Análisis – Little Nightmares 2

86
Analizamos Little Nightmares 2, una segunda parte igual de terrorífica que la anterior cargada de nuevas y oscuras sorpresas.
Por Sergio Alarcón 14 febrero, 2021

En 2017, Tasier Studios creó una pequeña historia de miedo llamada Little Nightmares, cuyo peculiar apartado artístico podía engañar en un principio para luego dar pie a un juego oscuro y con un terror muy peculiar.

El título fue muy bien acogido por la crítica y meses más tarde salió The Hideway, un contenido descargable que despejaba algunas de las incógnitas que el título original dejaba en el aire.

Por ello, el anuncio de Little Nightmares 2 resultó una grata sorpresa para gran parte de la comunidad, y al fin ha llegado a nuestras consolas para ofrecer nuevamente una intensa experiencia cargada de terror en miniatura.

¿Está Little Nightmares 2 a la altura de la entrega original? Dentro análisis.

Little Nightmares 2

La misteriosa torre de radio

En esta nueva historia nos ponemos en la piel de Momo, un misterioso niño que se siente extrañamente atraído por una gran torre de radio en medio de una ciudad vacía y desolada. Para nuestra sorpresa, por el camino se encuentra con Six, la protagonista del primer juego, con la que deberá colaborar para poder sobrevivir en este mundo tan hostil.

La premisa es idéntica a la del primer título: Sobrevivir a toda costa a basa de sortear obstáculos y completar puzles. El juego se desarrolla en cinco zonas diferentes, todas ellas ambientadas en una temática concreta, como un colegio o un hospital, en las cuales nos esperan enemigos implacables que no dudarán un segundo a la hora de acabar con nuestra vida.

Nuestros dos protagonistas siguen estando a una escala muy inferior en lo que a tamaño y fuerza se refiere en comparación con todo cuanto les rodea, lo que da pie a la mayoría de los acertijos que debemos completar para seguir avanzando.

Little Nightmares 2

De esta manera, abrir cajones para subir a una estantería, utilizar baterías para dar energía a un ascensor o escondernos bajo las mesas para evitar ser atrapados son algunos de los ejemplos de interacción con el entorno que deberemos dominar si queremos sobrevivir. Por suerte, esta vez contamos con la ayuda de Six, quien será crucial para sortear muchos de estos obstáculos.

Gracias a ella podemos acceder a zonas más elevadas si nos apoyamos en ella, encontrar con más facilidad un buen sitio para ocultarnos o mantener a raya a algunos enemigos que de manera individual nos sobrepasarían con facilidad. Su presencia, lejos de restar la tensión ambiental que podríamos achacar a la soledad que vivíamos en la primera entrega, resulta un soplo de aire fresco las distintas interacciones que tienen los dos personajes, desde el mero hecho de poder cogerla de la mano para avanzar juntos hasta resolver complejos puzles, sin restar ni un ápice del terror que el mundo de Little Nightmares se esfuerza por mantener en todo momento.

Little Nightmares 2
La ayuda de Six es fundamental para sobrevivir.

El otro añadido principal de este Little Nightmares 2  en cuanto a mecánicas se refiere es el combate. En diferentes momentos de la aventura tendremos acceso a diversos tipos de armas, como martillos o tuberías, pudiendo utilizarlas para abrirnos paso por el escenario o luchar contra diversos enemigos menores pero igualmente letales. El margen de error es muy pequeño, y en muchas ocasiones resulta frustrante tener que repetir el mismo tramo una y otra vez porque las mecánicas no acompañan al momento.

Este juego juega mucho con alternar de manera muy rápida los momentos de completa calma con los sustos y tensión frenética que resultan de una persecución en la que nuestra vida pende de un hilo, y estos enfrentamientos rompen el ritmo del juego obligándonos a repetir un tramo concreto debido a la imprecisión de estos combates.

Estos pequeños fallos en el gameplay llegan a lastrar ligeramente algunos momentos puntuales del título, en los que fallar supone la muerte, pero gracias a los casi inexistentes tiempos de carga no llega a convertirse en algo tedioso, valiendo en más de una ocasión del ensayo y error.

Little Nightmares 2
El combate es tosco y su aportación a la fórmula del título no es muy relevante.

La muerte acecha en todo momento

La originalidad de la ambientación de Little Nightmares viene dada por su peculiar apartado artístico, en el que estos personajes tan diminutos son contrapuestos con un universo tan oscuro como hostil, en el que todo es un peligro potencial para sus vidas.

Claro ejemplo de ello son los enemigos principales de cada zona. Sus macabros diseños nos meten la piel en el cuerpo desde el primer momento en el que aparecen en pantalla, y su mera presencia basta para mantenernos en una tensión constante mientras intentamos sortear una zona sin que nos atrapen.

Little Nightmares 2

Por ello, escapar de una profesora cuyo cuello se alarga en nuestra dirección al más mínimo ruido que interrumpa su clase o de un médico que se desplaza por el techo como si de una araña se tratase mientras desmembra a sus pacientes resulta una experiencia asfixiante en todo momento. Además de estos horribles enemigos, múltiples peligros nos pondrán en jaque sin darnos ningún tipo de tregua, teniendo que utilizar el entorno con inteligencia para evitar ser asesinados.

La ambientación y el diseño de los escenarios buscan agobiar al jugador/a en todo momento, con un uso de la iluminación que refuerza la sensación de que todo cuanto nos rodea es mucho más terrorífico de lo que en principio puede parecer.

Little Nightmares 2

La introducción de la linterna como mecánica jugable enfatiza este aspecto utilizando la luz tanto para la exploración como para defendernos, dando lugar a algunos de los momentos más tensos de la aventura y siendo un buen ejemplo de cómo el juego de luces y entorno consigue crear una atmósfera opresiva pese al estilo artístico del juego.

El apartado sonoro no se queda atrás, utilizando todo tipo de ruidos y onomatopeyas para meternos el miedo en el cuerpo sin necesidad de ningún tipo de diálogo, con un genial uso de los silencios para mantener esa sensación constante de que algo horrible está a punto de pasar al más puro estilo “Silent Hill”.

Little Nightmares 2

El título ofrece una duración de unas 4/5 horas en función de nuestra pericia con los mandos y de la exploración, ya que pese a ser una aventura muy lineal, existen diversos coleccionables como los sombreros que exigen algo más de atención por nuestra parte para poder encontrarlos.

Debido como he dicho a la estructura jugable de Little Nightmares, esta duración es suficiente para ofrecer una experiencia intensa y gratificante, pero no se puede evitar echar en falta algo más de contenido, ya que el conjunto de la aventura te deja con ganas de más sin ser excesivamente rejugable. Es esperable que esto llegue con algún contenido descargable en un futuro.

En definitiva, Little Nightmares 2 repite la fórmula de la aventura original para volver a enamorarnos con su peculiar sentido del terror, ofreciendo una experiencia intensa y llena de tensión que nada tiene que envidiar a los grandes referentes del género.

Este análisis ha sido realizado en una PlayStation 5 gracias a una copia de prensa facilitada por Bandai Namco España.

86
Jugabilidad: 8
Gráficos: 9
Sonido: 8.5
Satisfacción: 9

Análisis

Little Nightmares 2 recupera todo lo bueno de la primera entrega para ofrecer una aventura terrorífica, con una ambientación excelente y un uso de la luz, el sonido y los escenarios para alimentar nuestro miedo en todo momento.

  • La ambientación y el diseño de los personajes es excelente.
  • El desarrollo de los puzles y las interacciones entre los dos personajes.
  • La constante sensación de tensión e indefensión.
  • La introducción del combate rompe algo el ritmo del juego.
  • Se echa en falta algo más de duración.