Análisis – Persona 5 Strikers

86
Los Phantom Thieves regresan a las calles de Shibuya con mucha más acción y frenetismo.
Por José D. Villalobos 9 febrero, 2021

No cabe duda que Persona 5 ha sido uno de los éxitos más grandes de los JRPG en los últimos tiempos, convirtiéndose en un título que llevó al siguiente nivel a una longeva saga que, si bien ya tenía sus adeptos, ahora es mundialmente conocida y fácilmente reconocible por su estilo artístico y sus personajes.

Ahora, ATLUS se ha atrevido a confiarle su preciada IP a Omega Force para crear un título con tintes musou inspirado en la historia de Persona 5, formando así un spin-off que ocurre tras los eventos del juego original.

Es normal que, tras un éxito tan evidente como el de P5, se piense en una secuela o en un spin-off relacionado a la historia, pero no creo ser el único que se sorprendió al ver que los desarrolladores apostaran por un musou al estilo Dynasty Warriors o Hyrule Warriors preferentemente, ya que se trata de otra adaptación de una enorme saga a este género.

La complejidad de las mecánicas de combate y la profundidad en las relaciones y la historia hicieron al original Persona 5 en un título imprescindible hasta para quienes no sean tan allegados al género de los JRPG, por lo que trabajar con una vara tan alta como esa no debió ser sencillo para los creadores de este título.

Así pues, y con la responsabilidad de estar a la altura a cuestas, Persona 5 Strikers hace su debut en occidente tras haberse estrenado en Japón hace más de un año. ¿Logrará trasladar toda la esencia y mecánicas de Persona 5 a este nuevo género? Te lo contamos en el análisis.

De regreso a Shibuya.

La historia de este juego nos sitúa unos meses después de los eventos de Persona 5 y parece que los Ladrones Fantasma tuvieron la oportunidad de tener una vida normal, como los jóvenes que son al final, vamos.

Sin embargo, las cosas no tardan en torcerse y situaciones relacionadas a la pérdida de consciencia y ‘cambios de personalidad repentinos’ vuelven a hacer eco en la ciudad y, por supuesto, la mayoría de focos apuntan a los Ladrones Fantasma como los responsables de estos sucesos.

Las personas están siendo trasladadas al Metaverso utilizando una nueva y popular app que es una suerte de Google Assistant moderno y perfeccionado que, por su gran inteligencia y funciones, ha hecho que prácticamente todo el mundo se lo descargue y lo tenga activo en su móvil.

Convenientemente, una nueva ídolo pop llamada Alice utiliza esta app en sus campañas publicitarias y es pilar fundamental para sumar más y más seguidores, aunque ya es una sensación total en las calles japonesas. ¿Suena algo sospechoso, no?

Bajo este contexto, Joker, Morgana, Anne, Ryuji y compañía se enfrentarán a una nueva amenaza que viene a perturbar la tranquilidad de no solo Shibuya, sino de Japón entero, y será tarea de ellos y del jugador hacerse cargo para mantener todo en orden.

Más acción, menos estrategia.

La principal diferencia entre el Persona 5 original y Persona 5 Strikers es su sistema de combate. Apegado a las mecánicas del género musou, pero con ligeras modificaciones que lo hacen sentir como Persona 5, este título hace que dejes de lado ese sentido estratégico de cada batalla y adoptes el pensamiento “el que pega primero, pega dos veces” mientras machacas los botones de tu mando.

Sin embargo, esto no quiere decir que el combate carezca de toda profundidad. Al igual que en P5, Joker tendrá la capacidad de invocar a distintos Persona y aprovechar sus habilidades para derrotar a las Sombras.

De hecho, esta es una de las mecánicas que distingue a P5 Strikers de los musou tradicionales, ya que al invocar al Persona el juego se pausa y tienes todo el tiempo que quieras para seleccionar el ataque que quieres utilizar, tal y como si estuvieras jugando al título original y asemejándolo más a un action RPG que a cualquier otra cosa.

Los ataques cubren cierto terreno del campo de batalla y tendrás que utilizarlos estratégicamente porque tu barra de SP disminuye y solo podrás recargarla utilizando objetos que encuentres en el camino o que compres en la tienda, así que es mejor administrarla bien.

El sistema de debilidades se mantiene y tendrás que descubrir qué tipo de ataque es más efectivo contra los enemigos, así podrás infligirles más daño, derrotarlos con más rapidez y no gastar tantos SP para poder usarlos contra un enemigo más fuerte.

Asimismo, los estados también se mantienen. Un enemigo que haga ataques eléctricos puede paralizarte y hacer que tu personaje se mueva más lento, o un enemigo de fuego es capaz de quemarte y hacer que tu barra de salud disminuya progresivamente, así que no se trata simplemente de golpear a los enemigos, sino también pensar en cómo los vas a atacar, pero con mucha más rapidez que antes.

No obstante, el problema de los combates en P5 Strikers es que pueden hacerse repetitivos una vez ya estamos bien adentrados en la experiencia y se puede echar en falta ese sentido estratégico del P5 original que nos hacía quedarnos pensando por minutos nuestro próximo ataque para no tirar por los suelos ese combate que nos había costado tanto encaminar.

En términos de gameplay, es un juego con mecánicas limitadas que incluso a los aficionados del musou podrían tornárseles repetitivas. El cambio de la estrategia a la acción tenía este riesgo, y al final la fórmula se queda en una especie de RPG de acción con tintes musou que se le puede hacer muy musou a los amantes del JRPG y muy JRPG a los amantes del musou.

Cada personaje tiene su estilo de combate.

Otra de las cosas destacables de Persona 5 Strikers es que nos incita a utilizar a todos los Phantom Thieves para luchar, pues cada uno de ellos tiene un estilo de combate distinto al que le podemos sacar rédito dependiendo de los enemigos y la situación en la que estemos.

Lógicamente, siempre tendrás que tener a Joker en tu equipo, pero si quieres variar y no utilizar al personaje principal en la mayoría de combates podrás hacerlo sin problema, ya que el juego le da libertades al jugador en ese sentido.

De hecho, es clave entender la función de cada integrante del equipo para que el juego no se haga más difícil de lo que debería. A pesar de que no es un título especialmente difícil en dificultad normal, podría hacerse un poco complicado si no se le presta atención a los movimientos especiales y a las debilidades de los enemigos para aprovecharlas.

¿Dije movimientos especiales? Sí, los movimientos especiales como los All Out Attacks vuelven también en Persona 5 Strikers, con animaciones espectaculares que harán lucir a los Ladrones Fantasma lo más chulos y geniales posible, además de ser ataques altamente efectivos si los utilizas en los momentos correctos.

Usar las diferentes habilidades de Haru, Makoto, Ryuji, Yusuke y demás es una auténtica pasada y controlarlos en P5 Strikers incluso se siente más cercano que en el juego original, ya que podemos sentir que los encarnamos al 100% al controlar cada uno de sus pasos y movimientos.

Además, la introducción de los dos nuevos personajes, Sophia y Hasegawa Zenkichi, están muy bien logradas y nos otorgan nuevas funciones que no habíamos visto en el juego original. Por ejemplo, Sophia es quien nos venderá objetos y nos permitirá adquirir nuevas habilidades, y la tendremos allí para cuando la necesitemos, sin tener que ir a ningún sitio.

Deberás saber con detalle las virtudes de cada personaje para poder derrotar a los múltiples jefes que te presenta la aventura, ya que el ser sumamente fuertes y tener barras de salud mucho más largas que los enemigos normales, los ataques melé no harán mucho efecto en ellos.

Y por eso precisamente es que es fundamental administrar bien tus puntos SP. Las batallas contra jefes pueden hacerse eternas y muy complicadas si no aprovechas los ataques de los Persona para hacerles daño, aunque el juego es bastante orientativo en este sentido desde los primeros compases y te hará entenderlo con facilidad.

En cuanto a los jefes, cuentan con ese punto creativo de la saga Persona que hace que sea difícil que te los puedas sacar de la cabeza rápidamente por su aspecto, más allá que en temas de profundidad de combate se puedan sentir algo menos elaborados, pero es también responsabilidad del cambio de género, más que de los jefes en sí.

Eso sí, el combate final es absolutamente épico y hace que cada minuto de juego haya valido la pena, aunque no quiero contarte mucho de él para no arruinar la sorpresa.

Una historia mucho más lineal.

El argumento de Persona 5 Strikers es sólido e ira in crescendo desde el inicio hasta el final con sus momentos emocionantes que nos irán motivando a completar la aventura a medida que progresamos, pero en este punto se echan en falta muchas cosas que engrandecieron a P5 y que aquí no están.

Una de ellas es la profundidad de la relación con los confidentes. En este juego se suprime la importancia de estos vínculos y las decisiones que tomábamos al invertir nuestro tiempo en fortalecer la relación con cierto personaje, para luego aprovecharlo en batalla, es algo que se puede extrañar en Strikers.

Más allá de que los diálogos estén muy bien conseguidos y que el desarrollo de personaje esté acorde a las personalidades de cada uno, no tiene ese punto de profundidad que nos hizo empatizar tanto con cada uno de ellos y sentir como si fueran nuestros propios colegas.

Concretamente, el juego puede completarse en unas 35-40 horas dependiendo del nivel de dificultad y la rapidez con la que completes ciertos tramos. Después de esto, podrás seguir jugando al postgame y recolectar las Persona que no has podido añadir a tu catálogo, hacer algunos de los encargos de los personajes, además de desbloquear una dificultad superior.

Una ambientación espectacular.

Persona 5 Strikers tiene la variante de que nos llevará a seis ciudades distintas de Japón y cada una de ellas nos enamorará con su espectacular ambientación. Esa atmósfera urbanística está perfectamente conseguida y mientras jugamos sentiremos que estamos recorriendo las calles del país del sol naciente en vivo y directo.

Las cárceles, que son los nuevos palacios, tienen un diseño de nivel muy bien conseguido que incluye puzzles y zonas que incluso innovan en este apartado si lo comparamos con el título original, ya que se utilizan muchas más variantes verticales que nos permiten ir de una zona a otra solo con un par de saltos.

El juego nos obliga a explorar las mazmorras y nos presenta mecánicas nuevas conforme vamos llegando a cada cárcel, lo que hace que sintamos una diferencia clara entre cada una de ellas desde el aspecto jugable, más allá de que en lo visual también varíen mucho.

El apartado técnico también está muy bien logrado y el juego carece de bugs que perjudiquen la experiencia de juego o que hagan que nos atasquemos injustamente en algún sitio por un fallo.

La dirección artística es otro de los puntos altos de este juego, pues conserva todo lo que hizo un éxito a Persona 5, desde el característico estilo para los diálogos y la paleta de colores utilizada.

Volveremos a tener esos chats en el móvil con los Ladrones Fantasma y ese sentido del humor japonés, muy bien traducido al español, que hará que cada pantalla de diálogo tenga sentido y haga que la historia tenga un buen ritmo mientras nos la cuentan.

Gráficamente, es un juego que deslumbra con sus entornos y le saca el máximo provecho al estilo artístico seleccionado, haciendo que mantenga ese estilo propio de la saga con mejoras adaptadas a las nuevas posibilidades del hardware actual.

Y desde el punto de vista sonoro, el juego toma prestadas las más grandes piezas musicales de Persona 5 y nos las vuelve a presentar en esta experiencia, lo que hace que sintamos que estamos jugando a la secuela o al spin-off del juego original.

Eso sí, los nuevos temas incluidos, como el remix de Last Surprise son sencillamente maravillosos. Estas canciones tienen un toque menos estilizado en cuanto a la producción y le dan un toque más ‘movido’ que nos hace sentir como si estuviéramos viendo a la banda tocando la canción en directo.

Lógicamente, estas tienen un ritmo mucho más alto acorde a los combates de P5 Strikers y es un añadido fundamental para que todo el gameplay de alta acción y frenetismo tenga sentido. El voice acting en inglés también cumple con los estándares de calidad, con todo y que las voces fueron grabadas en casa por los actores debido a la pandemia del coronavirus.

Conclusiones.

Persona 5 Strikers es un juego que, a pesar de los cambios en jugabilidad y mecánicas, se sigue sintiendo como Persona 5 y eso es un mérito que se le debe reconocer a los desarrolladores. Cuenta con un argumento sólido, humor y una variabilidad de personajes que lo harán muy entretenido para quienes disfrutaron de la primera aventura.

Sin embargo, en ciertos momentos el combate peca de repetitivo y le quita esa chispa de novedad que hizo tan sobresaliente al título original, aunque palíe sus carencias al no dejarnos mucho tiempo para pensar en ellas mientras machacamos y derrotamos a decenas de enemigos en cada combate.

Al final, Persona 5 Strikers es un entretenido spin-off que aprovecha correctamente las virtudes de P5 y nos hace ver las cosas desde una perspectiva diferente y emocionante, con la inclusión acertada de nuevos personajes, una ambientación espectacular y un apartado sonoro envidiable, que si tuviera un poco más de profundidad en su gameplay, quizás hubiera alcanzado la vara tan alta que dejó el original.

86
Jugabilidad: 8
Gráficos: 8.5
Sonido: 9
Satisfacción: 9

Análisis

Persona 5 Strikers es un spin-off que aprovecha las virtudes de Persona 5 y nos hace ver las cosas desde una perspectiva diferente que se hará entretenida para los aficionados del juego original por su argumento y nuevos personajes, aunque repetitiva por momentos.

  • Le da una acción y alto ritmo nunca antes visto a la saga.
  • Adición de nuevos personajes con un desarrollo y personalidades sólidas.
  • Argumento sólido que transcurre fluidamente durante toda la aventura.
  • Espectacular ambientación y paisajes urbanísticos inolvidables.
  • Banda sonora que se inspira en las canciones del juego original.
  • El gameplay carece de profundidad y puede hacerse repetitivo por momentos.