Impresiones InFamous 2

Vuelve Cole McGrath para dejarnos electrizados

Por medio de la reciente demo lanzada tras la recuperación del servicio PlayStation Store hemos podido probar InFamous 2 días antes de que sea lanzado el próximo 8 de Junio en España.

La demo nos situaba en una ciudad abierta llamada New Marais. Tras un primer vídeo que mantiene la estética de cómic de la primera parte, y que sirve como introducción, se nos explica que Cole ha tenido que mudarse a New Marais para combatir a “La Bestia”, algo que ya fue explicado en el final del primer juego.

La demo consta de 2 misiones principales y algunas secundarias. La ciudad está abierta y no existe limitación alguna en cuanto a espacio. Solamente tras recorrer un tiempo se activará la siguiente misión de la demo.

En la primera misión de esta demostración conoceremos a dos de los nuevos personajes: Kuo y el Doctor Wolfe, quienes nos ayudarán a fortalecer nuestros poderes para poder hacer frente a la Bestia. Hablando del temible enemigo, al pausar el juego nos aparece un indicador de la distancia a la que se encuentra con respecto a New Marais, lo que nos irá indicando el progreso que llevamos en la historia cuanto más cercanía haya entre ambos puntos del mapa.

Tras unos primeros pasos que sirven como tutorial o refresco de los poderes de McGrath, comprobamos las primeras diferencias con el primer juego. El control es mucho más sensible, pues con un leve toque al joystick Cole sale corriendo. Se ve que los desarrolladores de Sucker Punch han querido dotar al juego de una mayor velocidad. El sistema de escalada continúa con sus toques parkour, pero ha sido mejorado dicho sistema. Ahora Cole puede escalar edificios de una manera más fluida.

Muy temprano nos encontramos nuestros primeros enemigos situados en un balcón. En este punto se muestra otra de las novedades con las que cuenta el segundo juego: los entornos destructibles. Sólo serán algunos, como por ejemplo los balcones en los que se sitúan los enemigos, los cuales, granada eléctrica mediante, se vendrán abajo permitiéndonos matar a los enemigos de manera más cómoda. Los enemigos que no fallezcan y queden a merced nuestra en el suelo, podrán ser capturados y electro-succionados tal y como sucedía en la primera entrega, todo esto hará que varíe nuestro karma para bien o para mal.

Hablando de karma, otra de las novedades son la inclusión de pequeñas misiones aleatorias, al estilo de las que aparecen en Red Dead Redemption. Por medio de estas misiones (silenciar músicos callejeros, evitar robos, robar fragmentos a peatones, curar a una serie de heridos) obtendremos pellizcos positivos o negativos de karma, además de dar mayor importancia a los habitantes de la ciudad, y que el juego no se convierta simplemente en ir de un punto a otro misión tras misión.

Tras seguir a Kuo por parte de la ciudad accedemos al primer objetivo, recuperar un fragmento morado de una azotea. Con un sistema de cobertura entre la pared por la que escalamos y la propia azotea matamos algunos de los enemigos, y al resto derribando sus torres o cuerpo a cuerpo con el amplificador nuevo de InFamous 2. Las animaciones de estos ataques cuerpo a cuerpo son bastante numerosas y ante todo, muy espectaculares. Tras limpiar la azotea de malos, tenemos que ir a otra donde el Doctor Wolfe está siendo atacado. Tras librarle nuevamente de enemigos, nos enseña el valor de estos fragmentos morados: dotan a Cole de nuevos poderes para poder enfrentarse a la Bestia. Absorbemos este nuevo poder y descubrimos un ataque nuevo: levantar objetos haciéndolos levitar con electricidad estática y lanzarlos a los malos.

Tras esta primera misión, el juego nos pone en el lado del karma malo. La misión es rescatar a una chica que va a ser sacrificada con un extraño rito. Tras liberarla aparecen en escena unos enemigos nuevos, extrañas criaturas alejadas de lo visto en la primera parte. Este enemigo mutación arácnida poseía dos tipos: el normal y otra versión con un especie de pompa verde explosiva y tóxica. La chica nos lleva hasta su tío, un líder de la rebelión (uno de los bandos de New Marais) y nos enfrentamos a un enemigo final llamado Devorador. El sistema es el clásico, con una barra de vida en la parte baja de la pantalla, que se va vaciando al dañar al enemigo.

En la última misión de la demo, volvemos a controlar al Cole bueno. La misión, era muy similar a otras de la primera parte, recoger unos suministros médicos custodiados por los malos. En esta parte aparece en escena uno de los nuevos poderes de Cole, y el más espectacular tanto en InFamous 1 como en el resto de la demo del 2 el llamado “Vórtice Iónico” un auténtico tornado causado por la electricidad y muy devastador. Para terminar la demo se nos muestra un trailer que no hace más que ponernos los dientes largos con lo que nos espera en unos días.

En cuanto a las valoraciones, InFamous 2 da un salto de calidad en el aspecto gráfico exagerado. Si bien la primera parte no destacaba en ese aspecto, en esta segunda se ha pulido ese apartado de manera extraordinaria. Ahora tanto Cole y el resto de personajes como la propia ciudad está perfectamente texturizada y las cinemáticas son un deleite para la vista. Se han aumentado las animaciones de combate y mejorado el apartado de escalada, dos de los puntos más flojos. Uno de los puntos en contra (aunque se intuye que solamente será así para la demo) es que Cole apenas gasta su energía y ésta se renueva muy rápidamente. En cuanto al sistema de karma mejorado, se sabe que habrá misiones exclusivas para cada tipo y mediante esta demo hemos podido comprobar que también habrá variaciones en los ataques: el buen Cole disparaba rayos cual metralleta, dejando pulsado R1, mientras que con el malo había que pulsar repetidamente el botón para conseguir el mismo resultado; el Cole malo disparaba granadas de racimo mientras que el bueno lo hacía unicamente de una en una.

Si para algo ha servido esta demo ha sido para terminar de certificar que el salto con respecto a la primera parte es cuantioso y que estamos ante una secuela que tiene lo que tiene que tener: más y mejor para redondear el magnífico producto inicial.