Análisis – Toki

73
Viajamos a 1989 con nuestra PS4 para ver cómo sería disfrutar de Toki en la tecnología del mañana.
Por Sergio Alarcón 30 junio, 2019

Hoy en día vemos todo tipo de juegos en 2D, desde juegos estilo “metroidvania” como Hollow Knight o Bloodstained, hasta los plataformeros de toda la vida como Mario y Donkey Kong. Sea como sea su aproximación a las 2D, la duración y variedad de mecánicas de estos títulos ha alcanzado unos estándares muy altos, siendo el género que más está creciendo en popularidad últimamente con la ayuda de muchos estudios independientes.

Toki
Toki apareció en 1989. Super Mario Bros y Castlevania, dos clásicos de las dos dimensiones, fueron lanzados en 1985 y 1986, respectivamente.

Pero esta historia empezó hace muchos años, y en el 1989 las consolas de sobremesa no eran lo que hoy conocemos.

Y para eso estaban las recreativas, unos muebles con controles, pantalla, y un montón de videojuegos a los que disfrutar a cambio de unas pesetas.

Toki
El gran auge de los salones recreativos en España fue entre los años 1985 y 1996.

Podríamos estar todo el día hablando del maravilloso cuento que llevó los videojuegos a lo que son ahora, pero no necesitamos adelantarnos tanto para el tema de hoy. Vamos a quedarnos en 1989.

Érase una vez…

“La malévola mano de Bashtar ha capturado a la bella Miho. Su amado, el poderoso Toki, también ha sufrido un serio revés. Convertido en un simple mono, Toki debe emprender un viaje lleno de peligros para liberar a Miho y recuperar su forma humana”

Toki
Toki a punto de ser “monificado”

Con esta “simple” premisa (porque vaya, lo de que secuestren a tu amada y de propina te transformen en mono, no pasa todos los días) el juego nos abre un mapa al más puro estilo arcade, en el que nuestro personaje avanzará por el camino automáticamente hasta llegar a la próxima fase, donde dispararemos rayos esféricos por la boca a nuestros enemigos hasta superar el nivel.

En las oficinas de TAD Corporation disfrutaron creando este título (tal y como habéis podido comprobar), y eso se transmite al jugador de hoy de la forma más nostálgica posible.

La carga de humor, lo variopinto de los enemigos y el conjunto de sus escenarios nos llevan de vuelta a los salones recreativos, pero esta vez con “llave cliente”.

Toki
Toki es un “run & gun”, pero con una movilidad muy lenta en comparación a sus competidores.

Los villanos de antes eran más malos

No podemos introducir pesetas en nuestra PS4 (en serio, no), pero sí que en ciertos momentos nos darán ganas de lanzarlas contra la pantalla, porque el título no deja de ser añejo: un acierto del enemigo y perderemos una vida.

Y aciertan mucho, porque la hitbox (detector de colisiones) también se ha quedado en 1989, con frustrantes situaciones en las que el impacto acierta a pesar de no hacerlo visualmente.

Toki
Habrá peleas contra jefes en la mitad y al terminar los niveles, algunos de lo más variopintos.

El juego no es fácil, habrá mucha “prueba y error”, por lo que recomiendo jugarlo por primera vez en fácil y reservarnos el “gran reto” para más adelante. La dificultad es el mayor factor de rejugabilidad del título, y es una pena que tan solo altere el número de vidas con el que empezamos cada nivel.

Siendo un juego con 6 fases que se pueden completar en menos de 1 hora, se echan de menos más excusas para rejugarlo que desafiar a nuestros amigos a completarlo o la pura nostalgia.

Regreso al futuro

Ya que nos hemos traído la PS4 a 1989, habrá que ver cómo luce Toki en la bestia de Sony, y es que es el apartado donde más diferencias encontramos. Lo que se buscaba es que a nivel jugable el título fuese el mismo, pero con la potencia gráfica del mañana.

toki
Tendremos la fase acuática, la fase de lava… Un clásico en todos los sentidos.

Todo luce de forma magnífica en el título, gracias en parte a que la ambientación de los niveles y enemigos ya eran geniales en su día.

El apartado sonoro ha sido revisitado lo justo para adaptarse a la calidad de sonido que esperamos en nuestra consola de sobremesa, con temas que amaremos y odiaremos a partes iguales, según lo que se nos atasque ese jefe que lleva media hora mirando cómo reintentas el nivel una y otra vez hasta que lo alcanzas.

Y como el planteamiento del juego es de todo menos serio, encima os lo podéis imaginar riéndose de vosotros. No olvidéis la funda protectora en el mando.

Este análisis ha sido realizado por Juanjo Vicién.

73
Jugabilidad: 7.5
Gráficos: 8
Sonido: 7.5
Satisfacción: 6.2

Análisis

Toki es una revisión del clásico de recreativa hecho para satisfacer a los jugadores de la vieja escuela que busquen un desafío y sentir cómo hubiese sido tener una PS4 en 1989.

  • El apartado visual es una delicia con sabor clásico.
  • Los míticos secretos de recreativa que vas descubriendo y cómo conseguirlos.
  • Jugado con amigos las risas están aseguradas.
  • La duración y la rejugabilidad, solo perdonables por los amantes del original.
  • La dificultad puede echar para atrás a los novatos de las recreativas
  • El juego es el mismo, solo hay cambios en lo técnico.