Noticias Por César Rebolledo 10 octubre, 2016

El antiguo CEO de Sega califica la caída de Sonic

Está convencido de que el puercoespín azul volverá por todo lo alto

Cuando uno piensa en personajes de los videojuegos que más que personajes son mascotas (sean o no oficiales), le vienen a la mente ciertas creaciones. Sin ninguna duda, estáis pensando en Super Mario (Nintendo), Crash Bandicoot (que nunca lo fue, pero siempre ha sido popularmente la mascota de la primera PlayStation), Sonic (Sega) y E.T., la mascota del Apocalipsis (Atari). Sólo Mario sigue en la brecha, pero el antiguo CEO de Sega está convencido del resurgir de Sonic y ha calificado lo que pasó.

Tom Kalinske, una de las mentes tras la concepción del erizo azul, ha ofrecido su perspectiva personal del auge, caída y posible renacer del puercoespín azul y, lógicamente, lo hace desde el podio que le brindan décadas en la industria y las facilidades de hablar ahora que ha pasado lo peor. Para él, es todo una cuestión de ciclos.

Creo que se trata de algo normal que haya subidas y caídas en todos los personajes de todos los ámbitos. Hemos visto esto con los personajes de Marvel a lo largo de los años. Lo hemos visto con Barbie. Lo hemos visto con Star Wars. Lo hemos visto con G.I. Joe o con los Hot Wheels”.

Cita como ejemplos productos y personajes que recuperaron el éxito, como los superhéroes de Marvel. Años de éxito seguidos de años de desgracia y, ahora, viven sin ningún tipo de duda su mejor momento gracias al éxito de las adaptaciones cinematográficas. Dado el largo período de caída del personaje de Sonic, el ciclo dicta que vuelva mejor que nunca y eso espera Kalinske con Sonic Mania. Aunque Sonic Boom no le está dando la razón…

“Todas estas marcas contaron con sus propios ciclos. Creo que Sonic ha tenido un período de caída durante un largo tiempo, y ahora ha llegado la hora de que aparezca un nuevo período de remontada”, añadía con optimismo pero habiendo calificado, al menos, lo que no han sido tiempos buenos para el entrañable y veloz personaje.