Análisis – Battlefield V

81
Os traemos nuestro análisis de Battlefield V
Por Hernán Sánchez 10 diciembre, 2018

El contexto

 

El mundo de los videojuegos ha visto nacer infinidad de títulos que recrean acontecimientos de la segunda guerra mundial. Pasando por la mítica antología de títulos que se envuelven bajo el nombre de Medal of Honor, por ese pasado que muchos jugadores actuales de Call of Duty han olvidado y parece que han encerrado en una tumba a prueba de bombas, aquellos Call of Duty, Call of Duty 2, estos producidos por Infinity Ward, antes de ser comprada por esta empresa, no sé si la conocerás, Activision.

Campañas e historias brutales, con iconos como el teniente Jimmy Patterson, juegos fuera de toda absurda polémica hecha por pseudo puristas que dicen que no había mujeres en la segunda guerra mundial, y es que la extraordinaria historia de Manon Baptiste en Medal of Honor: Underground, en otro momento de esta era contemporánea tan dispar, ya colocaba el papel de una fémina como carácter protagonista, en este caso como parte de la resistencia francesa durante las guerrillas en la ocupación nazi del país galo.

Hubo un abandono a este contexto histórico en cuanto el multijugador online comenzó a alzarse como el principal modo de juego de los shooters en primera persona. Y de ahí se pasó a lugares más post apocalípticos o futuristas, en las que los modos campaña eran más bien zonas de práctica de tiro y que apenas suponían una motivación para jugar a un shooter.

Sin embargo, debido al éxito que supuso el regreso a un contexto de una guerra mundial con Battlefield 1, y a lo que Activision se vio forzado a contraatacar en el mercado con un Call of Duty WWII, que, si bien fue recogido de manera aceptable por el mercado, no nos podemos olvidar que resultó ser un juego simplón plagado de cosas que ya habíamos visto en los títulos anteriores.

Y nos plantamos en 2018, con el auge del Battle Royale, con ese coloso tan absurdo en apariencia y tan complejo para entender que ya ha dejado de ser para los expertos un juego, para convertirse en un fenómeno, el fenómeno Fortnite.

Y eso es lo que hizo el otro gran first person shooter lanzado este año, Call of Duty Black Ops 4, abalanzarse sobre todo concepto que venda y hacerlo suyo, como esos artistas de versiones que hacen suyas las canciones y a veces llegan a más audiencia que la canción original.

arma automatica

Y entre retrasos, polémicas, malas campañas de marketing llega el ansiado por muchos Battlefield V. Un título que se divide en dos marcadas zonas, las historias de guerra, una suerte de modo campaña, en el que podemos jugar a cuatro aventuras por cuatro diferentes protagonistas, que nos harán sentir las complejidades estratégicas y políticas de la segunda guerra mundial desde dentro del conflicto.

El otro formato y el más demandado, es el apartado On-Line del juego, algo que EA ha prometido ir desarrollando con el paso de los meses y hacer de este Battlefield algo como lo que están haciendo con Star Wars Battlefront 2, con contenido gratuito en diferentes actualizaciones que irán expandiendo más y más el juego, aunque es cierto que el juego queda un poco perdido ante el consumidor con la falta del Battle Royale que saldrá en 2019.

Con demasiada frecuencia, la campaña para un jugador de un juego de disparos principalmente multijugador es poco más que un tutorial glorificado. La serie Battlefield ha acusado de esta práctica con cierta asiduidad en el pasado, sin embargo, el conjunto de cuatro campañas de dos horas de Battlefield V ha conseguido. Cada una de las campañas que lo componen tienen una historia bastante interesante que nos guía a través de una serie de lugares que son diversos y hermosos cuando no están siendo reducidos a escombros en llamas a su alrededor.

La campaña

La primera campaña, Under No Flag, está protagonizada por un joven delincuente reclutado por un brusco veterano para unirse al Servicio Especial de Barcos de Gran Bretaña que, según parece, tiene muy poco que ver con los barcos. La misión de sabotaje de la pareja en el norte de África comienza con un paseo bastante lineal y sigiloso hacia un aeródromo nazi, donde el momento más memorable proviene de las bromas entre los dos.

Su relación mentor-protegido es cliché, pero está bien escrita y actuada, con unos momentos de humor genuinamente divertido para fortalecer a sus personajes en el corto tiempo que estamos con ellos.

Bajo la segunda misión de No Flag es donde se vuelve interesante: un mapa abierto te da la opción de tres objetivos para abordar en cualquier orden. Técnicamente, no importa mucho lo que hagas, ya que ninguna de las instalaciones a las que vas a bombardear afecta a los otros dos, sino la libertad de acercarse a ellos desde cualquier ángulo: detenerte para marcar a tus soldados enemigos con tus binoculares y planear tu asalto, Far Cry -style – da una ilusión de control.

El mapa es lo suficientemente grande como para permitirte robar un avión y volar, aunque en una dificultad normal, los aviones enemigos apenas parecían contraatacar, por lo que controlar los cielos no era tan desafiante como parecía haberlo sido.

bosque nocturno Una ambientación preciosa y a la vez dura, que te transporta y expresa las sensaciones de estar en un combate y ser parte de algo más grande

La IA del enemigo es bastante débil en todo momento. Los soldados alemanes a veces se refugiarán, pero con la misma frecuencia se cargarán al fuego de las ametralladoras. Y una vez que hayas disparado a uno, has disparado a la gran mayoría de ellos: la variedad se limita a las tropas estándar con armas diferentes pero similares, versiones blindadas de esos mismos soldados que pueden absorber una molesta cantidad de balas y ocasionalmente lanzallamas.

La segunda campaña, Nordlys, nos envía a Noruega congelada, ocupada por los nazis, en los zapatos de una joven luchadora de la resistencia que, utilizando su letalidad y su habilidad sigilosa, mata a los enemigos lanzándoles cuchillos mientras se acerca a los esquís.

Esas cosas son bastante difíciles de lograr, por razones obvias, y una vez que hayas encontrado uno para cumplir el desafío de la misión, probablemente sea mejor apegarte al sigilo, donde esos cuchillos lanzadores hacen que las cosas sean mucho más fáciles. Sin embargo, puedes utilizar los esquís en cualquier momento, lo cual es divertido para jugar, especialmente si no te preocupa que te vean o que tengas que recargar un punto de control después de saltar desde el borde de un precipicio hasta tu muerte.

Se vuelven mucho más útiles en su segunda misión, que a su vez abre las cosas y te permite elegir tus objetivos, siguiendo una línea continuista con respecto a la primera campaña.

La campaña final disponible en el lanzamiento, Tirailleur, es por mucho la mejor, por varias razones. La primera es su historia, que maneja hábilmente sus comentarios sobre la carrera a contrarreloj durante la liberación de Francia y haciendo que ocupe un primer plano más importantes diferentes ideas, miedos, reflexiones, sobre los costos humanos de la valentía y la ambición, evitando así la sensación de banalidad. La historia, dice, no siempre favorece a los atrevidos. El protagonista de Tirailleur aparece de manera muy efectiva como un hombre cuyos nobles objetivos lo llevan a métodos imprudentes.

En segundo lugar, Tirailleur es la única campaña que me hace sentir que soy una parte importante de un ejército en una guerra en lugar de un Rambo con superpoderes. Desde el principio, luchas junto a tus compañeros que están siendo derribados de derecha a izquierda, y su presencia hace que todo el escenario se sienta mucho más plausible. El hecho de que el viento sopla una cantidad ridícula de hojas otoñales sobre los cadáveres de soldados de ambos lados a medida que pasas cargando hace que sea mucho más conmovedor.

Gráficamente, están situados en lugares preciosos, con cinemáticas de batallas espectaculares, algo sin embargo a destacar, es la cantidad de Pop in con el que tuve que lidiar, ya que podías tener un cartel a 10 metros que no aparecía hasta que avanzabas un poco, conforme caminas, del suelo van surgiendo rocas, y es este pop in lo que acaba destrozando una ambientación tan detallista y tan bien conseguida por parte de EA.

La banda sonora es espectacular, crea una ambientación sonora brillante, consiguiendo que lo que ves por la pantalla salga como escalofríos gracias a la música del juego.

El multijugador

Acerca del modo multijugador, la mecánica predeterminada de Battlefield V da un paso audaz hacia lo hardcore. La regeneración de la salud es limitada, el tiempo de muerte se reduce y el sistema de localización se elimina casi por completo. Y mientras que algunos de estos cambios se sienten como si se hubiera arrancado una tirita, Battlefield V es un mejor shooter gracias a ellos.

Por ejemplo, mientras que el tiempo para matar es generalmente más rápido, los rifles de francotirador causan menos daño que antes, dando una sensación más ágil al juego de armas sin interrumpir excesivamente el equilibrio de poder de las clases.

Y en lugar de la eliminación total de las manchas en 3D, solo un puñado de artilugios y ciertos rasgos de combate ahora pueden colocar ese infame círculo rojo sobre las cabezas de los enemigos. Este cambio me ayudó a mantenerme comprometido con los hermosos entornos de Battlefield V en lugar de jugar el HUD. En general, estos cambios pretenden enfatizar el juego en equipo, el juego de armas satisfactorio y la inmersión, y todos ellos encuentran sus marcas.

campo flores

Los incentivos para coordinar con tu escuadrón de cuatro personas son coercitivos en el límite. La salud perdida ya no se regenera más allá de cierto punto sin un botiquín (solo puedes llevar uno a menos que seas un Medic), y las reservas de municiones son menos abundantes. La mayoría de las armas son sostenidas por solo dos cargadores adicionales para comenzar, lo que hace que un compañero de equipo de Apoyo sea un muy bienvenido aliado.

La escasez de estos recursos vitales, apodada colectivamente como el “sistema de desgaste“, logró que me saliera de mi camino para trabajar con mi escuadrón, pero a veces me sentía un poco torpe. A menudo me encontré desesperado a la hora de recuperar el HP perdido sin tener botiquín, lo que ciertamente es realista, pero retirarme en busca de un médico o una estación de suministros amigables rara vez nos lleva a momentos interesantes. Por otro lado, ser capaz de eliminar las municiones de los cadáveres enemigos me alentó a correr riesgos muy divertidos.

En otro orden de cosas, las 37 armas de fuego de Battlefield V se sienten fantásticas. El retroceso pronunciado y predecible reemplaza el rocío de sentimientos aleatorios de Battlefield 1. Cada clase tiene acceso a una variedad de siete u ocho primarias que, con la excepción de los médicos que solo manejan SMG, presentan una variedad de opciones de estilo de juego.

La clase de Apoyo posee la mayor varianza con el acceso a escopetas, LMG, MMG devastadores que deben desplegarse para apuntar, y el FG-42 que (en el campo de batalla V) se comporta como un rifle de asalto. El MP 40 y el Sten Gun son casi idénticos mecánicamente, pero aparte de eso, cada arma que he usado hasta ahora da sensaciones distintas al tenerla.

Un gran cambio en la forma en que funciona el sistema de personalización de armas es que cada alcance y vista disponible para un arma viene “estándar” sin necesidad de moler más para desbloquear múltiples variantes de la misma arma. Considero que este es un toque muy reflexivo ya que la imagen de la vista a veces puede hacer o interrumpir mi disfrute de un arma recién desbloqueada en un FPS.

Battlefield V presenta un sistema de especialización que, en teoría, te permite adaptar aún más un arma a tu estilo de juego preferido. Desafortunadamente, la mayoría de las opciones son mejoras estadísticas poco interesantes, ejemplificadas por las numerosas opciones para reducir el retroceso. La ironía es que este sistema de progresión disminuye el efecto perceptible del nuevo sistema de retroceso de Battlefield V. Las especializaciones de vehículos son generalmente mucho más atractivas, ofreciendo cambios significativos y que tienen un mayor impacto visual.

Battlefield V ofrece ocho mapas en el lanzamiento, y aunque no soy fanático del extenso laberinto de apartamentos idénticos sin muebles en Rotterdam, la sensación que dejan el resto de mapas es más que agradable, y consiguen ofrecer una experiencia intensa al jugador.

multijiugador nieve

Fjell 652 se lleva a cabo en una montaña noruega de gran altitud que domina la totalidad del mapa de Norvik y está sujeto a tormentas de nieve intensas y atmosféricas. Twisted Steel se construye alrededor de un puente masivo que sirve como un hito espectacular y como un mecanismo funcional para agregar un carril lineal al entorno abierto familiar del mapa salpicado de aldeas rurales.

Construir es una inclusión bienvenida, pero tiene un impacto mucho menor en la jugabilidad de lo que esperaba. Las fortificaciones se pueden construir en cualquier mapa y son útiles a nivel de situación, pero las bolsas de arena se evaporan después de ser golpeadas con un solo explosivo, por lo que a menudo son más problemáticas de lo que valen la pena configurar.

Battlefield V y sus bajones

Sin embargo, a pesar de todas las cosas maravillosas que se puedan decir de Battlefield V, también hay que tener en cuenta que el juego está plagado de errores. Algunos son de la variedad superficial e incluso cómica (como ver el cadáver de un enemigo al que has matado lanzando 50 pies en el aire sin ninguna razón), pero muchos otros tienen un gran impacto.

En total, tuve que salir de una partida o reiniciar Battlefield V alguna que otra vez debido a que los menús se atascaron sin tener forma de cerrarlos o hacer coincidir los temporizadores o los objetivos. El aspecto demasiado frecuente de fallos menores y geometría pegajosa transmite una falta general de pulido. Por no hablar del ya comentado anteriormente Pop In.

Y, sin embargo, no por esto deja de ser un título maravilloso y disfrutable al máximo, con una mecánica de evolución genial con unas recompensas que abundan. Y es que Battlefield V está hecho para jugarlo horas y horas, con partidas largas en comparación con otros shooters, y es que la partida media más corta va a durar alrededor de unos 20 minutos largos.

La jugabilidad es sencilla e intensa, las armas, como ya he comentado antes, se sienten genial, no importa si eres un experto o si es tu primer Battlefield, hay un equilibrio realismo-arcade perfecto, y son los pequeños detalles en el apartado gráfico y diversos errores al renderizar el juego lo que lo acaban llevando a un lugar bastante turbio para estar hablando de un título de este calado.

Y a pesar del producto de calidad que podemos tener entre manos, con sus más y sus menos, no ha conseguido calar al público de forma monetaria, ofreciendo unos datos de venta inferiores a Battlefield 1. Y es que tras los numerosos retrasos, las polémicas acontecidas, que en nada tienen que ver con el resultado final del juego, y sin embargo, el juego no ha terminado de cuajar dentro de la comunidad de gamers, algo que a la larga puede tampoco irles tan mal, ya que como he dicho al principio, EA piensa hacer de Battlefield V un juego a largo plazo, en el que las actualizaciones acabarán de moldear y crear un universo especial.

81

Jugabilidad: 7.3
Gráficos: 7.8
Sonido: 9
Satisfacción: 8.3