Leyendas Urbanas

Conversación publicada en el foro Charla

A continuacion os dejo con unas cuantos Leyendas Urbanas que he encontrado por internet, si alguno sabe alguna mas pues que la postee, sinceramnete me parecen una chorradas....pero para contarlas en las noches de camping estan cojonudas


La Canguro y el hombre de arriba

Una joven universitaria estaba haciendo de niñera para unos niños en una casa de EEUU. Les acostó en el piso de arriba y ella se fue a ver la televisión al cuarto de abajo. Al poco tiempo empezó a recibir llamadas de un hombre que no hacía más que repetirla "voy a ir a por tí" "voy a matarte". Ella al principio se lo tomo a broma, "será algún amigo que se aburre". Pero las llamadas eran insistentes y la chica decidió llamar a la policía y así quedarse más tranquila. La policía optó por rastrear la próxima llamada que ese hombre hiciera. Y al rato la llamaron y la dijeron que saliera de alli inmediatamente sin ni siquiera ir a buscar a los niños. A la salida, estaban los policias, que la explicaron que al rastrear las llamadas se dieron cuenta de que las llamadas provenían del piso de arriba. El asesino estaba en la habitación de los niños, ya les había matado y justo cuando la chica salió de la casa, se dirigía al piso de abajo a matarla a ella.


La viejecita del coche

Cuentan que una noche una empleada de una empresa salió tarde de trabajar y fue hasta su coche, situado un par de calles más allá del lugar de trabajo, para ir a casa. Cuando llegó, se quedó sorprendida de ver sentada en el asiento de atrás de su coche a una anciana. No comprendía ni siquiera cómo había logrado entrar. Como solía ser despistada, pensó que se habría dejado las puertas abiertas. Preguntó a la anciana que qué hacía allí, a lo que respondió que estaba desorientada y que no sabía cómo volver a casa. La dijo la dirección y realmente eso estaba lejos como para ir andando. Así que la dijo que esperara un momento, que iba a llamar a su marido para decirle que llegaría tarde (en esa época todavía los móviles no eran tan frecuentes como ahora). Así que fue de nuevo a su empresa y llamó por teléfono a su marido. Éste le dijo que no se quedaba tranquilo, que no conocía a esa señora de nada y que no se fiaba. Y por más que la mujer le decía que era una pobre anciana desvalida, el marido no le hacía el menor caso. La dijo que lo mejor sería que llamara a seguridad para que ellos se hicieran cargo de la anciana y la llevaran a su casa. Después de mucho insistirla, la mujer al final optó por ir a hablar con los vigilantes de allí. Pero la dijeron que no era de su competencia porque estaba fuera del parking de la empresa, con lo cual decidieron llamar a la policía local. Había una comisaría muy cerca, y no tardaron más de diez minutos. Cuando el vigilante y la mujer iban para el coche, la policía ya estaba allí esperándola. La mujer se alarmó un poco al ver que había dos coches de policía en vez de un par de agentes nada más, puesto que no era un caso de gravedad. Pero lo comprendió todo al llegar al coche. La explicaron que hizo bien en hacer caso a su marido. La pobre ancianita desvalida era un chico de 25 años disfrazado magistralmente, que había pegado a la parte de abajo del asiento un hacha. La mujer quedó paralizada de terror al pensar en las consecuencias de lo que ella pensaba que sería un simple acto de buena fe...


Suerte que no encendiste la luz

La leyenda cuenta que una chica fue de madrugada a su cuarto en una residencia universitaria. Sólo iba a recoger ropa, ya que quería irse a dormir con su novio esa noche. Su compañera de cuarto creyó que estaba dormida a esas horas, así que al ir a encender la luz, pensó que sería mejor dejarla dormir. Así pues, metió en una mochila un par de cosas y se fue, cerrando lentamente la puerta tras de sí.
A la mañana siguiente, antes de ir a clase, la chica volvió a su habitación para coger los libros y dejar la ropa del día anterior, cuando al llegar vio todo acordonado por la policía. Se hizo hueco como pudo entre la multitud. Al llegar a su cuarto, la preguntó la policía si había visto algo raro al ir a la habitación de madrugada. Ella contestó que no, que su compañera estaba durmiendo y que ni siquiera encendió la luz para no molestarla. Fue entonces cuando los policías se hicieron a un lado y la joven pudo leer escrito con sangre en la pared de su habitación: "Suerte que no encendiste la luz...".


Verónica, ¿te atreves a repetir su nombre?

Muchas veces hemos oido una historia sobre Verónica. En algunos países se la llama Candyman, en otros Bloody Mary. Para el caso es lo mismo. En rasgos generales es tal que asi: te colocas frente a un espejo a medianoche, con unas tijeras y repites su nombre X veces (hay quien dice que son 3, otros 5, otros 9, entonces Verónica se aparece y te clava las tijeras en el corazón. PUES AQUI LA VERDADERA HISTORIA juasjuasjuasjuas

Carolina y Verónica eran dos jóvenes novicias de un convento, el cual, actualmente, es un colegio de Primaria y Secundaria.
Estas jóvenes habían sido amigas desde la infancia y juntas habían decidido convertirse en religiosas. Durante el último año de sus estudios se celebró en el convento una pequeña convivencia religiosa en la que participaron las otras congregaciones de la comarca. De una de ellas procedía un joven que había sido criado por los monjes debido a que su madre lo abandonó, este joven era bastante atractivo y Carolina se enamoró de él a pesar de sus votos. Por otro lado Verónica también se enamoró de él, pero lo mantuvo en secreto hasta que una noche Carolina fue a buscarla y la encontró en la habitación del joven acostándose con él. Carolina salió corriendo de la habitación gritando sin darle tiempo a Verónica de explicar que había renunciado a la vida religiosa y había decidido casarse con el joven. Al ver que era imposible que Carolina atendiera a razones decidió acostarse y que ya hablaría con ella por la mañana. Pero esa mañana nunca llegaría para ella.
Por la noche Carolina tomó las tijeras que usaban en los talleres de costura, las cuales estaban atadas a un lazo rojo para poderse colgar del cuello y así no perderlas. Esta se dirigió sigilosamente hacia el cuarto donde se hallaba Verónica durmiendo, se acercó a la cama, levantó las tijeras abiertas y se las clavó a Verónica en el pecho al mismo tiempo que esta gritaba su nombre. Asustada por lo que había hecho, Carolina tomó el cuerpo de Verónica y lo enterró en el huerto del convento con las tijeras todavía clavadas en el pecho.

Al año siguiente Carolina seguía estudiando en el convento y todo el mundo creía que Verónica se había fugado con aquel joven del que se había enamorado, pero la noche en la que se celebraba el aniversario de la muerte de Verónica, Carolina comenzó a escuchar un ruido de pasos en el corredor que se dirigían a su habitación, de repente la puerta se abrió y Carolina fue incapaz de abrir los ojos hasta que un escalofrío recorrió su cuerpo estremeciéndola de miedo que le hizo abrirlos y observó el cuerpo putrefacto de su amiga la cual sujetaba en las manos las tijeras con el lazo rojo. En cuestión de segundos Verónica clavó las tijeras en el corazón de su amiga dándole muerte.
Al día siguiente las hermanas de la orden hallaron sobre la cama de Carolina las tijeras con el lazo rojo y una pequeña Biblia en cuyas tapas Carolina relataba lo sucedido una noche hacía ya un año cuando por celos había matado a su mejor amiga.
Se dice que el espíritu de Verónica todavía vaga buscando venganza y que para invocarla es necesario una tabla de ouija, una Biblia abierta por la mitad y unas tijeras abiertas rodeadas por un lazo rojo, pero esto es muy peligroso de hacer, ya que si aparece Verónica y encuentra a alguien en la reunión con los mismos sentimientos de celos y odio que su amiga Carolina, le clavará las tijeras en el corazón.
Si te pones delante de un espejo de noche y a oscuras en un cuarto de baño con tres velas encendidas, e invocas a Verónica diciendo su nombre tres veces durante tres veces (una por cada vela) aparece reflejado en el espejo la fecha de tu muerte en el vaho producido por las velas.


--------------------------Actualizado----------------------------

La Chica

Era una noche fría, nosotros temblábamos, cuando de prono, a Joel (mi hermano) se le ocurrió ir a bailar, todos aceptamos.

Eran las 8:30 cuando llegamos al baile. Yo con mi novia bailamos, mientras que Joel estaba sentado mirando el techo. Entró al lugar una bella chica, mi hermano la había invitado a bailar. Bailaron 10 minutos, porque ella estaba casi muerta de frío, y mi hermano ya había entrado en calor, entonces mi hermano le dio su campera y la chica a mi hermano le dio sus documentos porque no tenía bolsillos en su ropa.

Bailamos hasta las 11:00, de pronto, mientras que mi hermano estaba comprando bebidas para los 4; hubo un apagón...Todos gritamos, luego volvió la luz, mi hermano trajo las cocas y se fue a buscar a Amelie (la nueva chica de el). Pero ella ya no estaba, y eran las 12:00.

Al día siguiente a las 15:00, fui con mi hermano a la casa de Amelie, la dirección la supimos gracias a que ella nos había dado el documento.

Llegamos a la casa, y le comentamos lo sucedido a la madre, quien dijo:
- Pero chicos esto es imposible, Amelie murió el otro sábado a las 11:00 de la noche-.
Fuimos a su tumba, y allí estaba la campera de mi hermano toda fría y la tumba escavada como si la hubiesen escavado hacia media hora.

El cementerio quedaba a 11 cuadras del lugar de los hechos, y su madre contó que su hija puede ser que este buscando a una víctima...


El Manicomio (Este mola)

En la ciudad de Caracas - Venezuela, vivía hace un tiempo un joven periodista, el cual trabajaba haciendo reportajes para un periódico, el joven llamado Carlos, de 32 años, tenía una familia muy unida, una esposa y su única hija de 7 años de edad.

Carlos estaba cansado porque su jefe siempre le mandaba a que hiciera reportajes aburridos y sin ningún tipo de acción. Un día su jefe lo llamó y le dijo que tenía que hacer un reportaje en la ciudad de Mérida sobre una agencia de turismo cultural; Carlos al darse cuenta de que era otro de los reportajes aburridos que siempre le mandaban le comentó a su jefe que existía un manicomio abandonado allá mismo en Mérida y que según la gente, actualmente se estaba utilizando para almacenar drogas para luego venderlas, así que le dijo que si podía hacer un reportaje sobre eso en vez de hacerlo sobre la agencia de turismo. El jefe se quedo pensándolo un instante y accedió a que Carlos fuera a Mérida e hiciera el reportaje del manicomio.

Esa tarde Carlos llegó a su casa, saludó a su mujer y a su hija y mientras almorzaban les comentó que tenía que ir a Mérida a hacer un reportaje, pero Carlos no les dijo que era sobre un manicomio porque sabía que no estarían de acuerdo, así que les dijo que era sobre una agencia de turismo y que volvería en menos de una semana. Esa misma tarde, Carlos empacó su maleta, agarro sus cosas y se despidió de su hija y de su mujer la cual antes de que él se fuera le regalo una grabadora muy pequeña que cabía en la palma de su mano, Carlos la guardó en su bolsillo y tomó las llaves del carro para partir hacia Mérida.

En el camino hacia la ciudad andina todo parecía normal, Carlos iba a una velocidad media muy tranquilo, se hizo de noche ya eran las 7:00 pm. y Carlos ya iba a llegar a hospedarse para a la mañana siguiente ir a investigar. Lamentablemente antes de que Carlos llegara al hotel tenía que pasar por el manicomio ya que era la única vía para llegar hasta el lugar de hospedaje, así ocurrió, mientras pasaba por el frente del manicomio su auto tuvo una falla y se apagó, el vio que no había nadie a su alrededor porque era de noche, se percató de que no venía ningún carro y se bajo de su auto a ver que sucedía, él abrió la parte de adelante del automóvil donde se encuentra el motor y las otras maquinas del auto para revisar si había alguna falla, al hacer esto de la nada apreció un autobús que se dirigía frente a él a mucha velocidad, Carlos no encontraba que hacer, así que decidió ir adentro del auto a tocar corneta, así lo hizo, entró al auto e intento tocar corneta pero el autobús no se detenía, Carlos hizo cambio de luces pero no había forma de que se detuviera, lo único que Carlos pudo ver es que el autobús al parecer se conducía solo, después de esto Carlos vio una luz blanca y despertó a la mañana siguiente tirado en la acera frente al manicomio, se levantó y decidió tocar a ver si había alguien y de una vez poder investigar algo, al tocar salio una doctora y lo invitó a pasar, el accedió y entró a conversar con ella, le preguntó si ella sabía algo sobre si en ese manicomio guardaban drogas y ella respondió que no, seguido de esto Carlos le comentó que no tenía donde pasar la noche y la doctora le dijo que podía quedarse allí ya que tenían un cuarto vacío, como no tenía otra opción aceptó.

En la noche le tocó dormir en un cuarto junto con otro señor de mayor edad, el cual le decía que se fuera que no se quedara, Carlos no entendía el porqué de esto así que no le prestó atención, al intentar dormir él escucho muchos gritos de torturas pero al final pudo descansar.

A la mañana siguiente Carlos se disponía a irse y cuando quiso hacerlo la doctora le dijo que se podía quedar más tiempo y así conversaban más. Llegó la noche y Carlos aún estaba allí, mientras todos dormían intento salir y no pudo porque la puerta estaba cerrada así que volvió a pasar la noche allí. en la mañana del otro día pudo observar a los locos corriendo y algunos subían al techo y se suicidaban y el notaba de que nadie hacía nada por detenerlos, desde ese momento se dio cuenta de que algo andaba mal.

Carlos pasó varias noches en el manicomio por la misma razón que había pasado la segunda noche (le dijeron que se quedara más tiempo y cerraron la puerta), durante ese tiempo el notó muchas cosas, notó que el viejo con quien el compartía el cuarto todas las noches se lo llevaban a tortura y lo sometían a electricidad, Carlos intentó salir pero no había forma, hasta que una noche lo buscaron a él y lo llevaron a tortura con electricidad (electromagnetos cerebrales) y desde esa vez todas las noches le hacían lo mismo, él no sabía que hacer ni como salir de ese lugar, decidió llamar a su mujer desde el teléfono del manicomio para avisarle mientras todos dormían, logro hacerlo entrando a la cocina y cuando llamó contestó su mujer y el le dijo: Mi amor! cómo estás? soy Carlos, tu esposo, estoy en Mérida pero aquí suceden cosas muy extrañas y yo quiero regresar y no puedo hacerlo necesito ayuda! Estoy en el manicomio abandonado. La mujer le contestó: Señor deje de bromear! mi esposo murió hace dos semanas. Carlos se quedo mudo por un segundo y en ese momento llegó la doctora y él tuvo que trancar. Allí fue cuando la doctora le dijo que nunca podría salir de allí, que el estaba muerto y que ese era un manicomio de torturas para los que ya habían fallecido.

Desde ese momento nadie nunca más volvió a saber mas de Carlos y nadie se atrevió a ir a ese manicomio a investigar nada. Se dice que todo el que pasa por el frente de ese lugar de noche escucha gritos de dolor y lamentos.


En Busca de mi Taxista

A una chica muy hermosa, de Guadalajara Jalisco, México, que apenas cumplía sus 18 años.... sus compañeros de la prepa le organizaron una fiesta, donde solo estarían estudiantes y amigos, sin ningún padre de los chicos, los papas de la chica quedaron de pasar por ella, justo a las 12:00 de la noche, porque era algo lejos.

Entrados en la fiesta, todos bebían y bailaban, y pasaban las horas y más bebían, la chica no llego al grado de emborracharse, pero los demás, sí estaban ya ebrios, y se acerco uno de sus amigos a bailar con ella, todo estaba bien, bailaban, reían y se divertían, pero empezó una canción romántica, y todos bailaban y besaban, la calentura empezaba a subir, la chica empezó a bailar con el amigo, pero él, quería ir más allá del baile, quería besarla, abrazarla fuerte, y ella, lo empujaba, el sin sentir por los tragos, solo obedecía a su instinto, le metió una mano a la chica por detrás, la chica indignada y llorando lo empujo, y salió del lugar eran apenas las 11:00 de la noche, ella no quería q le encontrará el amigo, ni nadie, se sentía mal, por lo que había ocurrido.

De pronto se acerca un taxi, y ella se sube, le dice el taxista adonde la llevo linda, ella le da la dirección, y continua llorando, no sé da cuenta que el chofer la ve con malos ojos, ella, reacciona de pronto, y ve, que el camino por donde van no es el adecuado, le grita la chica, ¡pare! ¡pare!, este no es el camino, el chofer no hace caso, y se sigue, y aumenta la velocidad, se encuentran ya muy lejos de la ciudad, la muchacha forcejea la puerta tratando de escapar, se abre de pronto, y sale, volando, el chofer frena el taxi y sale de él, la chica se levanta y corre, él detrás de ella, las luces del carro, encendidas y las puestas abiertas, ella tratando de llegar a la carretera para que le auxilien, de pronto cae, y él la alcanza, ella trata de luchar contra sus caricias, y besos, el la golpea fuertemente y se desmaya, el aprovecha la situación, desgarra sus ropas y la besa, y la toca con un deseo incontrolable, cuando siente el duro dolor reacciona, la chica y quiere zafarse, lo logra empujar y corre, pero el le alcanza un pie, y la jala, ella cae, y se golpea la cabeza, sobre una roca, él sin interesarle verla sangrando continua, su insaciable deseo, cuando termina, se sube a su taxi y se va, vuelve a la ciudad y sigue en su rutina, como si nada hubiera pasado.

Sus padres mientras tanto, la buscan en el salón, y preguntan a sus amigos, ¿donde está?, nadie sabe, donde está, algunos están dormidos de tanto beber, comienzan la búsqueda, y no la encuentran por ningún lado, dan parte a la policía, y a los 2 días la encuentran, en la barranca, muerta con las ropas desgarradas, y aún con el semen en sus partes, sus padres inconsolables, gritan ¡porque!,¡porque!

Pasó el tiempo y todos olvidaron el incidente.

Ahora en las calles de Guadalajara, a las 12:00 de la noche, un taxista que circula por ese rumbo de la fiesta, se le aparece una linda y joven chica, que pide la lleven a una dirección.
En cuanto llegan al lugar de su destino, sale del taxi, sin decir nada y abre la puerta de su casa y se mete y la cierra.

El taxista cansado de esperar a que salga la chica a pagarle, sale del taxi y toca a la puerta, para cobrar su parking, sus padres, salen a la puerta: que se le ofrece, le preguntan, el taxista contesta: que la chica que entró uso su taxi, la trae desde lejos, y tienen que pagarle, ellos se miran uno a otro sorprendidos, y dicen: aquí no hay ninguna chica, el chofer, la describe, y se sorprenden más por las señas que da, y contestan: ella es nuestra hija, pero la asesinaron hace tiempo.

El taxista asustado se retira, y así llegan y llegan taxistas a esta casa, con la misma historia.

ELLA VA EN BUSCA DE SU TAXISTA ASESINO.


No abras la puerta

Muchas personas piensan que esto que os voy a relatar es una simple leyenda, un cuento o incluso una falsa historia, pero yo lo único que puedo hacer es contárosla, a partir de ahí, sacad vuestras conclusiones. Hace 2 años, estaban en su casa, tan tranquilos, María, una señora de 40 años que se había divorciado recientemente, con su hijo pequeño de tan solo 8 años.

Como era de costumbre María se tenía que ir todas las noches a trabajar, debido a que era una mujer con muchas responsabilidades( tanto en su trabajo como en su casa). Pero aquel día sería muy diferente al resto de los demás; ya que, cuando se encontraban cenando vieron en las noticias que un asesino en serie, muy peligroso y agresivo había escapado del centro penitenciario de la ciudad.

Lo más grave de la noticia no era que este interno hubiese escapado, lo peor era que había sido visto pocas manzanas cercanas del hogar de la familia.

Esto provocó la incertidumbre de María que al irse al trabajo tenia que dejar a su hijo solo en casa.

Maria para prevenir desgracias cerró las ventanas, puertas, y le explicó lo
siguiente a su hijo:

- No habrás ninguna ventana ni las puertas. Aunque llevo las llaves, por si ocurre algo, yo llamaré 3 veces seguidas al timbre o simplemente me reconocerás por la voz y entonces sabrás que soy yo.

Llegado el momento, María se fue a trabajar y dejó a su hijo solo. Éste, lleno de miedo, cerró la puerta a cal y canto y se puso a ver la tele para relajar la mente.

Al cabo de rato, el chico ya estaba dormido cuando de pronto llaman a la puerta. PON...PON....el chico se despertó y aterrado se dirigió muy despacio hacia la puerta y dijo:

- ¿Eres tú mamá?.

La respuesta vino con otra serie de golpes acompañados de un susurro escalofriante que decía: JABREME DA PUETA. El niño atemorizado huyó hacia su habitación donde se pasó la noche llorando y esperando a que llegase su madre, hasta tal punto que se quedó dormido.

Al día siguiente cuando se levantó se dio cuenta de que su madre no había vuelto. Y aún con miedo se dirigió a la puerta que conducía a la salida de la casa y se encontró a su madre con las piernas cortadas( por lo que no pudo llegar al timbre), la lengua cortada( por lo que no le pudo reconocer la voz) y totalmente ensangrentada.

Desde ese día este chico tuvo que estar hospitalizado en un psiquiátrico y no pudo dormir sin sufrir constantes pesadillas........ y si os preguntáis por que sé, es por que, simplemente, soy ese niño...

saludos desde el psiquiátrico XD

--------------------------Actualizado 2----------------------------


Claudia

Cuentan por ahí que Claudia era el nombre que se le puso a esta muñeca que protagoniza la historia.
Una tarde una pequeña salió con su papá a dar un paseo por las calles centricas de su ciudad.
Caminando llegaron hasta el escaparate de una pequeña tienda de muñecas, donde se podía ver toda clase de ellas. Desde las típicas peponas a las clásicas muñecas de porcelana que parece que se van a romper con sólo mirarlas de lo frágiles que son.
En una de estas fue en la que se fijó la niña. Era preciosa, con un bonito pelo rubio lleno de tirabuzones recogidos con gran esmero en un lazo, unos ojos color cobalto y unos labios de color bermellon que eran la envidia de cualquier otra muñeca.
La chiquilla convenció a su padre para que entraran en la tienda a comprar la muñeca.
Cuando hablaron con el tendero, este se mostró un poco reacio a vender la muñeca pues según decía se la había encontrado hacía algunos años en ese perfecto estado que ni él mismo se explicaba cómo mantenía. Era su pieza favorita y en cierto modo su niña mimada,incluso le había puesto nombre: Claudia, pero no estaba en su mejor momento y la necesidad de llevarse algo a la boca era mayor que el deseo de conservar su muñeca, así que al finalñ accedió a venderla.
La niña no cabía en sí de gozo, era la muñeca más bonita que jamás había tenido. Pero la niña no era lo que se dice muy cuidadosa con su gran adquisición, la llevaba en volandas de un lado a otro sin preocuparse de si se podía romper al golpearse contra cualquier cosa.
Así pasó el día en que la niña había comprado la muñeca, sin darse cuenta de que de una forma poco perceptible la expresión afable del rostro de porcelana se iba transformando en una mueca de enfado de una forma paulatina.
Llegó la hora de acostarse, la niña se acostó mientras su madre se ocupaba de arroparla y se dió cuenta de que la muñeca se encontraba tirada en un rincón. Preguntó a la niña si no pensaba dormir con su nueva muñeca y la niña dijo que no, pues ya no le gustaba su cara, parecía enfada con ella. Su madre le dijo que era muy hermoso que una niña tuviera imaginación pero que en ese momento creía que exageraba.
Llegó la oscuridad y la niña se vió rendida por todo el trajin del día, así que se durmió.
En el silencio de la noche se ve como algo se mueve en el rincón donde estaba la muñeca, es ella que se pone en pie. Sus ojos adquieren un brillo de vida que antes no poseía, de sus manos salen grandes y afiladas uñas y en su rostro hay dibujada una macabra sonrisa donde se puede ver un reflejo de pura maldad.
Despues de mirar a su alrededor fija la mirada en la cama de su joven dueña, está muy enfada porque no la ha tratado como se merece, sino como a un vulgar juguete. Se acerca con sigilo a la cama de la niña.
Los dueños de la casa despiertan con sobresalto al oir un terrible grito pánico y dolor, salen corriendo a la habitació de su pequeña y cuando encienden la luz se encuentran con la horrible escena. Su niña está en el suelo, tumbada sobre un charco de sangre y llena de arañazos tremendos y grandes mordiscos, está agonizando.
Sus padres corren a su lado y le preguntan qué ha pasado.
-ha sido Claudia, me ha atacado porque estaba muy enfadada conmigo. Dice que no la cuido como merece y que va encargarse de encontrar una dueña mejor.
-¿Pero quien es Claudia cariño?
-Pues mi muñeca!
Los aterrados padres piensan que su hija delira en el momento de su muerte, pero cuando por casualidad giran la cabeza hacia el rincón donde debería estar la muñeca pero no la ven, ésta se encuentra sentada sobre la mecedora que hay junto a la puerta. La mujer no puede reprimir el grito que sale de su garganta al ver que la muñeca está llena de sangre, incluso tiene manchas alrededor de los labios donde pueden leerse una malvada sonrisa.
No tienen tiempo de reaccionar. Al día siguiente la asistenta que venía todas las mañanas se encuentra con la sangrienta escena.
Al cabo de los años la casa vuelve a estar ocupada. Un joven matrimonio con un bebé y una criatura preciosa de unos 5 años.
Están en plena mudanza, sacando trastos de cajas y metiendolos en sus correspodientes armarios.
La niña abre el de su cuarto para guardar sus cosas y se le ilumina el rostro al ver en él una preciosa muñeca de porcelana en perfecto estado, de ojos color cobalto, pelo rubio con tirabuzones muy bien peinados y unos labios color bermellon de los que emana una gran sonrisa.


No excaves en la Tierra

Ésta es una historia completamente verdadera.

Era noviembre. Mi amiga Clara y yo, vivíamos en el mismo pueblo, y esa tarde habíamos quedado para coger muestras de tierra para un trabajo que debíamos hacer en clase de Biología. Nos entretuvimos mucho hablando y jugando sin darnos cuenta de que empezaba a caer la noche sobre los solitarios campos de Montejícar. Dándonos prisa excavamos por diferentes lugares para coger tierra. En un inesperado instante mi amiga gritó:¡mira lo que hay aquí! y efectivamente, había algo. Era una muñeca. Era aterradora, todo hay que decirlo: pelo rojo, ojos casi desencajados, y lo más chocante era su profunda seriedad, algo extraño en muñecas para niñas. Allí se hallaba semienterrada y vestida de blanco. Pero en fin, allí se quedó. Al emprender de nuevo el camino a casa, Clara, empezó a sentirse mal. Yo la cogí de la mano y nos fuimos al pueblo hasta llegar a su casa. Fue la última vez que la vi viva. Esa misma noche,1 hora después más o menos su madre llamó muy tarde a casa llorando diciendo que Clara se estaba muriendo en la UVI del hospital. Yo me enteré de la horrible desgracia al día siguiente. Efectivamente, Clara, había muerto esa noche, sin ni el más mínimo previo aviso de falta de salud en sus días anteriores.\'Una niña de 9 años muere en Montejícar sin causa aparente\' decía la prensa un día después del suceso. El pueblo entero acudió a darle el último adiós.

4 ó 5 años después de dicho acontecimiento leí algo que me heló la sangre. Fue escalofriante y de hecho me tuvo 8 meses bajo tratamiento psicológico. Leí que la persona que tenga una enfermedad en fase terminal y no tenga cura, enterrará una muñeca vestida de blanco, y en el momento que otra persona encuentre dicha muñeca, pasará a ésta el mal y padecerá la enfermedad a partir de dónde se quedó la persona que entierra la muñeca, la cuál, quedará sana y totalmente curada. Entonces, pienso yo: si en vez de ir a coger la tierra esa noche, hubiésemos ido al día siguiente, ya no hubiera tenido efecto, y Clara no hubiera muerto, porque la persona enferma que la enterró, habría muerto en el mismo momento que Clara.

Ya han pasado 10 años desde aquello.


Langostino en el Chumino (este es buenisimo)

Noticia verídica publicada en un periódico de Maine:

Una mañana alrededor de las 5 AM, Susan DeLucci de 22 años despertó en su casa de Kittery, Maine, con una dolorosa necesidad de orinar. Al principio pensó que tenia diarrea, excepto que se trataba del orificio corporal equivocado. Se aproximo tambaleándose al baño y de su vagina salió el ruido mas horrible y nauseabundo jamás oído.

Envuelta en un dolor paralizante, miss DeLucci continuo durante unos minutos, empujando y expulsando a chorros de su vagina una marea ardiente de inclasificable inmundicia. Mientras se asía con fuerza a los lados del baño, gritaba con desesperación lo que alertó a los vecinos que llamaron a la policía. Cuando la policía y los médicos llegaron encontraron a la mujer inconsciente, tumbada en el suelo del baño, sin nada encima excepto su bata de baño.

Chorreando desde su entrepierna se podía ver una corriente de jarabe verde amarronado. El médico decidió cambiarla a un lugar mas ancho, así que cogió su pierna izquierda, cruzada sobre la otra pierna para enderezarla hacia fuera, ya que ella se encontraba tumbada retorcidamente.

Cuando el levantó su pierna izquierda, pretendiendo enderezar su cuerpo, expuso su vagina y en ese momento una criatura, no mas grande de la extremidad de un dedo salió de sus órganos genitales y aterrizó en el suelo estallando en un húmedo sonido. Impresionado el médico miro fijamente la criatura que reposaba ahora en los azulejos del cuarto de baño, recubierta por una capa mucosa. Era un camarón minúsculo del fango que se retorcía con saltos a un lado y a otro casi jadeando por agua. El médico horrorizado volvió su cara al baño mientras sentía como las nauseas le envolvían.

Cuando puso su cara sobre el baño, la siguiente visión fue tan horrorosa que hasta el día de hoy no puede mirar un baño sin convulsionar .La totalidad de la taza hervía con crías de camarón del fango marrones que se movían saltando y salpicando con ritmo furioso.

La muerte de Susan DeLucci fue el resultado de una combinación de impresión y traumatismo craneal. Cuando termino, se levanto de la taza llena de dolor y vio lo que había hecho. La impresión fue tal que se desmayó y se cayó, rompiéndose la cabeza contra el baño y luego contra el suelo.

Dos noches antes del suceso había comprado en la pescadería una langosta viva. Mientras descansaba en una tina, insertó suavemente la cola de la criatura en su vagina para darse placer. En ese momento sostuvo un mechero en la cara de la langosta lo que le llevaba a mover su cola en violentos y espasmódicos movimientos. Los médicos encontraron una cinta XXX de contenido lésbico en la videocasetera y la TV justo delante de la tina.

La langosta fue encontrada en la basura de la cocina envuelta en una bolsa de papel. Se encontraron restos de ADN de DeLucci en la langosta junto con pelos pubicos entre las juntas de la cola de la langosta. El intestino y colon de la langosta estaban llenos de huevos de camarón del fango.

Los especialistas creen que la langosta los había comido previamente por lo que se supone que la langosta excretó los huevos en la vagina de miss DeLucci cuando esta lo torturaba. Estos huevos son comunes en el agua de las pescaderías en los mercados y son generalmente inofensivos ya que mueren al cocerse.

El camarón del fango de Maine solo tiene dos días de gestación y DeLucci estaba solamente a cuatro días de su período. En ese punto de su ciclo menstrual, su matriz tenia el equilibrio perfecto de pH para incubar al camarón de fango, versión mas grande de los populares "Sea Monkeys", tan vendidos en los EEUU. Durante la noche los huevos comenzaron su ciclo y el camarón del fango empezó a doblar su tamaño cada 10 minutos!!!Pueden imaginarse el intenso dolor interno que sufrió al despertar esa mañana y dar a luz a 1000 crías del camarón del fango???

La Rumorosa

Dicen que en una ranchería cercana a la ciudad de Tijuana vivía una enfermera llamada Eva. Era muy conocida y respetada porque ayudaba a los enfermos y a los accidentados; sin importar la hora iba adonde se lo pidieran. Cierto día, llegó a su casa una señora que le rogó muy angustiada:

—Señorita Eva, mi esposo está enfermo, necesita que lo atiendan; por favor, venga a verlo.
—¿Qué es lo que tiene? —preguntó la enfermera.
—Ha tenido mucho dolor de estómago, toda la noche se estuvo quejando —respondió la mujer.
—¿Por dónde vives?
—Cerca de La Rumorosa —contestó.
—Está lejos —dijo la enfermera—. Primero voy a ver a una vecina que también está enferma, pero dime cómo llegar y en cuanto me desocupe, iré para allá.
La señora le dio las señas del lugar y se fue. Mientras tanto, la enfermera tomó su maletín y se dirigió a la casa de su vecina. Terminada su visita, salió rumbo a La Rumorosa caminando bajo el calor intenso del mediodía, pero en su prisa por llegar adonde la esperaban, equivocó el camino.

—No veo ninguna casa —pensó preocupada— estoy segura de que me dijo que era por aquí.
Ya habían pasado varias horas desde que saliera de su casa y pronto oscurecería. Tenía hambre y sed porque el agua que llevaba se había terminado; aún así trató de no desesperarse. Levantó la vista y no miró otra cosa que piedras formando los enormes cerros de La Rumorosa... una sensación de temor la invadió porque sabía historias de ese lugar en las que se hablaba de aparecidos, brujas y quién sabe cuántas cosas más.

Decidió volver a caminar y guardando su miedo se metió entre aquellos cerros; con la noche las enormes piedras que se encontraban por todos lados se transformaban en horrendas personas y animales que gritaban su nombre: ¡Eva, Eva...!

La mujer echó a correr desesperada entre las rocas hasta que sus pies resbalaron y no supo más de sí.

Con los días, los vecinos fueron a buscar a Eva a su casa, pero no la encontraron. No volvieron a saber de ella hasta que en las curvas de La Rumorosa vieron a una mujer vestida de blanco que pedía raite... el camino era tan difícil que nadie podía detenerse, pero aun así, cuando menos se lo esperaban, ¡aparecía sentada a un lado del que iba manejando! ¡El susto que se llevaban! La mujer se quedaba muda y siempre desaparecía frente al panteón. Se dice que todos estaban tan espantados que ya no querían pasar por aquellos lugares, pues corría el rumor de que era la enfermera muerta.

Otros cuentan que en la Cruz Roja de Tecate, muchos pacientes han sido atendidos por una misteriosa mujer que era muy cuidadosa en las curaciones y desaparecía siempre que llegaba la enfermera de turno; a pesar del susto que les dio ver cómo se desvanecía, la mayoría coincide en que siempre los favoreció.

Mucha gente ha acudido con el padre para que ayude a la enfermera en pena, pero, como nadie sabe dónde murió, no han podido hacer nada; así, la muerta seguirá vagando por los caminos de La Rumorosa durante muchos años más.

SALUD
hola tio muy buenas las historias,
pero eso de veronica ya yo lo he leido en un libro y dicen que tienes que estar en una habitacon, frente de un espejo, una tijeras y decir 7 veces el nombre de veronica, y no aparece solo se oye un ruido y las tijeras vuelan si verdad

saludos


PD: las otras historias sonbuenas tio
yo me se uno.

HOME

Un dia, una compañía llamada sony anunció un nuevo producto, basado en el online,en el que podias crearte a ti,hacerte una casa y hacer de todo con amigos de todo el mundo. primero dijeron que saldria a finales del 2007, luego a principios de 2008, luego dijeron primavera de 2008,mas tarde dijeron que su lanzamiento seria justo despues de que terminase el verano de 2008 y como última fecha tenemos finales de 2008. dicen que si te compras la PS3 sin ningun juego, o si quemas tus anteriores juegos y te pones a esperar y tener como primer juego el HOME, te mueres de desesperación. jajaja.
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn