Análisis – The Division 2

91
Analizamos la vuelta de la saga con una entrega que promete mejorar todo lo visto en su predecesora.
Por Sergio Alarcón 27 marzo, 2019

Ubisoft revive una IP cuya primera entrega prometió mucho y dejó un sabor agridulce debido a su “downgrade” y a una falta de contenido inicial que echó para atrás a parte de su comunidad.

Esta vez, The Division 2 promete aprender de los errores de su predecesora y mostrar todo el potencial que una catástrofe mundial puede ofrecernos. ¿Habrá conseguido Ubisoft crear el Loot Shooter definitivo? Dentro análisis.

Washington D. C. ha caído

The Division 2 continúa la historia contada por la primera entrega. El virus letal que ha asolado los Estados Unidos también ha alcanzado Washington D.C., y nuestra labor como miembro de la fuerza especial de The Division es ayudar a los supervivientes a sobrevivir y comenzar una nueva vida mientras evitamos que bandidos, saqueadores y asesinos tomen lo poco que queda de la vida anterior a la catástrofe.

Bajo este telón, la campaña principal consiste en visitar los diferentes lugares emblemáticos de la ciudad, con La Casa Blanca como Base de Operaciones, para ayudar a todo aquel que lo necesite, cumpliendo diferentes encargos a modo de misiones principales y secundarias con el objetivo de mejorar tanto las infraestructuras como la calidad de vida de todos los refugiados acogidos en estos lugares.

The Division 2

La ciudad está dividida por distintas zonas, en las que dominan distintos tipos de organizaciones, como las Hienas Los Hijos Verdaderos, y nuestro cometido será desbaratar todos sus planes mientras aumentamos el dominio de la “gente de bien” a la que hemos prometido defender.

En caso de que decidamos jugar la campaña en solitario, podemos seguir el argumento de una manera bastante lineal, pero esto se ve alterado si decidimos jugar en modo cooperativo.

En este título, la campaña, aunque extensa en duración (unas 20-25 horas en dependencia de nuestra pericia), es una mera excusa para presentarnos un universo que compartir con nuestros amigos, ya que está totalmente enfocado al juego cooperativo.

The Division 2
Jugar en cooperativo hace el título mucho más disfrutable

Gracias a esta mentalidad, el sistema está organizado para poder disfrutar en compañía cuándo y como queramos. Esto se traduce en que en todo momento podemos unirnos a un compañero o compañera como Escuadrón para completar las misiones de la campaña o simplemente explorar la ciudad en busca de suministros.

Pero, ¿y si mi compañero lleva 10 horas de juego más que yo y me saca mucho nivel? Podemos pensar que seremos un lastre a la hora de jugar una misión demasiado avanzada o viceversa, un verdadero Terminator si vamos a la partida de una persona más novata.

Pues no os preocupéis, porque el propio juego equilibra nuestro nivel y el de nuestra compañía temporalmente para ajustarlo al jugador o jugadora de más nivel, de manera que podamos disfrutar de la partida sin problema.

The Division 2
Las diferentes zonas de Washington D.C. están divididas en sectores por nivel recomendado.

Al volver a nuestra partida en solitaro, volveremos a nuestro nivel original pero siempre conservando la experiencia y el botín obtenido en nuestra odisea cooperativa.

Además, las misiones que completemos en cooperativo, aunque sean más avanzadas y no las hayamos desbloqueado todavía en nuestra propia partida, quedarán como completadas al terminarlas, de manera que cuando nos toque pasar por ese punto de la historia no tengamos que repetirlas de nuevo.

Es esta mecánica la que tira abajo el argumento de la campaña principal ya que si alternamos nuestra partida con la de otra persona más avanzada, iremos saltando en tiempo y espacio, de manera que perderemos la línea argumental.

Pero siendo sincero, el argumento de la campaña no es algo “inolvidable” y el juego se disfruta muchísimo más en compañía, por lo que esta decisión es totalmente acertada y no lastra para nada la experiencia de juego, apostando por el disfrute cooperativo y dejando la campaña principal en un merecido segundo plano.

The Division 2

Todo agente necesita un buen equipamiento

Para poder doblegar a todo aquel que se nos ponga por delante, deberemos dominar tanto la puntería como la estrategia de combate.

El sistema de juego es similar al de la primera entrega, focalizado en la toma de coberturas y en la idea de “flanquear y evitar ser flanqueado”.

De esta manera, cada reyerta en la que participemos cambiará por completo en función de la distribución de los elementos del terreno, ya que los enemigos se aprovecharán del mismo para impedirnos tomar una buena posición, acosándonos continuamente mediante fuego alternativo, granadas o simplemente la fuerza bruta.

The Division 2
Los distintos tipos de enemigos nos intentarán flanquear de diversas maneras.

En este punto hay que destacar que la IA enemiga ha sido programada de forma excelente, ya que aunque algunos adversarios no duden en acometernos de frente y sin ningún miramiento, mientras nos jactamos de su “estupidez” otros estarán moviéndose buscando nuestra espalda para darnos más de una sorpresa por no estar atentos/as.

Los enemigos se diferencian en distintas clases y rangos, de manera que según el símbolo que acompañe a su nivel y vitalidad podemos deducir qué clase de armamento o estrategia utilizará contra nosotros, pudiendo observar desde hábiles francotiradores, rápidos soldados de asalto, Juggernauts imparables o expertos en tecnología.

Para poder parar a esta gran cantidad de fuerzas hostiles necesitamos estar bien preparados, y como todo buen Shooter Loot que se precie, The Division 2 cuenta con un sistema de armamento y equipo en forma de botín que irá creciendo conforme nuestro agente aumente su nivel.

The Division 2
El sistema de looteo está perfectamente equilibrado

Este sistema está dividido en el clásico sistema de colores dependiendo de su rareza. Además, las distintas armas y partes de nuestra armadura otorgan distintas estadísticas con las que reforzar a nuestro agente.

Siendo éste un eje fundamental en el juego, este sistema está perfectamente medido y equilibrado, de manera que la escalada de niveles, nuevo armamento y ganancias siempre vayan perfectamente de la mano, ofreciéndonos siempre la oportunidad de mejorar si somos lo suficientemente constantes y atrevidos y seguimos afrontando nuevos retos.

Aparte de las armas de fuego, contaremos con la ayuda de las Habilidades, un equipamiento especial de las fuerzas The Division que iremos desbloqueando al subir de nivel y que consta de la última tecnología en lo que a cuestiones bélicas se refiere.

The Division 2

Desde drones que acosan a nuestros enemigos hasta químicos con los que frenar a un hostil determinado o granadas que refuercen las defensas de nuestros compañeros. Si elegimos bien cuándo y cómo usar estos ítems tan esenciales podremos cambiar las tornas de cualquier intercambio hostil.

Conforme completemos Contratos y nuestros asentamientos mejoren sus infraestructuras podremos acceder a más tecnología y mejor equipamiento, incluyendo además talleres en los que fabricar nuestro propio equipo o salones de tiro en los que practicar nuestra puntería.

Esta guerra va para largo

Así pues, nos encontramos con una campaña principal cargada de misiones principales y secundarias, con las que ir evolucionando y equipando a nuestro soldado cada vez más.

The Division 2

Pero, ¿qué pasa cuando todo esto llega a su fin? No os preocupéis, porque The Division 2 tiene endgame para rato, siendo posiblemente el título más grande y ambicioso dentro de este género.

Al llegar al nivel 30, nuestro personaje dejará de recibir experiencia, así que nuestro objetivo será seguir mejorando su equipamiento cada vez más. 

Esto se ve reforzado gracias a las Especialidades, una suerte de equipamiento de élite con el que podemos personalizar aún más a nuestro personaje, eligiendo entre un lanzagranadas, una ballesta o un rifle de francotirador, para después ir desbloqueando diferentes mejoras y habilidades dentro de la Especialidad escogida.

The Division 2

Por ello, al terminar la campaña principal, Whasington D.C. volverá a transformarse debido a la llegada de una nueva facción, Los Colmillos Negros, los cuales invaden gran parte del territorio liberado previamente, por lo que tocará volver a completar diferentes misiones, pero esta vez con un grado de dificultad más elevado y, por supuesto, una mayor probabilidad de obtener mejores recompensas.

Por otro lado, vuelven al ruedo las Zonas Oscuras, zonas contaminadas especiales dentro de la ciudad que servirán de escenario para la mezcla entre PvP y PvE que nos ofrece el título.

En ellas, podremos optar por cumplir diversos objetivos con nuestro propio Escuadrón o formar grupo con jugadores y jugadoras desconocidas para obtener distintos botines y extraerlos de allí en las diferentes zonas de extracción, o bien convertirnos en Renegados para pasar más desapercibidos y encontrar alijos secretos con los que lucrarnos individualmente.

The Division 2

Pero no todo es bonito en estas Zonas Oscuras, ya que en cualquier momento, los demás pueden traicionarnos y dispararnos por la espalda para quedarnos con todo lo que hemos conseguido, por lo que debemos andarnos con mil ojos y no fiarnos ni de nuestra sombra si queremos triunfar en este territorio.

Las Zonas Oscuras tienen su propio sistema de niveles y tareas a cumplir, y ofrecen un escenario distinto para aquellos y aquellas que quieran cambiar de aires respecto a la Washington D.C. principal.

Por supuesto, no faltan las partidas rápidas en las que participar en reyertas aleatorias formando equipo con y contra otros jugadores.

De esta manera The Division 2 ofrece un incentivo más que jugoso a los jugadores que, una vez cumplido el objetivo principal, quieran seguir disfrutando por las calles de esta caótica polis, conviertiendo a su ya de por si extensa historia principal en casi un mero telonero de la abrumadora cantidad de contenido disponible a continuación.

The Division 2

La belleza del caos

En tan solo unas pocas horas jugando a The Division 2 os daréis cuenta de que no os ha hecho falta utilizar el Viaje Rápido para ir a una misión en concreto por muy lejos que esté, ya que pasear por las calles de Washington D.C. es una auténtica delicia, ya que Ubisoft ha puesto mucho empeño en recrear y ambientar este “territorio de guerra” casi a la perfección.

Por ello, aunque nosotros paseemos por una calle aparentemente vacía, en todo momento oiremos disparos y refriegas en la lejanía, pudiendo acercarnos a apoyarlas en todo momento, o podemos sufrir una emboscada de repente por no haber visto a una patrulla de reconocimiento enemiga.

Prácticamente todas las calles poseen alguna actividad aleatoria que realizar, pudiendo participar en salvamento de rehenes, toma de Puestos de Control o eventos temporales en los que debemos cumplir un objetivo concreto como abatir a un líder enemigo.

The Division 2
La locura y el caos están presentes por lo que queda de la ciudad.

Y mientras tanto, si nos paramos a recorrer sus calles lentamente y explorando un poco Washington D.C (o lo que queda de ella) nos ofrecerá todo tipo de recursos y avituallamiento con el que abastecer a nuestros aliados, por lo que, como se suele decir, las prisas no son buenas si queremos ser lo más eficaces en nuestros desplazamientos.

Tanto el interior de los edificios como las calles están ambientadas y decoradas de manera magistral, de manera que la sensación de inmersión es inmensa, pudiendo “admirar” en todo momento cómo quedaría una ciudad si de verdad sufriese un conflicto de esta magnitud, algo en lo que Ubisoft siempre ha sido experta.

A este gran apartado gráfico lo acompaña un apartado sonoro a la altura, ya que tanto el sonido ambiental como los efectos ocasionados por culpa de las refriegas nos meten aún más en la piel de nuestro/a soldado.

The Division 2
El apartado gráfico realza el realismo que The Division 2 busca ofrecer.

La tasa de frames permanece constante casi en todo momento, aunque en varias ocasiones, el “popping” gráfico (sobre todo en rótulos y elementos callejeros) es bastante acusado, pero nada que estropee la experiencia de juego.

De esta manera, la potencia técnica exhibida por The Division 2 realzan la gran jugabilidad que este título ofrece, demostrando que la lección está aprendida y ofreciendo mucho más y mejor respecto a la primera entrega, creando así el que actualmente es el mejor Loot Shooter de la generación.

Este análisis ha sido realizado en una PlayStation 4 Pro gracias a una copia de prensa facilitada por Ubisoft.

91
Jugabilidad: 9.2
Gráficos: 9
Sonido: 9
Satisfacción: 9.5

Análisis

The Division 2 se convierte en el mejor Loot Shooter hasta la fecha, ofreciendo una extensa campaña principal que tan solo sirve como preludio para la gran cantidad de contenido endgame que ofrece. Nunca un conflicto bélico había sido tan divertido, sobre todo con amigos.

  • Un apartado gráfico soberbio que realza la sensación de inmersión.
  • Un sistema de combate y coberturas pulido y completo.
  • El sistema de progresión y looteo está perfectamente equilibrado.
  • Un popping demasiado acusado en varias ocasiones.
  • Jugar en solitario puede restar mucha diversión al título.
  • El argumento principal deja mucho que desear.