Mass Effect Andromeda: a la conquista de nuevos horizontes

Lo próxima aventura galáctica de BioWare comienza a tomar forma

En poco menos de una semana hemos pasado de no saber prácticamente nada sobre Mass Effect Andromeda a tener información de sobra como para tener una idea aproximada sobre lo que nos espera en la nueva entrega de la franquicia de BioWare. El estudio canadiense lleva trabajando en Andromeda desde hace varios años, pero han mantenido el proyecto rodeado de secreto y han aprovechado para lanzar Dragon Age: Inquisition a mitad de camino. Ahora parece que están dispuestos a convertir el nuevo Mass Effect en su juego más ambicioso y los detalles que nos deja el número más reciente de Game Informer no hacen más que elevar nuestras expectativas en torno al esperado título.

Dejar atrás la trilogía original será tarea complicada tanto para la propia BioWare como para los aficionados, que terminamos por considerar a Shepard como la quintaesencia del protagonista prefecto, especialmente cuando su versión femenina adquirió rostro en la tercera entrega y logró superar en personalidad a su versión masculina. Andromeda nos llevará hasta un futuro muy lejano, por lo que Shepard no será más que una sombra a la que posiblemente se haga referencia en algún punto. La idea es la de comenzar una nueva serie de aventuras galácticas que nos mantengan ocupados durante años, con la certeza de que Andromeda tendrá un final cerrado y no supondrá el inicio de una trilogía. Al menos, según BioWare.

Mass Effect Andromeda tiene lugar unos 600 años después de los hechos narrados en la trilogía original. La iniciativa que da nombre al juego se pone en marcha durante los acontecimientos que tienen lugar entre la segunda y la tercera entrega de la franquicia, cuando humanos, turianos, salarianos y asaris se lanzan en un viaje intergaláctico buscando nuevos planetas en los que asentarse, más allá de la Vía Láctea. Un total de cinco naves (cuatro Arcas y Nexus, la nave líder) participan en este viaje sin retorno que plantea la Iniciativa Andrómeda, que mantiene a sus particulares colonos en estado de hibernación hasta que termine el viaje.

Nosotros, como jugadores, podremos elegir entre uno de los hermanos Ryder, Scott o Sarah, líderes pioneros de esta vanguardia que se encontrará de bruces en territorio hostil, inexplorado y repleto de nuevos peligros. Alec, padre de los Ryder, es un N7 sobre el que apenas tenemos información, aunque algo hará que sea uno de sus hijos el que se encargue de liderar la misión de exploración y conquista de la nave Hyperion. El hermano al que no seleccionemos hará su propia vida y llevará a cabo sus propios actos, por lo que se cruzará en nuestro camino en más de una ocasión, alentando unas reuniones familiares que prometen momentos únicos en este Mass Effect.

Dejando de lado aspectos argumentales, BioWare asegura que veremos nuevas especies en Andromeda, algo lógico si atendemos al hecho de que se trata de otra galaxia. Por el momento no hemos tenido ocasión más que de conocer brevemente a los Kett, que en el tráiler que podéis ver en este mismo artículo no parecen tener intenciones muy amistosas. Nuestro protagonista volverá a formar equipo con dos compañeros de escuadrón, a los que por el momento casi no conocemos. Hemos visto a PeeBee, una asari que ya se ha ganado el corazoncito de los aficionados, además de a Liam, un humano idealista encargado de la seguridad del pionero. BioWare ha dejado claro que no veremos a compañeros de otras entregas en esta ocasión y que habrá acompañantes de las nuevas razas del universo Mass Effect.

[RELACIONADO=Ligoteos intergalácticos]Ingrediente básico en un juego de BioWare: relaciones entre personajes. Románticas, amistosas u hostiles. Todo lo que sea necesario para enriquecer la historia de los componentes del grupo que están a nuestro alrededor, sin importar su especie o su sexo. El estudio de Edmonton apostará de nuevo por la diversidad y la libertad de elección, dejando de lado prejuicios a los que debemos hacer frente día a día. Siempre hay lugar para el amor en los títulos de BioWare. Aunque sea interespecies.[/RELACIONADO]En lo que respecta a la clase de nuestro protagonista, la compañía canadiense ha decidido eliminar la diferenciación por clases de la trilogía original, siendo ahora posible elegir entre distintas habilidades en varias ramas que nos llevarán por la senda de un ingeniero, un adepto o un centinela, por mencionar varios ejemplos. Estas habilidades se podrán reiniciar para adaptar nuestras posibilidades de cara a un combate que se nos ponga cuesta arriba o, simplemente, para poder probar otras opciones. También desaparecen las opciones de Virtud o Rebeldía en las conversaciones, aunque habrá varias ramas de diálogo que afectarán a la trama en determinados aspectos, aportando rejugabilidad al conjunto según sus creadores.

Otra cuestión que se ha retocado y mejorado es el propio sistema de combate. BioWare promete batallas más dinámicas y estratégicas, aprovechando todo lo aprendido en la trilogía original y con el feedback de los aficionados en mente. También habrá cambios en el sistema de coberturas, algo básico en Mass Effect, haciendo que todo resulte más real y no parezca que nuestro personaje se restriega por las paredes en un burdo intento de aprender a hacer twerking con los ladrillos. Además, tendremos a nuestra disposición un jetpack que nos permitirá desplazarnos rápidamente y buscar posiciones elevadas durante los tiroteos.

Con todo, el aspecto que más busca potenciar BioWare con Mass Effect Andromeda es el de la exploración. Aunque el vehículo Mako quedó atrás, en esta ocasión podremos viajar por los diferentes escenarios gracias al Nomad, un nuevo todoterreno que será de conducción más accesible y veloz, aunque incapaz de disparar. En lo que respecta a los planetas que visitaremos, ya hemos visto algunos ejemplos en los diversos vídeos del título, con parajes desérticos, helados o repletos de vegetación. Estos mapas serán similares a los de Dragon Age: Inquisition, es decir, serán entornos cerrados a los que tendremos que viajar para su exploración.

BioWare no cree en el término “sandbox” como lo hacen otras franquicias. Aunque las opciones de exploración sean elevadas y haya libertad a la hora de afrontar cada escenario, el universo Mass Effect se aleja del libre albedrío de producciones del género de mundo abierto para centrar su experiencia en una narrativa más compleja. El estudio canadiense promete, además, que cada planeta tendrá su personalidad y no asistiremos a un desfile de bases idénticas como ya sucedía en los títulos originales. Dotar de vida a todo el conjunto es uno de los grandes retos a los que debe enfrentarse BioWare que, no obstante, se guarda bajo la manga muchos secretos que no conoceremos hasta que el título se ponga a la venta. La variedad de misiones y de objetivos secundarios también serán un elemento clave en este aspecto, invitándonos a viajar hasta otros planetas para terminar o realizar determinadas acciones.

Y todo lo anterior, claro está, movido con el motor gráfico habitual de las producciones recientes de Electronic Arts, un Frostbite 3 al que parece sentarle de maravilla todo el universo Mass Effect. Aunque en Inquisition hubo algunos momentos que demostraban la inexperiencia de BioWare con el engine de DICE, el tiempo todo lo cura y seguro que han aprendido a trabajar con el motor como es debido. Mass Effect Andromeda debería llegar a las tiendas durante la primavera de 2017, aunque por el momento no se conoce la fecha exacta de su publicación. A principios de diciembre, durante la entrega de los The Game Awards 2016, veremos más sobre el título y puede que tengamos más detalles sobre su apartado multijugador, anunciado pero no explicado. Sea como fuere, la nueva aventura galáctica de los canadienses tiene nuestra atención y nos deja con ganas de saber más sobre la Iniciativa Andrómeda, que esperemos dé mucho de qué hablar el próximo año.