Análisis – Monster Hunter World: Iceborne

92
Analizamos la nueva y gigantesca expansión del que se ha convertido en el mejor título de la saga hasta la fecha.
Por Sergio Alarcón 5 septiembre, 2019

Monster Hunter World supuso un verdadero golpe sobre la mesa de la mano de Capcom, demostrando que sigue sabiendo sacar títulos a la altura de su leyenda, a la vez que llevó a una de las sagas más icónicas de los videojuegos a un nuevo exponente en la nueva generación de consolas y PC.

Tras dar guerra durante todo este tiempo, llega Iceborne, la gran expansión del título que presenta muchas novedades, tanto a nivel de nuevos ecosistemas y monstruos que explorar y cazar como a nivel de mecánicas jugables.

Un nuevo pedacito de mundo salvaje

Lo primero que hay que recalcar es que el contenido de Iceborn está orientado a los jugadores más veteranos y curtidos de la saga, de manera que todo lo relacionado con el mismo está disponible tras alcanzar el rango 16 de cazador/a y haber terminado la campaña principal.

Por ello, sus misiones están consideradas de Rango Maestro (Rango G en otros títulos de la saga Monster Hunter), es decir, con una dificultad elevada, de manera que debemos prepararnos muy bien antes de afrontar estos grandes retos.

Monster Hunter World Iceborne

Esta nueva historia comienza con la llegada de Velkhanauno de los dragones ancianos, cuya presencia parece estar cambiando y poniendo en peligro el ecosistema del Nuevo Mundo.

Tras esto, llegamos a un nuevo campamento llamado Seliana, situado en esta nueva región helada, desde el cual podemos acceder a las misiones relacionadas con el nuevo contenido.

Por supuesto, esto significa que disponemos de un nuevo y más que extenso mapeado helado, llamado Arroyo de Escarcha, sobre el que pivotarán la mayoría de las misiones principales de la expansión.

Monster Hunter World Iceborne

Nuevas maneras de cazar

Además de un nuevo continente, Iceborne ha traído nuevas maneras de cazar a nuestras presas, otorgando una importancia más que relevante a la “novata” de la saga, la eslinga.

Por ello, se ha introducido la posibilidad de usarla sin necesidad de tener que envainar nuestra arma con anterioridad, de manera que su uso es mucho más cómodo y dinámico que en el juego base.

La gran novedad en este sentido es la garra retráctil, una especie de gancho con la que podremos aferrarnos a los monstruos para subirnos a ellos.

Monster Hunter World Iceborne

Una vez aferrados, tendremos distintas posibilidades, como ejecutar un golpe especial que obliga al monstruo a soltar munición especial de eslinga para utilizarla luego a nuestro favor, golpear con la garra una parte determinada para rasgar la piel y hacerla más vulnerable a nuestros ataques o incluso ejecutar un disparo cargado con toda nuestra munición para obligar al monstruo a golpearse con el entorno y así derribarlo para coserlo a golpes a continuación.

Gracias a esto, las posibilidades que nos ofrece tanto nuestra nueva herramienta como el entorno que nos rodea nos permiten crear nuevas estrategias de cara a enfrentarnos a los enemigos más duros.

¿Dónde están mis presas?

Aunque hablemos de nuevos ecosistemas o distintas maneras de jugar, nuestro objetivo sigue siendo el mismo, cazar monstruos y criaturas salvajes, de manera que Iceborne no decepciona en cuanto a este contenido se refiere.

Gracias a esta gran expansión, podremos cazar unos 20 monstruos nuevos. Algunos de ellos son subespecies de monstruos ya vistos en el juego, de manera que tendrán nuevas fortalezas y debilidades y nuevos ataques y movimientos, de manera que los combates contra ellos serán completamente distintos a los que recordamos del juego base.

Monster Hunter World Iceborne

Y por supuesto, se han añadido monstruos nuevos, algunos reciclados de otros títulos de la saga, como Zinogre, Tigrex o Nargacuga, mientras que otros serán completamente nuevos, como el Banbaro.

Todos ellos nos obligarán a dar lo mejor de nosotros y a pensarnos una buena estrategia antes de intentar abatirlos, lo que hará las delicias de los verdaderos fans de la saga, ya que cada combate se vuelve único.

Como ya hemos comentado, ha aumentado el nivel de dificultad del juego con esta expansión, y si a esto le sumamos nuevas criaturas, el resultado es que con Iceborne también recibiremos cambios en el equipamiento y las armas que portaremos para ayudarnos a superar este nuevo reto.

Monster Hunter World Iceborne

Por ello, llegados a este punto tendremos acceso a piezas de rango 9 en adelante, sobre las que engarzar accesorios de nivel 4, con los que, o bien mejorar habilidades ya aprendidas a un nuevo exponente, o bien aprender habilidades totalmente nuevas.

Gracias a esto, podemos hacer nuevas combinaciones de mejoras, e incluso crear mezclas inéditas hasta ahora usando piezas del juego base junto a piezas de la expansión, aumentando así las oportunidades y estilos jugables.

El número de armas que se pueden forjar también se ve incrementado, aunque costará obtener armas de rango maestro y hay que tirar de farmeo para crear armas decentes para según qué puntos del juego.

La belleza del hielo más salvaje

Al igual que el juego base, esta expansión luce increíble en cuanto a apartado gráfico y paisajes se refiere, ya que el aporte del ecosistema nevado y su escala de blancos le aporta una belleza totalmente distinta a la que nos acostumbraron los panoramas ya vistos en el juego.

Debido a los múltiples efectos en pantalla, podemos presenciar algún que otro tirón a la hora de enfrentarnos a los monstruos en su máximo esplendor, pero no llega a entorpecer el gameplay.

Lo mejor sin duda es su apartado sonoro, que aparte de seguir cumpliendo con su cometido, debido a la inclusión de “viejas leyendas” de la saga, también aporta sus temas musicales, incluso con sus versiones orquestadas.

Monster Hunter World: Iceborne es más grande, más difícil y más completo que el juego base, aportando una gran cantidad de contenido que nos ofrece 30 o 40 horas de campaña principal totalmente inédita y posiblemente más de 100 horas si queremos exprimir al máximo todas las novedades que nos ofrece.

Este análisis ha sido realizado en una PlayStation 4 Pro gracias a una copia de prensa facilitada por Koch Media.

92
Jugabilidad: 8.7
Gráficos: 9.5
Sonido: 9.1
Satisfacción: 9.5

Análisis

Monster Hunter World: Iceborne nos ofrece una expansión gigantesca, llena de nuevo contenido dedicado a los jugadores más veteranos de la saga y ofreciendo muchas novedades jugables que amplían las posibilidades en este nuevo páramo helado.

  • Nuevas mecánicas jugables, como el uso más versátil de la eslinga y la garra retráctil.
  • Los nuevos monstruos son exigentes y su diseño es impresionante.
  • Un nuevo ecosistema que explorar y una historia completamente nueva.
  • Algunos tirones de frames cuando se unen muchos elementos en pantalla.
  • No ofrece novedades gigantes, pero aumenta exponencialmente la experiencia