Reflexión social (Abstenerse mentes cerradas)

Conversación publicada en el foro Charla

Buenas queridos foreros/as de laps4.com!

Como bien dice el título, en este hilo voy a hacer una reflexión sobre ciertos aspectos de la sociedad actual que me provocan ganas de salir a la calle y liarme a sartenazos con cuantos osen oponerse a mi. Pero no os asusteis, hasta ahora he conseguido reprimir este instinto que caracteriza a los de mi especie con bastante éxito. Por lo tanto, y como podeis imaginar, es una texto subjetivo y no me responsabilizo de las opiniones contrarias que este mismo pueda generar en los que lo lean. Asi pues, si eres cerrado de mente y no aceptas ideas descabelladas y ridiculas, NO SIGAS LEYENDO. (Que luego no digan que no he avisado)

Vamos a empezar con este primer relato de mis más profundos pensamientos antisociales y anticostumbristas (realmente este es un texto que hice para el instituo, y ahora lo reescribo aqui porque al menos tuvo bastanta aceptación e incluso lo publicarón en la revista, y ahora lo comparto con vosotros) hablando de la Navidad, la época en la cual más veces me aborda esa sensación de rabia, esas ganas de pellizcar fieramente, tan fieramente que la piel del sujeto quede amoratada durante dias, a todo aquel que me lleve la contraria. No penseis que soy uno de esos que piensa que la Navidad es una gilipollez. No. Si cierto és que no estoy de acuerdo con lo que la gente llama "espiritu navideño" (traducción autocompasiva de lo que realmente deberiamos llamar "espiritu consumista"), si que respeto las tradiciones navideñas de las cenas familiares, las fiestas descontroladas con los amigos y los actos sexuales con absolutas desconocidas/os (no me meto en gustos sexuales) cuando estás tan bebido que al dia siguiente te despertarás, mirarás a la persona en cuestión, que dormirá tranquilamente, y pensarás "¿quien coño es este/a? ¿como he llegado hasta aqui?". Pues bien, lo que realmente quiero cuestionar de la Navidad, es esa tendencia que tiene todo el mundo a acentuar lo especial de esas fechas. Me refiero a los suculentos manjares que preparan los anfitriones de las reuniones para el deleite de sus comensales, a las prendas de ropa seleccionadas especialmente para la ocasión, perfectamente lavadas, planchadas y perfumadas, al maquillaje exageradamente pronunciado en las mujeres (puede que algunos hombres también, en esta época no lo descarto), a los manteles que solo se sacan del cajon para esa comida, con sus servilletas perfectamente dobladas encima, con una tarjetita con el nombre de cada invitado para que todo de mejor efecto óptico, y un largo etc... a continuación, reproduciré una situación de estas tan comunes en Navidad.

Són las 6 de la tarde, tu estás en tu habitación disfrutando de un buen momento con tu PS3, llega tu madre / padre y te dice "Ves preparandote que nos tenemos que ir a cenar a casa de tus tios/abuelos/primos..." Mirás el reloj, incredulo. "Pero si hasta las 9 no tenemos que estar alli" contestarás. Entonces el ámbiente se empieza a enrarecer. Para no tener problemas, te cambias de ropa y te pones lo mas elegante que puedes, de todos modos, luego vendrá tu madre arreglandote todo lo que ella opine que no es correcto. Vuelves a la partida que tanto te costó dejar pausada, mientras tanto tu perro se tumba tranquilamente a obeservarte. Mientras tu juegas, ves a tus padres, madres, hermanos completamente histericos mientras se arreglan. Se preguntan unos a otros que tal van miestras tu miras y piensas "¿Porqué no habré nacido perro?". A medida que pasa el tiempo, los nervios crecen, y tu madre, completamente fuera de si, viendo tu impasividad ante una situación tan desesperada empieza a gritar sin motivo alguno. Después de soportar las quejas de hermanos y hermanas y los gritos de padres y madres subes al coche con la esperanza de que al llegar al destino todo se habrá calmado. En el trayecto no se habla demasiado, se nota la tensión de una noche especial en el ámbiente, como cuando eres niño y falta un dia para tu cumpleaños. Llegas a casa de unos parientes a los que ves poco durante el año, por lo tanto, confianza no hay demasiada, pero cuándo abren la puerta, te reciben como si tubieran unas ganas locas de verte, ataviados con sus mejores galas y apestando a perfume del caro. Por cumplir, les devuelves el caluroso saludo y respondes con halagos que probablemente no te creas ni tu. Te hacen pasar probablemente al comedor, donde sin duda tendrán preparada una puesta en escena de lo más impresionante. Una manteleria preciosa que será algun regalo de boda o algo por el estílo, perfectamente estirada encima de la mesa, sin una sola arruga. Encima de la manteleria tendrán colocados perfectamente todos los platos, con sus respectivos tenedores, cuchillos y copas colocados también como si de un resturante de lujo se tratase, y probablemente, esos platos, cubiertos y copas tan bonitos no volverán a salir del armario donde están guardados hasta la siguiente Navidad. Puede que incluso el anfitrión se tome la molestia de adornar la mesa con algún centro. Por supuesto, no faltarán algunos adornos indispensables, figuritas, tal vez muérdago colgado encima de una puerta... te servirán el aperitivo mientras charlareis tranquilamente de vuestra de vida. "Tenia ganas de verte desde hace tiempo" te dirán, y tu pensarás "Vivimos a 5 quilometros de distancia, si quisieras verme lo hubieras hecho", pero no lo dirás y volverás a contestar sólo para quedar bien. Empieza la comida. Cada uno se sentará allí donde su rótulo con caligrafia perfectamente cuidada le indique. Llega la comida. El primer plato una deliciosa sopa de marisco, marisco que probablemente el anfitrión sólo compre una vez al año porqué es demasiado caro. Para rematar la faena, el segundo plato será algo así como bístec de ternera con salsa de avellana, e irá perfectamente decorado con sus cosas verdes, como si estubieses en un programa de Arguiñano. El postre será otra sorprendete idea para fascinar al invitado, un pastel que habrá tardado una o dos horas en hacer o un helado delicioso. Para acabar de redondear la velada, brindareis con cava del bueno y se servirán después bebidas de toda clase mientras habiendo perdido ya toda vergüenza se habla de cualquier tema. Finaliza la reunión a altas horas de la madrugada, os deseais unas felices fiestas y deciis que esperais veros pronto, aunque por dentro esperas que no sea así.

Una vez terminada la parte práctica, viene la parte de reflexión que todos debemos hacer. Toda la parafernalia que se monta en cenas y comidas para como ya he dicho antes, acentuar lo bonito de las fiestas, ¿és necesaria? En parte, comprendo que sea necesario dar la sensación de que estás a gusto durante la velada aunque la compañia no sea lo que desearias, eso es cosa de modales, pero la imagen especialmente cuidada, las palabras amables en exceso, la comida de reyes, la escenografia perfecta como si de una pelicula de Hollywood se tratase ¿és necesario todo eso? En mi opinión, no. No son más que tonterias perfectamente dispuestas para que los demás piensen bien de nosotros. ¿Realmente no estariamos más cómodos vestidos cada uno como le diese la gana en vez de todos de etiqueta? ¿No disfrutariamos más de unas buenas patatas fritas de las de toda la vida con frankfurt que de un plato elaborado solo diseñado para buenos paladares? ¿No estariamos mejor sin tanta falsedad de por medio? Muchas veces le he planteado esto a mi madre, pero la conclusión siempre és la misma para ella "Que soso eres hijo". ¿Porqué durante la Navidad nos tenemos que comportar y actuar de forma distinta? Por costumbre. Llega la Navidad, y automaticamente sabemos que parasalir a la calle o a cenar fuera, e incluso cuando tiene invitados, te tienes que vestir con tus mejores atuendos, porqué si no pensarán que eres un soso y no tienes espiritu navideño. Pues bien, llegamos al fondo del asunto, y en el cual voy a realizara una pregunta y cada uno que piense para si su propia respuesta, a mi me costó, pero ya he encontrado la mia.

¿No seriamos más felices si dejasemos de fijarnos en lo que piensan los demás y dejasemos de intentar dar buena imagen?

Saludos foreros!

PD: Perdon por el tocho, el texto del instituto no era tan largo, pero hoy estaba inspirao XD
A ver, la situación que explico está llevada al máximo. Las mias por suerte no són asi tampoco, pero aunque no llegan al punto que describo arriba, si que se pueden apreciar los detalles de la ropa, la comida, etc... a eso es a lo que me refiero, tal vez no lo he dejado claro que esa situcación es ficticia y exageradaXD
Tienes razon amigo, somos los niños grandes que seguimos estando en esas fiestas en las que uno se siente obligado, yo nose ustedes pero en esas fechas se siente una tension especial en la que te das cuenta de que porque la gente es tan falsa.
Nosotros somos de la nueva era, no hagamos lo mismo que nuestros a nosotros los hijos, que ya han perdido la esencia de lo que es navidad.
saludos
A mi me ha gustado

Parece el argumento de una pelicula de miedo

XDXDXD

Mis navidades molan, vienen familiares a mi casa, mi hermano, mi cuñada, cenamos guai, yo con mi pijama de los simpson, nada de etiqueta (bueno si, la de los simpson) mi cuñada engalanada y muy guapa, y mi hermano tambien bien vestido, el resto normal y corriente, para algo estamos en nuestra casa XDXDXD

Cenar, luego ver la tele un poco todos juntos charlando y bebiendo, y luego para la cama. Facil, sencillo, sin compromisos, sin agobios, sin falsedad, simplemente somos felices y disfrutamos.

Saludos
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn