respiro aliviado mientras me dispongo a abrir el coche, cuando una voz femenina me llama… Era mi pareja, recordándome que no volviera tarde. Ella siempre preocupándose por mí.

Me pasé toda la tarde en casa de mi amigo ayudándole con todo el rollo de la mudanza. La verdad es que la casa es muy bonita, le está quedando muy bien, pero aun le queda mucho por hacer. Después de unas cervecitas me volví para casa, ya estaba anocheciendo y yo estaba algo cansado. Al llegar veo que hay una pequeña cola de coches cerca de mi casa. ¿Que estará pasando? Avanzo un poco con el coche y veo a una patrulla de policía parados en la casa del vecino. Yo me temí lo peor, algo ha tenido que haber sucedido ahí.

Aparque el coche y me acerque para ver que sucedía. Mi novia estaba entre la pequeña multitud de vecinos mirando, me ve y corre hacía mi exaltada. Me dice que han matado al vecino. Yo me quedo petrificado, sin poder decir nada... Cuando reacciono le digo a mi pareja que vayamos a casa, la cojo del brazo y nos vamos dentro.

Ella me pregunta si me pasa algo, yo, sabiendo lo que podía haber sucedido ahí le dije; No te quiero ver más por la casa del vecino. Le comente que había visto a unos hombres extraños deambulando por los alrededores de la calle, pero que no le di mayor importancia. Me dice que llame a la policía y le comente lo que ví, yo me niego, no quiero meterme en líos por irme de la boca y menos sabiendo como se las gastan estos tipos. Sobre el tema del dinero no quise decirle nada, no ha pasado ni un día desde que tengo el dinero y el vecino ya ha muerto. Esto se está poniendo muy oscuro.

Al rato tocan a la puerta… Antes de abrir miro por la mirilla de la puerta, era un policía. Abro con un poco de miedo, pero intentando parecer normal, como si no supiese nada. Me hacen varias preguntas; Que si he visto algo extraño por la casa del vecino últimamente, si le notaba raro, que tal era mi relación con el, etc. Después de agradecerme la colaboración se marcho, yo cerré la puerta y mire a mi novia fijamente. No podía ocultarlo más, la cogí de la mano y le pedí que me acompañara a la habitación, que había algo que le quería enseñar.

Subimos, y le conté todo, le dije lo que vi aquella noche en la terraza y que a la mañana siguiente lo fui a buscar. Ella se sentó a un lado de la cama con cara de impresión, me pregunto que qué es lo que había en la bolsa. Abrí el baúl, la saque y se la puse al lado de ella. Míralo tú, le conteste.

Asustada abre la bolsa poco a poco, sin saber lo que se encontraría dentro, cuando por fin la abre y ve el dinero se queda callada, pero su cara de asombro lo dice todo. Coge uno de los fajos y lo examina minuciosamente mientras me pregunta: ¿Cuánto dinero hay aquí?
No lo sé, no lo he contado, le respondo. Ella coge la bolsa y empieza a esparcir todo el dinero por la cama... La paro rápidamente y le digo: Pero qué demonios estás haciendo... Ella ríe, yo intento meter todos los fajos de nuevo al interior de la bolsa, pero entre todos esos billetes ahí un sobre blanco... Me paro y lo cojo, parece estar cerrado...
_________________

CAPITULO 4
_________________

Con el sobre en la mano, miro asustado a mi novia. Ella me mira detenidamente y me pregunta: Lo vas a abrir?. Aparto los billetes que habían esparcidos por la cama y pongo el sobre en el medio de esta. Era un sobre pequeño, como los que se usan para las cartas con dedicatorias, se podía ver que tenía algo dentro pero no sabía el que. Algo en mi interior me dice que no lo abra, pero por otra parte quiero saber que hay dentro. Todo esto que está pasando me incita a curiosear. Sí, está decidido, lo voy a abrir y que sea lo que dios quiera.

Intentando no romperlo, lo abro con sumo cuidado, meto la mano y saco lo que hay en el interior. ¡Dios mío!, exclama mi pareja. Yo me quedo atónito ante la situación, nunca había visto algo así. Del sobre salió lo que parecían unas fotos de un hombre asesinado. Tres fotos que hacían ver como un señor de unos 40/50 años de edad, yacía muerto de un tiro en la cabeza. Junto a las fotos, una pequeña nota que no lograba entender, estaba escrita en Ruso o eso es lo que me parecía.

Después de haber visto semejante cosa, me doy cuenta de que me he metido en un buen lío cogiendo la bolsa, el miedo se vuelve a apoderar de mi, comienzo a temblar y tartamudeando le digo a mi pareja que tenemos que deshacernos de todo esto cuanto antes.

Ella me coge del hombro y mirándome fijamente me dice: Cariño, esto es mucho dinero. Más de lo que tú y yo juntos ganaríamos en la vida, igual esto te parece una locura pero. ¿Por qué no nos lo quedamos?... ¿Estás loca? Le contesté. ¿Pero no has visto que han matado al vecino de enfrente por la bolsa? ¿Qué quieres que nos pase a ti y a mí lo mismo que a él?

Después de discutir la situación, decidimos que hablaríamos del tema mañana a primera hora, ahora lo mejor es descansar y olvidarnos de esta locura durante un rato, mañana lo pensaremos mejor y tomaremos una decisión para ver qué hacemos con la bolsa.

Esa noche tuve pesadillas, soñé que dos tipos rusos llamaban a la puerta de mi casa en busca de lo que era suyo. Me desperté varias veces hasta que por fin concilie el sueño.

A la mañana siguiente, al despertar, enseguida note algo extraño, mi novia se había levantado antes que yo. Me levanto de la cama y miro por la casa buscándola, no la encuentro. La llamo por el móvil, pero comunica... ¿A dónde habrá ido? Un pensamiento me corre por la cabeza, asustado voy corriendo al baúl, donde teníamos la bolsa… ¡Oh dios mío!, la bolsa, no está!…
_________________

CAPITULO 5
_________________

Como no logro contactar con ella, decido coger el coche y emprender la búsqueda por mí mismo. La conozco lo suficiente como para saber donde puede estar, aunque bueno, visto lo visto creo que esto último no lo tengo muy claro.

Salgo a la calle a por el coche, pero me detengo después de andar unos pasos. Es ella, no hay ninguna duda. La misteriosa mujer que bajaba del mercedes, el día del asesinato del vecino de enfrente ha vuelto. Pero, ¿por qué? ¿Qué hace aquí?

Mantiene una conversación con el cartero, no logro saber lo que están hablando. Me voy al coche intentando pasar desapercibido, me meto dentro, respiro hondo y arranco… ¡Toc! ¡Toc!, suena en la ventanilla del copiloto. En ese instante una gota de sudor frío recorre mi cuerpo, giro la cabeza lentamente… ¡Hola! Saludándome el cartero y haciendo gestos para que bajase la ventanilla del copiloto.

¡Dios! Por un momento creí que sería ella. Bajo la ventanilla y le saludo. Me da la correspondencia que tenía para mí y me pregunta hacia donde voy. Extrañado por su pregunta, no le contesto nada en concreto, simplemente le digo que cosas que hacer. Se despide y se larga rápidamente, de una forma rara, como si no quisiese seguir hablando conmigo.

Arranco y mientras me voy miro por el retrovisor y veo, una nueva vez al cartero, charlar con la misteriosa mujer. No le doy mayor importancia, ahora lo que importa es saber donde esta mi novia y que ha hecho con el dinero.

Mi primera parada es la casa de sus padres, pero tras llamar varias veces nadie me abre, imagino que no estarán. Sigo con la búsqueda y esta vez voy a la casa de su mejor amiga. Aparco enfrente de la casa y llamo al timbre. Me abre la madre de ella y le pregunto si ha estado por aquí mi novia esta mañana. Me dice que si, hace apenas una hora ha venido y se ha ido con su hija, pero no sabe a donde.

En esos instantes recibo una llamada, es ella, mi novia me está llamando… Lo cojo y con tono cabreado le pregunto donde está. Me dice que la perdone, que pronto nos veremos. Le pregunto por el dinero, porque ha tenido que llevárselo. Lo único que me dice antes de colgar es: Cariño, no te preocupes por nada, te lo contare todo dentro de poco. Si he hecho esto es porque tu no querías correr riesgos a causa del dinero…

Sin saber más acerca de ella, de donde estaba o de que estaría haciendo con el dinero, decido volver a casa. Aparco el coche y me dirijo a la entrada, al ir a abrir la puerta me doy cuenta de que está a sido forzada, la abro y lo veo todo patas arriba, alguien ha entrado en casa y la ha destrozado, está irreconocible, en la pared hay algo escrito…
_________________

CAPITULO 6
_________________

Me acerco a la pared, desde aquí no logro leer lo que pone. La miro una y otra vez, pero es imposible, no logro saber que quiere decir. Es una pequeña frase escrita en ruso. Ahora que lo pienso, este escrito lo he visto antes en algún lugar. Sí, Recuerdo perfectamente que esto es lo mismo que ponía en aquella pequeña nota que estaba junto a las tres fotos del sobre. Lamentablemente no tengo ningún amigo ruso al que pueda recurrir para que me haga una traducción.

Esto es lo que me faltaba. Primero matan al vecino por culpa mía, segundo mi pareja huye con la bolsa y ahora estos tipos saben que yo tengo algo que ver con el tema del dinero. ¿Qué más puede pasar? Pienso…

Mientras intentaba dejar un poco la casa en condiciones, veo en el cubo de la basura un sobre. Es esté! Este es el sobre que venía en la bolsa. Al abrirlo veo que aquellas tres fotos del asesinato de un hombre, que aun no sé quién es, siguen ahí, junto a la pequeña nota escrita en ruso. Cojo esta y la comparo con la de la pared, efectivamente, no me había equivocado, concuerdan a la perfección.

Aun sin saber que quiere decir esa frase, recibo un mensaje en el móvil. Es mi pareja diciéndome que nos veamos en el embarcadero al que siempre solemos ir. Hacia allí me dirijo en mi coche, llego antes de lo acordado. Me siento en la terraza de un pequeño bar que hay enfrente del embarcadero. Pido algo para tomar mientras espero a mi pareja.

Sentado en la terraza cojo el periódico que había encima de la mesa y leo en portada: Importante juez del caso Vrodokovski es asesinado en su propia casa. Junto al titular, una foto del juez. Extrañado por esta noticia, saco el sobre que había guardado en mi bolsillo y comparo las tres fotos del asesinato de aquel hombre con las del juez. Dios mío! Esto es más complicado de lo que pensaba. Era él, no cabía duda. El juez asesinado era el hombre que salía muerto en las tres fotos que estaban en el sobre.

No puedo permanecer ni un solo minuto más en ese lugar. Me dirijo al embarcadero, tengo que encontrarme con mi pareja e irnos a algún lugar seguro cuanto antes. La vida de nosotros dos corre peligro.

Una voz a lo lejos me llama. Es ella, por fin. Donde te habías metido?. Le pregunto. Con la bolsa de deportes en la mano, corre hacia mí. Perdóname, perdóname… Me contesta. Sin querer oír nada más de ella por el momento, la cojo de la mano y le digo: No hay tiempo que perder, tenemos que salir de aquí cuanto antes.

Subimos los dos al coche y ponemos rumbo a la casa de sus padres. El único lugar en el que estaremos a salvo durante un tiempo. Una vez allí me cuenta todo lo sucedido. La idea de largarse con el dinero fue para que yo pensara en ello, para quitarme la idea de deshacernos de todo eso. Ella insistía en que nos lo quedásemos. Yo le conté lo que le había pasado a nuestra casa. Ella se asusto y comenzó a llorar.

¿Entiendes ahora porque es tan peligroso quedarse con el dinero?. Le dije. Entre lloros, ella me pregunta: ¿Y que se supone que vamos a hacer entonces?.¿ Crees que si se los devolvemos nos dejaran ir así como así?... En ese momento no sabía que contestarle. Igual ella tiene razón y nos deberíamos quedar con todo este dinero. Con toda esta cantidad podríamos empezar una nueva vida en cualquier lugar del mundo, pero no lo veo claro.

Decidimos pasar la noche en casa de sus padres. Esa noche no pegue ojo, no podía dejar de pensar sobre lo que haríamos con el dinero. Vuelvo a sacar el sobre de mi bolsillo, me intrigaba el significado de esa frase rusa de la nota. Que es lo que querrá decir?
_________________

CAPITULO 7
_________________

A primera hora de la mañana siguiente, me dirijo a la biblioteca del pueblo. Entro en ella, voy hacia el pequeño cuarto donde se encontraba la bibliotecaria y le pregunto si tienen algún tipo de diccionario Español/Ruso. Muy amablemente me pide que la acompañe hasta unas estanterías. Saca un pequeño libreto de la gran pila de libros que había en el estante y me enseña uno.

Saco la nota del bolsillo y me dispongo a encontrar la traducción de la frase. La bibliotecaria se percata de mi situación y me pregunta si me podía ayudar. Seria magnifico contar con alguien más experto en estos temas que yo, le respondí. Sonriendo, me cogió la nota. Dejé que le ayude, me decía mientras pasaba hoja tras hoja de aquel pequeño libreto, en busca de una de las palabras de la frase.

Tras unos minutos de espera, me responde con voz entrecortada: Ya lo tengo! El significado de la frase dice así: "No se muere dos veces si no se escapa de la muerte una vez."

Extrañado ante tal significado, salgo corriendo de la biblioteca de vuelta a la casa de los padres de mi novia. Una vez allí me encuentro el mercedes aparcado enfrente de la casa. Uno de los tipos está apoyado en el capó del coche, mientras otro hombre y aquella mujer rusa que ya había visto anteriormente se dirigían hacia la puerta de la casa.

Oh no! Mi novia está dentro de la casa. La deje durmiendo cuando me marche esta mañana.

Veo como los rusos tocan al timbre de la casa. Uno de ellos lleva una pistola en la mano que intenta tapar con el abrigo. Tengo que hacer algo, pensé. En esos momentos veo como alguien sale de la ventana del dormitorio hacia el jardín. Es ella! Y lleva consigo la bolsa de dinero. Acelero rápidamente y acabo empotrándome contra los cubos de basura que habían cerca de la casa. Comienzo a pitarle. Sube, corre sube!, le digo mientras los rusos se percatan de la situación.

Cuando por fin llega a la altura de la puerta del copiloto alguien dispara. Mi novia logra entrar en el coche y yo salgo a gran velocidad de allí. ¿Estás bien? Le pregunto. Ella me agarra del brazo y lo único que me dice es: Cariño...Mientras me mira con los ojos llorosos. ¡Dios! le habían dado en el brazo, lo tenía completamente ensangrentado.

Durante la huida un segundo disparo me hace darme cuenta de que nos están siguiendo. Esos tipos nos vienen pisando los talones con el mercedes. Le digo a mi pareja que aguante. Ahora lo único que me importa es llevarla cuanto antes a un hospital. Mi novia coge la bolsa de dinero y abre la ventanilla del copiloto.

¿Que vas hacer? Le pregunto asustado. Ella me mira y me responde: ¿Lo que buscan no es este maldito dinero? Pues aquí lo tienen... Dice ella mientras tira la bolsa por la ventanilla.

Por el retrovisor veo como los rusos paran con el coche para recoger la bolsa. ¡Dios mío!... Por fin respiro aliviado mientras nos dirigimos hacia el hospital.

Una vez allí, con mi novia en brazos corro hacia el interior del edificio. Ayuda, necesito que alguien me ayude... Grito desconsoladamente. Una enfermera que me ve, se acerca rápidamente. Ella y otros médicos se la llevan para una de las salas.

Al cabo de varios minutos sale la enfermera que me ayudo cuando entre al hospital. Toda su ropa estaba bañada en sangre. Asustado le pregunto si mi novia se encuentra bien. Ella me dice que ha perdido demasiada sangre y que tiene una herida muy profunda. Me recomienda que me siente y me tranquilice... ¿Pero ella está bien? Le vuelvo a preguntar. Lo único que puedo decirle es que ahora todo depende de los médicos del hospital.



Me contesta…
_________________

CAPITULO 8
_________________

Han pasado casi dos horas y aquí sigo, esperando a que me digan como esta ella... No puedo más, necesito saber cómo se encuentra. Me levanto del asiento al que llevaba postrado desde que llegue y me dirijo a la enfermera. Perdone señorita. ¿Puede decirme en qué estado se encuentra mi pareja? Antes de que pudiera responderme, sale el médico de la sala con restos de sangre en su ropa y bastante sudoroso.

¿Es usted el acompañante de la chica con la herida de bala? Me pregunta muy seriamente mientras se va sacando los guantes. Sí. ¿Qué tal se encuentra ella? Le contesté realmente asustado. Temo decirle señor, que su pareja a fallecido...En esos momentos era incapaz de seguir oyendo lo que me decía el médico. Déjeme verla. Le dije con lagrimas en los ojos.

Al verla en la cama me desplome al suelo, con un tremendo dolor en mi interior. Su muerte me había afectado mucho. Esos tipos me habían arrebatado a la persona que mas amaba en este mundo. Y todo por mi culpa. Por haber cogido esa maldita bolsa.

Salí corriendo del hospital, no me podía quedar ni un minuto más allí. Al salir a la calle me choque de frente con uno de los rusos. ¿Pero qué demonios hacen aquí? ¿No tienen ya lo que tanto buscaban? Pensé... A la distancia a la que nos encontrábamos uno al otro me grita: ¿Donde está el sobre?

¿El sobre?... ¿Entonces el dinero no les importaba nada?. Lo único que querían recuperar era aquel sobre con las tres fotos del juez asesinado. Me lleve la mano al bolsillo y la saque. ¿Es esto lo que buscas?. Le grité.

Corriendo me metí en el coche, logre arrancarlo y salir de allí. Emprendí la huida hacia algún lugar seguro, lejos de los rusos. Pero tarde poco en tenerlos detrás con su coche. Nos metimos por una gran autopista, a gran velocidad ellos se acercaban cada vez más, hasta el punto de embestirme varias veces por detrás. En una de esas embestidas algo salió rodando de debajo del asiento del copiloto. ¿Qué es eso? Dije extrañado. Parece un fajo de billetes. Como pude, metí la mano por debajo del asiento del copiloto y saque el bolso de mi pareja. Dentro de él estaba el dinero.

No me lo podía creer. Ella había cambiado el dinero que había en la bolsa y lo había guardado en su bolso. Claro, ahora comprendo por qué se marcho con todo el dinero la otra vez. No solo fue para hacerme recapacitar si no que también le dio el cambiazo. En esos momentos una gran embestida hace que me salga de la carretera, acabando con el coche metido en unos arbustos. Como pude, salí arrastrándome del coche, tenía una pequeña herida en la pierna a causa del tremendo golpe.

Con el bolso y el sobre en mi poder corrí de aquel lugar. Me escondí detrás de unas rocas y desde ahí pude observar como los rusos habían parado en busca de mí. Seguí corriendo hasta llegar a un pequeño río que había al otro lado de la carretera. A lo lejos podía ver como los rusos me seguían.

No había forma de cruzar aquel río, sus corrientes eran demasiado fuertes como para cruzarlo a nado. Necesitaba hacer algo y rápido, los rusos venían detrás de mí pisándome los talones.

¡Allí!... Ahí hay algo que creo que me podrá servir. Pensé. Corrí río abajo hasta un gran tronco que había quedado estancando en la orilla. Lo intente mover pero me era imposible, pesaba demasiado. Necesito algo para intentar hacer palanca. Pensé. Cogí un pequeño palo que había por ahí y me puse a ello. Lo metí debajo del tronco. Intentando hacer palanca para que este cayera al río. Era demasiado pesado, pero en pocos segundos comenzó a moverse, poco a poco.

Vamos, un último empujón y ya está... Pensé. Forcé tanto el palo, que al final este acabo rompiéndose, cayendo el gran tronco sobre mi pie. En esos instantes un tiro impacta en el tronco. Eran los rusos, ya casi me habían dado alcance...
_________________

CAPITULO 9
_________________

Mientras intentaba sacar como podía el pie de debajo de aquel enorme tronco, los rusos estaban cada vez más cerca. Con todas mis fuerzas intente mover el tronco. Cuando por fin pude sacar el pide de ahí, un segundo tiro impactaba una nueva vez en este. Esta vez, el tronco cedió gracias al segundo impacto de bala. Solo me basto un último empujón, para que este cayera al río.

Con el pie mal herido, cogí el bolso con el dinero y subí en aquel tronco. Río abajo, intentando mantenerme en la superficie, ayudado gracias a aquel tronco de madera, pude llegar hasta la desembocadura del río. Me agarre fuertemente a una rama que sobresalía desde la orilla, antes de caer junto con el tronco hacia el enorme precipicio. Como pude, llegue a la orilla, desde aquí ya no veía a los rusos, los había dejado atrás.

Seguí corriendo, esta vez al otro lado del río. Al cabo de unos minutos estaba exhausto, no podía seguir más. La herida del pie me dolía muchísimo. En ese momento, divise lo que parecía una vieja cabaña a lo lejos, muy bien escondida por unos grandes árboles que la rodeaban. Utilice mis últimas fuerzas para llegar hasta allí. La cabaña estaba abandonada o eso me pareció.

Entré en ella y una vez dentro, vi la gravedad de la herida de mi pie izquierdo. Estaba ensangrentado, tenía una leve herida por la parte del empeine. Busque en aquella cabaña algo que me pudiera ser de utilidad para esta situación. Encontré un viejo botiquín detrás de un armario. Después de sufrir un poco y con el pie ya vendado, sabía que no podía seguir allí dentro más tiempo. Así que nuevamente seguí mi camino. Un camino que no sabía a dónde me llevaría. Pero en esos momentos lo único que quería era escapar de aquellos tipos.

Ya estaba anocheciendo y yo seguía perdido por esos parajes llenos de arboles y arbustos. En esos momentos una pequeña luz me hizo ver que podía estar cerca de alguna carretera. Sí, así era. Cada vez que me acercaba mas, se podían escuchar coches pasar cerca de donde me encontraba. Seguí mi camino hasta llegar a aquella luz que vi desde lo lejos.

La luz procedía de una señal de tráfico que estaba colocada en la carretera, ya que está, al parecer, estaba en obras. Un coche se acercaba a lo lejos, me puse en medio de la carretera con el fin de que parara y me cogiera, Estaba mal herido y necesitaba salir de allí.

Alzando las manos de un lado al otro mientras se aproximaba el coche, este parecía no ceder en su velocidad, antes de ser atropellado, me tire al arcén. Aquel coche no tenía ninguna intención de parar para socorrerme, así que supuse que esta idea era algo arriesgada y no iba a tener mucho éxito. Necesitaba un nuevo plan para salir de allí.

Claro, la señal de tráfico. Pensé. Cogí la pequeña señal luminosa de tráfico que estaba por el lado del carril en obras y lo coloque en medio de la carretera. Sí, así seguro que parara alguno. Pensé. Y así fue. Al ver que llegaba un coche, me escondí, esperando a ver si surtía efecto este nuevo método. Cuando el coche paro, salí corriendo hacia él. Un viejo hombre que venía conduciendo su camioneta, se asusto al verme salir de entre la oscura carretera. Pero,¿ quién eres tú?¿ Que hacías ahí? Me pregunta asustado. Le comento que me había perdido por el bosque y que si me llevaba al hospital para curarme la herida del pie. Sin pensarlo dos veces me dice que suba al coche.

Después de darle las gracias a aquel hombre por alcanzarme hasta el hospital, mis fuerzas ya eran nulas, no lograba mantenerme en pie, me era imposible apoyar el pie izquierdo a causa de la herida. Nada más entrar por la puerta del hospital me desmaye...
_________________

CAPITULO 10 (El final)
_________________

Al despertar me encontré tumbado en la camilla de un hospital, me habían quitado la ropa y me habían puesto una especie de pijama. Al intentar moverme para acomodarme, sentí un ligero dolor en el pie, me lo mire y lo tenía todo vendado. En esos momentos entro un medico en la habitación donde yo estaba. Hombre, veo que ya se encuentra mejor. Me dijo con cara sonriente.

Me explico que a causa de la herida, sufrí un leve desmayo, y según él, la herida del pie era bastante fea y decidieron curarla de inmediato. Ahora tengo 7 puntos en el pie izquierdo, me ha dicho que puedo caminar, pero que intente no apoyar mucho peso sobre ese pie.

Al poco rato él se marcha, dice que descanse un poco más, que tanto yo como mi pie lo necesitan y ahí me quede.

¡Toc! ¡Toc!... Alguien toca a la puerta y entra. Solo veo un ramo de flores, lo lleva demasiado alto como para que pueda observar la cara del que lo trae. Cuando lo baja el miedo se apodera de mí. ¡Tú! ¿Qué haces aquí?... Grite en voz alta. La persona que acababa de entrar por la puerta era nada más y nada menos que la misteriosa mujer rusa.

Tranquilo, no se asuste. Me responde con un leve acento ruso. Creo que ya sabe a lo que he venido y esta vez no se va a escapar. Me dice ella. ¿Qué es lo que buscas? ¿El maldito dinero? Le respondo... ¿Dinero? No, yo lo que he venido a buscar son las fotos, el dinero no me importa nada. Me responde mientras se ríe y se acerca hacia mí.

Me levante de la cama y me dirigí hacia un pequeño armario en donde el personal del hospital había guardado mis pertenencias. Cogí mi pantalón y del bolsillo saque aquel sobre que contenían las fotos del juez asesinado. Al girarme, ella extendió su mano para que se lo diera.

Un momento... Le dije. Antes quiero que usted me explique por qué son tan importantes estas fotos. Ella se sentó en una de las sillas de la habitación y me contó que aquel juez, en el momento de su muerte, estaba siendo sobornado por un tipo, para impedir que las versiones de varios testigos se tomaran en consideración con un caso que estaba llevando ese juez. Me contó que a ellos les habían mandado acabar con ese juez si aceptaba ese soborno. Las fotos no son más que unas pruebas que tienen que llevar a su, por así decirlo, jefe del grupo. El dinero, lo encontraron cuando acabaron con el juez, era la parte del soborno que este había recibido.

En ese momento ella se levanto muy rápidamente. Bueno, creo que ya sabes más que suficiente, pero ¿acaso creías que al darme las fotos me marcharía como si nada? Me dijo mientras sacaba una pistola de su abrigo y le enroscaba un silenciador. Asustado por la situación supe que este era el fin, que acabaría muerto de un balazo en aquella habitación del hospital.

Ella me apunto con la pistola, yo en esos momentos cerré los ojos, no lo quería ver. Boom!... Se escucho un sonido un tanto extraño, pero yo parecía encontrarme bien, poco a poco abrí los ojos... ¡No puede ser! ¿Tú no habías...? Mi novia había vuelto y me había salvado la vida. Dejo en el suelo inconsciente a la rusa de un golpe en la cabeza.

¿Pero que haces aquí? Me habían dicho que estabas muerta... Le pregunte. Nadie muere por un tiro en el brazo. Me respondió sonriendo mientras me daba un gran abrazo. Pero si te vi en aquella camilla y estabas muerta... Le respondí con lagrimas en los ojos. Ahora no me acuerdo del nombre, pero el medico me dijo que había sufrido una parálisis temporal del corazón, según el medico, se produce muy rara vez y el cuerpo queda como si hubieras fallecido, pero no es así. Cuando me recupere intentamos contactar contigo pero nos fue imposible. Esta mañana me llamaron del hospital al que ingrese diciéndome que alguien con tu mismo nombre había ingresado en este centro, y aquí me tienes.Aun sorprendido con el reencuentro cogí mis pertenencias junto con el bolso y salimos de aquel hospital. Dejando a aquella tipa rusa, maniatada en la cama de la habitación.

Mi pareja me comenta que lo mejor de todo es que nos larguemos de este país, que empecemos una nueva vida en cualquier otro lugar del mundo. En esos momentos no podía decirle que no. Nos largamos directos al aeropuerto para comprar los billetes de avión que nos llevarían a nuestro futuro hogar.

Una vez en el aeropuerto, sabiendo que el tiempo corría en nuestra contra, elegimos un lugar. Australia, ese será nuestro futuro hogar. Compramos los billetes, el avión salía en unas horas, así que decidimos ir a comer algo antes de embarcarnos en nuestro próximo viaje.

El único restaurante del aquel aeropuerto estaba lleno hasta los topes, así que no nos quedo más remedio que comprar algo en las maquinas expendedoras con comida ya preparada. Mientras nos comíamos esos sándwiches algo bajos en sabor, comenzó a sonar por los altavoces que nuestro vuelo empezaría a embarcar. Antes de ir compramos un pequeño maletín donde metimos el dinero, ya que llevarlo todo en el bolso era un poco engorroso.

Nos permitimos el lujo de viajar en primera clase, deje pasar primero a mi pareja, ella me había pedido el lado de la ventanilla, yo acto seguido me senté junto a ella, dejando el maletín debajo de mis pies.

Momentos antes de tomar aire, se me acerca una preciosa azafata que me dice: Perdone señor, unos hombres de la segunda clase me han dado este sobre para usted. Extrañado abro el sobre, dentro de este hay una pequeña nota escrita en ruso y debajo de ella dice: "No se muere dos veces si no se escapa de la muerte una vez."


FIN
 
Superior