Análisis – Star Wars Jedi: Fallen Order

89
La Guerra de las Galaxias ha vuelto a nuestras consolas con la pretensión de crear al fin una experiencia a la altura de su nombre.
Por Sergio Alarcón 27 noviembre, 2019

Tras los polémicos lanzamientos de la franquicia Star Wars por parte de Electronic Arts durante los últimos años (recordemos que el primer Battlefront no tuvo Modo Campaña y su segunda parte “abusó” de las cajas de loot), Respawn Entertainment ha decidido dar un golpe sobre la mesa y llevar a esta gran saga al lugar al que se merece.

Para ello, el estudio ha apostado por ofrecer una experiencia para un solo jugador, basando su enfoque en la jugabilidad y en la narrativa, lejos de lo visto en las entregas más recientes de la saga.

¿Ha conseguido este proyecto convertirse en la experiencia Jedi que nos merecemos? Dentro análisis.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Escondido en la sombra de la derrota

Star Wars Jedi: Fallen Order nos pone en la piel de Cal Kestis, un joven padawan que consiguió escapar de la Orden 66 ejecutada por Palpatine con la que se purgó al mundo de la Orden Jedi, estando así ambientado entre la tercera y la cuarta película de la franquicia.

Escondido en un remoto planeta, Cal se gana la vida de chatarrero, desmontando destructores imperiales en desuso. Esta premisa sirve como excusa a modo de tutorial para mostrarnos de lo que Cal es capaz, dejándonos trastear con su habilidad con el Parkour, su agilidad y su dinamismo a la hora de recorrer los escenarios.

Llegado el momento, el joven Cal debe usar la Fuerza para salvar a un amigo de la muerte, cosa que cambiará su vida para siempre.

Star Wars Jedi: Fallen Order
El tutorial ya marca la premisa de todo el juego: dsto es puro Star Wars.

Por este motivo es perseguido por La Segunda Hermana, una misteriosa Sith encargada de aniquilar a los Jedi supervivientes, pero una extraña pareja consigue salvarle la vida en el último instante para mostrarle a continuación una misión que debe realizar.

Bajo esta premisa (no quiero ahondar más por no entrar en posibles spoilers) comenzaremos una aventura en la que tendremos a nuestra disposición varios planetas que visitar, cada uno con su flora y fauna autóctonas y diversos objetivos que cumplir, siempre acompañados del genial droide BD-1.

Explorando los planetas conocemos a diversos personajes que nos ayudarán en nuestra misión a cambio de que les echemos una mano en su resistencia contra El Imperio, dejando momentos similares a lo visto en las películas, lo que de seguro fascinará a los fans de las mismas.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Ayudar a los Rebeldes será una de nuestras premisas.

Star Wars Jedi: Fallen Order presenta así una estructura similar a la de un metroidvania, ya que en un principio ciertas partes de los planetas estarán bloqueadas debido a nuestra “inexperiencia” con las aptitudes de la Fuerza, y sólo cuando consigamos aprender ciertas habilidades podremos regresar para explorar su mapeado al 100%, de manera que, aunque la historia principal te invita a seguirla de manera lineal, la exploración siempre es premiada, tanto por los numerosos secretos que esconde cada planeta como por la cantidad de “lore” galáctico que refuerza aún más el ya de por sí ingente universo.

En general, la narrativa del juego no tiene una gran profundidad, sirviendo principalmente como pretexto para movernos entre los distintos planetas, pero ofrece una historia a la altura de la saga que contentará a los fans de la misma, con “tópicos” tales como los archienemigos de libro, el personaje cómico por excelencia o giros de guión algo predecibles.

La pequeña tripulación de la Mantis nos sacará más de una carcajada.

El propio Cal Kestis no goza de una gran profundidad ni carisma, pero su evolución tanto a nivel psicológico como en el camino de la Fuerza nos deja una historia que nos mantendrá enganchados al mando durante toda la aventura, la cual no dura más de 15-20 horas si no se os atasca ninguna zona en concreto.

Que la Fuerza te acompañe

Cal es un padawan, es decir, un aprendiz de Jedi, lo que significa que pese a no ser un novato, no está a la altura de los Maestros Jedi, por lo que deberá mejorar tanto su habilidad con el sable láser como sus aptitudes con La Fuerza si quiere sobrevivir a la purga.

Para ello el juego pone a nuestra disposición un sistema de progresión basado en el canjeo de Puntos de Habilidad, los cuales adquiriremos al acabar con enemigos o aprender de nuestro entorno, para adquirir distintas habilidades pasivas y activas, de manera similar a lo que pudimos ver en Sekiro: Shadows Die Twice.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Nuestra pericia con el sable láser unida a las funcionalidades de BD-1 ofrecen un sinfín de posibilidades durante los combate.

Star Wars Jedi: Fallen Order bebe directamente de la obra de Hidetaka Miyazaki en este y en muchos sentidos, ya que si caemos derrotados, perderemos la experiencia acumulada, y tan solo la recuperaremos si dañamos al enemigo que nos abatió.

Además, disponemos del clásico sistema de hogueras, en forma de puntos de meditación, en los que podemos descansar y reponer nuestras curaciones (resucitando a los enemigos abatidos), y donde apareceremos si morimos.

Como buen Jedi, Cal domina el arte de la lucha de sables láser, nuestra arma principal y con la que nos defenderemos en todo momento. El sistema de combate también recuerda a la última obra de From Software, ya que pivota principalmente entorno a las barras de resistencia y el parry como dogma principal, de manera que dominar esta mecánica para bloquear los ataques enemigos, devolver los disparos de bláster y desmembrar a las criaturas salvajes es esencial para poder sobrevivir.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Conforme adquiramos nuevos movimientos con el sable y mejoras como el sable dual, la lista de combos se amplía, de manera que cada combate se convierte en un verdadero espectáculo visual, dejando duelos realmente memorables que nos hacen sentirnos verdaderos Jedi.

La otra mecánica principal en el combate es el uso de la Fuerza, que se irá ampliando conforme adquiramos nuevos conocimientos de la misma. Así pues, podemos empujar, estirar o congelar a nuestros enemigos, creando oportunidades de flanqueo, reposicionamiento o puntos débiles que hacen los combates muy versátiles y variados.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Los flashbacks de nuestro entrenamiento padawan nos servirán para aprender nuevas habilidades con La Fuerza.

La dificultad del juego es ajustable en varios niveles, estando muy bien equilibrada en todos ellos, por lo que si lo que buscáis es un verdadero reto, disfrutaréis con la máxima dificultad sin miedo a que ésta esté demasiado “desfasada”, siendo además lo más recomendable, ya que esa exigencia de habilidad y control de los tiempos es lo que de verdad nos hace ponernos en la piel del padawan.

La exploración bebe directamente de títulos como Uncharted o Titanfall, ofreciéndonos a un Cal ágil y habilidoso capaz de escalar, saltar, rodar y deslizarse con soltura por el escenario, complementándose con BD-1, ya que el pequeño droide será capaz de piratear terminales, engancharnos a tirolinas o escanear nuestro alrededor para ofrecernos más información acerca de las civilizaciones o enemigos con los que nos cruzamos.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Correr por las paredes, balancearnos por lianas… Recorrer los planetas es una auténtica delicia.

Si juntamos esto con la excelente disposición de los mapeados, llenos de atajos, zonas secretas, bosses ocultos y todo tipo de secretos, tenemos entre manos una experiencia muy gratificante, que invita a explorar cada rincón de los planetas que visitamos, lo que a su vez es premiado con cofresecos de Fuerza (con los que ahondamos más en las experiencias vividas allí en el pasado) o mejoras para nuestra barra de salud y de Fuerza.

Estos cofres contienen diferentes aspectos tanto para Cal como para BD-1 o La Mantis (la nave que nos sirve como centro de mando), o bien como distintas modificaciones de nuestro sable láser, por lo que la personalización, aunque algo escueta, es lo suficientemente variada como para ofrecer algo original.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Lamentablemente esta grata experiencia se ve algo lastrada por diversos bugs y fallos técnicos que sufre el título, en forma de saltos al vacío inexplicables, popeo de diversas estructuras o grandes pantallas de carga al morir e incluso al cambiar entre zonas sin previo aviso, rompiendo con la agilidad del gameplay de forma brusca.

Otra de las influencias directas de la saga Uncharted ha sido la introducción de puzzles dentro de zonas concretas de los planetas, que aunque no presentan ningún tipo de dificultad, ofrecen algo distinto dentro del gameplay general.

Con todo esto, podemos afirmar que Star Wars Jedi: Fallen Order reúne varios de los conceptos y mecánicas más importantes de otros títulos y lo mezcla con la esencia de Star Wars y su universo, dejando un coctel llamado a convertirse en uno de los mejores juegos de la saga hasta la fecha.

Star Wars Jedi: Fallen Order

La belleza de la Galaxia

Si por algo es famoso el universo de Star Wars es por su gran cantidad de planetas y ecosistemas que hemos podido observar en cada una de las obras basadas en la franquicia, y Star Wars Jedi: Fallen Order no decepciona en este sentido.

Los planetas están genialmente recreados, cada uno con una flora, y entornos distintivos (mención especial a Kashyyyk, el planeta wookie), que ofrecen panorámicas inolvidables utilizando toda la magia del universo.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Como ya hemos comentado, la disposición de los escenarios está realizada de forma magistral, de manera que lo que podemos observar a simple vista no es nada en comparación con la cantidad de secretos que esconden, por lo que volver a explorarlos una vez hayamos adquirido nuevas habilidades se vuelve ameno y gratificante.

La variedad de los enemigos es algo escasa, reciclando algunos de los rivales más básicos, como los soldados imperiales o fauna como las ratas, quedando la verdadera originalidad para los Soldados de la Purga y los distintos bosses del juego, algunos de ellos realmente descomunales, que ofrecen combates largos y exigentes.

Star Wars Jedi: Fallen Order

Las animaciones en general se quedan en un término medio, ya que los combates están gratamente animados, con una fluidez y un dinamismo que transmiten a la perfección la sensación de ser un Jedi, pero a la hora de la exploración o de los diálogos con otros personajes podemos observar una cierta falta de pulido.

Lo mismo ocurre con los ya mencionados fallos gráficos que se suceden al pasar de una zona a otra o en diversos puntos del escenario, que demuestran una falta de “pulido y barnizado” final que lastran ligeramente la experiencia.

En ciertas zonas la estabilidad de los frames decae ligeramente, mientras que en otras la resolución prima por encima de la calidad, pero en general no sufriremos de grandes tirones ni de bajones excesivos que lleguen a molestar en exceso.

Star Wars Jedi: Fallen Order
Escanear a las distintas criaturas nos permitirá conocer sus puntos débiles.

El verdadero punto fuerte de Star Wars Jedi: Fallen Order es su excelente apartado sonoro, recreando a la perfección los sonidos que todos tenemos en mente a la hora de pensar en un duelo de sables láser o disparos de blasters, así como las naves espaciales y sus sonidos surcando los cielos y el espacio.

En definitiva, este título cumple con creces las expectativas puestas en él, pero demuestra una falta de ambición que por un lado asienta una base fiable para el futuro de la saga, pero por otro deja con la sensación de que se podría haber ido un paso más allá.

 

89
Jugabilidad: 9
Gráficos: 8.5
Sonido: 9.2
Satisfacción: 9

Análisis

Star Wars Jedi: Fallen Order es el juego que todo fan de la saga estaba esperando, ofreciendo una historia original mezclada con una jugabilidad divertida y exigente, creando así una gran aventura para un solo jugador que crea la base para el devenir de Star Wars.

  • El universo Star Wars está recreado a la perfección.
  • La jugabilidad y el apartado sonoro nos hacen sentirnos verdaderos Jedi.
  • La disposición de los escenarios está magistralmente medida.
  • Los fallos técnicos lastran ligeramente la experiencia.
  • Se echa de menos algo más de variedad de personalización y enemigos.