Noticias Por Sergio Alarcón 26 diciembre, 2018

Un veterano de Ubisoft y Activision duda de que el streaming reemplace a las consolas en un futuro

Los problemas de conexión son uno de sus principales argumentos.

Teniendo a la actual generación de consolas dando los últimos coletazos, y a las nuevas sucesoras de Sony y Microsoft en proceso de creación, una importante pregunta ronda por las mentes de muchas de las personas que disfrutamos de los videojuegos a diario: ¿Será esta la última generación de consolas físicas?

Muchos de nosotros hemos crecido con consolas en la mano, las cuales soportaban videojuegos en formato físico, ya fuesen a modo de CDs o cartuchos, de manera que el streaming, la alternativa más directa al soporte físico, se nos haría extraño al principio, pero es una posibilidad más que factible y para muchos usuarios, la más económica y sencilla para seguir disfrutando de los títulos que salen al mercado.

De esta manera, Marc-André Jutras, uno de los veteranos de Ubisoft y Activision, ha razonado sus propias dudas acerca de esta “transformación” de la industria en una entrevista a nuestros compañeros de GamingBolt:

Creo que en algunos países el streaming está empezando a ser cada vez más popular. Me consta que en Brasil, por ejemplo, hay una compañía especializada que se está haciendo tremendamente popular porque la gente no tiene dinero para comprar una consola, así que prefieren pagar 10 dólares al mes para disfrutar de una variedad importante de juegos en streaming.

Creo que va a ser algo más popular, cada vez más de hecho, pero no me parece que vaya a sustituir a las consolas y el hardware doméstico habitual. ¿Por qué lo digo? Porque no creo que fuera a funcionar el jugar a un título de la saga Call of Duty en streaming. Eso no va a funcionar. Cuando consideráis la estructura de internet, significa que en lugar de hacer click en un botón y obtener el feedback de esa acción en la pantalla, tienes un lag de 100 milésimas de segundo de ese botón, y otro lag de tiempo entre que los datos viajan desde el mando hasta el cliente, el propio retardo de la máquina que te ejerce de anfitrión, más tiempo la latencia… ¿Os imagináis jugar a Call of Duty con todo ese retardo?.

Me parece que la cosa puede funcionar con juegos off-line, pero en el momento en el que te metes en un contenido multijugador como un shooter donde necesitas reacciones en milésimas de segundo, la cosa no funciona. ¿Será entonces tan popular? Ya no estoy tan seguro. El problema es que no es algo que se pueda solucionar con inversión de dinero. La latencia no ha avanzado demasiado en los últimos 20 años. Los datos de tu ordenador pasan por tu router, por la ISP del vecindario, por el nodo de la granja de servidores… Vas a acabar teniendo lag, no hay forma de remediarlo.

De esta manera, el creativo abandera su opinión con el argumento de la velocidad de conexión, la cual es esencial para disfrutar plenamente de títulos online, siendo menos indispensable en títulos offline, los cuales se podrían beneficiar más del formato de streaming que se plantea para el futuro próximo.

¿Qué pensáis vosotros/as? ¿Creéis que el streaming acabará sustituyendo a las consolas? ¡Dejad vuestra opinión en los comentarios!