Peña Atletica LaPs3.com - El atletico pasa a la final de la UEFA con gol de Forlan (Página 9)

Conversación publicada en el foro Deportes

Buen partido del atletico, aunque le vi en algunos aspectos muy muy flojo. El segundo gol que le colaron al atleti fue de ordago y esque por la banda derecha hay un autentico regalo para el rival y como no sepan reforzarlo veremos como los rivales se aprovecharan de ello.

A rasgo general, muy buenos goles los del atletico, a destacar el del kun y un señor golazo el segundo del panatinaikos.

Ahi os dejo las reseñas de marca y AS:

MARCA
EL ATLÉTICO ACARICIA LA LIGUILLA DE LA CHAMPIONS TRAS IMPONERSE AL PANATHINAIKOS POR 2-3
La pegada rojiblanca apaga el infierno heleno

* · Maxi, Forlán y Agüero firmaron los tres golazos · Salpingidis, nada más comenzar la segunda mitad, puso las tablas momentáneas · Leto, con un zurdazo a la escuadra, le dio emoción a los instantes finales

El Atlético aprendió de los errores del año pasado y encaró la ida de esta previa de la Champions con tensión. También ayudó la mediocridad del rival, pobre donde los haya, que demostró desde el primer minuto que su apuesta era, única y exclusivamente, física. Si a esto se une que el cuarteto ofensivo rojiblanco sigue con la misma pegada que la pasada campaña, el resultado se antoja hasta corto. Pero el objetivo era dejar encarrilada la eliminatoria en el 'infierno' griego y los de Abel lo consiguieron de sobra.

Al contrario que sucediera en Alemania con el Schalke, los rojiblancos salieron muy centrados en defensa y en el primer cuarto de hora apenas sintieron la presencia de los delanteros locales. De hecho la mejor ocasión, sobrepasado el cuarto de hora, fue para Simao, que pegó al aire desperdiciando una gran asistencia de Heitinga.

Paradón de Asenjo y gol anulado
Un paradón de Asenjo a un tiro de Cissé que previamente había tapado Juanito y un gol anulado a Salpingidis precedieron a lo inevitable: el tanto rojiblanco. Raúl García buscó en largo a uno de los faros atléticos, Forlán, que bajó el esférico con calidad y puso en bandeja el tanto a Maxi, que, solo ante Galinovic, resolvió con tremenda calidad con un toque raso y sutil. El gol acalló a un Spyros Louis que se temía esto.

Forlán pudo sentenciar antes del descanso, pero Galinovic atrapó un zurdazo del uruguayo ante la presencia de Agüero, que esperaba un error del meta para rematar la jugada.

Sin embargo, los rojiblancos cayeron en errores de antaño al regresar de los vestuarios y en menos de dos minutos el partido estaba igualado. Salpingidis salvó el fuera de juego y aprovechó la lentitud de Juanito para batir con un toque por encima a Asenjo. El Spyros Louis volvía a encenderse y a soñar.

Los rojiblancos no se pusieron nerviosos
Fuegos de artificio porque el Atlético no se descompuso y siguió a lo suyo. Así pudo llegar el segundo en un servicio excepcional de Forlán al segundo palo que incomprensiblemente Agüero envió fuera con todo a su favor. Tanto que llegaría doce minutos después cuando el propio uruguayo recogió el esférico tras un zapatazo de Maxi a la cruceta y lo envió a la red con un zurdazo raso ante el que nada pudo hacer Galinovic.

Heridos de muerte los helenos, el 'Kun' les dio la puntilla con un golazo marca de la casa. El argentino le robó el balón en el centro del campo a Moom, le encaró y le sentó en el vértice derecho, recortó a Spyropoulos y la cruzó rasa al segundo palo batiendo a un desesperado Galinovic.

Sólo el postrero tanto del argentino Leto, que salió tras el descanso y fue de lo mejor de los griegos, le puso algo de picante a los últimos minutos, pero entre Asenjo y la defensa rojiblanca se encargaron de certificar el triunfo atlético, que acerca por segundo año consecutivo a los colchoneros a la liguilla de la Champions.


AS
Forlán y Kun se dan otro festín
Un notable Atleti se acerca a la Champions. El uruguayo dio un gol a Maxi y marcó otro. Obra de arte de Agüero. Gran Assunçao. El Pana, inferior

El Atleti es feliz, muy feliz. Según Forlán y Kun pisaron en césped del Olímpico de Atenas, se acabó el culebrón y empezó el fútbol, que parecía olvidado entre tanto rumor. ¡Qué error! Porque cuando un equipo disfruta de, posiblemente, la mejor delantera del mundo (o por ahí) sus aficionados van a vivir muchas noches como la de ayer en Grecia, donde sus deslumbrantes individualidades dan victorias de calidad ante rivales como el Panathinaikos, que salió aterrorizado por los delanteros del Atleti y se fue resignado: no se puede combatir el talento sólo con el físico. Salvo para ser actriz de Hollywood, claro.

Pero, ojo, que el Atleti dejó otras buenas señales mientras ponía pie y medio en la Champions de verdad. La apuesta de Abel por juntar las líneas entraña riesgos obvios, como se vio en el 1-1, pero los beneficios compensan. Con los centrales más cerca, Assunçao y Raúl García ya no tienen que cubrir ellos solos un océano y el balón se recupera más y más arriba, facilitando que llegue a donde debe estar: en los pies de Forlán, Kun, Simao y Maxi.

Tras cinco minutos de tanteo, el Atleti cogió el mando. No fue desdeñable la aportación de Ten Cate al éxito rojiblanco, todo hay que decirlo. En un ataque de entrenador (malo o cobarde) se inventó una defensa de cinco con Gilberto Silva, sobrevalorado como mediocentro y totalmente fuera de sitio como defensa. Así, al intentar sepultar a Kun y Forlán bajo una montaña de músculo, desnudó su mediocampo y desconectó a sus delanteros.

¿Y qué sucedió ? Pues que tras un buen rato de somnolencia general, el primer balón que agarró Forlán desarboló el invento griego. El uruguayo recortó al despistado Gilberto, le tiró una cachita a Simao y le regaló el gol a Maxi, que, inmerso como está en una cruzada redentora, no falló. Por lo que se ve, pese a su historial de arrancar lento las temporadas, Forlán sigue por donde lo dejó: en otra galaxia. Hasta el gol, los griegos se las habían ingeniado para dar algún susto gracias a la sabiduría popular de Karagounis y un gol bien anulado a Salpingidis. Pero Asenjo sigue con su rápida consagración rojiblanca y no dio opciones. Hay mucho portero ahí.

Tras el descanso, Ten Cate decidió ponerse del lado del equipo que le paga y deshizo el embrollo metiendo a Leto, que por calidad no puede ser suplente en el Panathinaikos, y sacando a Karagounis de su exilio en la banda. Como premio a la sensatez, un gol inmediato. Un pase perfecto e indefendible de Karagounis rompió la defensa adelantada rojiblanca y Salpingidis superó por arriba a un Asenjo vendido. Con el nuevo estilo, pasará más veces. Hay que asumirlo y seguir igual.

El empate provocó los minutos de más agobio para el Atleti, aunque fueron fuegos artificiales y nada de pólvora real. Entonces Assunçao decidió dar otro de esos cursos de entendimiento del juego que le han convertido en el pilar más inesperado de este equipo. Y pronto se le unió Forlán. Primero le puso un centro perfecto a Agüero, al que sólo un mal bote le impidió marcar, y en el 63', tras un tirazo al larguero de Maxi y la enésima recuperación en campo rival de Assunçao, marcó con la zurda desde la frontal.
Genialidad.

Desde ese instante, el dominio del Atleti fue total, pero Kun no estaba fino. Ja. En el 70', agarró el balón pegado a la banda junto a la línea de mediocampo. Con él, Moon y Spyropoulos. Se fue de ambos y avanzó hasta las cercanías del área, donde levantó la cabeza y vio que, de nuevo, sólo le acompañaban los dos defensas. Ni un amigo a la vista. Nada que hacer. O sí. Les volvió a encarar, les volvió a dejar y marcó cruzado. Fue tan brillante que casi dio pena la impotencia de sus pobres perseguidores. Kun no es futbolista, es inventor.

Un fogonazo de Leto, con un disparo potentísimo que Asenjo no se esperaba, dio algo de esperanza al Pana. Pero sólo el Atleti rozó el gol y el árbitro perdonó la roja a Moon, que impidió el cuarto al derribar a Simao cuando se iba solo. Al final, el 2-3, un resultado magnífico, se antoja corto. Es lo que pasa cuando Forlán y Kun van contigo: siempre quieres más. Tranquilos, llegará. Los dos siguen en el Atleti y, como no, la Champions es su destino.
El detalle: Maxi dedicó el gol a su hijo

Maxi continúa con su redención esta temporada y marcó el primer gol del partido a pase de Forlán. El argentino lo celebró llevándose el pulgar a la boca, dedicándoselo al hijo que espera su mujer y que será el primero de la pareja. Tras empezar el verano como transferible, el ex capitán ha convencido a Abel con un gran rendimiento este verano.

MARCA

Agüero logró el centenar de dianas rojiblancas en Copa de Europa en un partido muy tranquilo

El Atlético se pone a cien para meterse en la liguilla

* · El 'Pana', muy inferior, se hizo el primer gol y perdonó al descanso la opción de meter presión a los rojiblancos · Los de Abel se encontraron con un tempranero gol que les hizo dormir el encuentro · Un golazo del 'Kun' acalló los pitos de un público que se impacientaba

Este encuentro de vuelta de la previa de la Champions sólo pasará a la historia por el centenario gol del 'Kun' Agüero. El argentino tuvo el honor de marcar el número cien de los rojiblancos en la Copa de Europa. Por eso y por culminar la presencia de los atléticos, por segundo año consecutivo, en la máxima competición continental.

Con la eliminatoria prácticamente finiquitada en la ida, sobre todo por la incapacidad del rival, el Atlético se enfrentaba a su leyenda negra. Los históricos batacazos colchoneros eran el único argumento al que se podía agarrar el conjunto griego, pero a los cuatro minutos cualquier duda se disipó gracias a Vyntra. El defensa heleno, que se convirtió en el mejor refuerzo rojiblanco, desvió a la red de su portero un disparo desviado de Forlán que no llevaba la dirección correcta.

Con este regalo se acababa cualquier atisbo de sorpresa griega. Y más cuando el Atlético se puso a controlar el encuentro y a esperar otro error heleno para machacar. Los escasos espectadores que se dieron cita en la grada para este importante encuentro no podían pensar que un gol de su equipo acabaría siendo un castigo para ellos. Lo cierto es que los mediocentros reforzaron a su defensa y los cuatro de arriba no pusieron la tensión de otros choques. El resultado fue un tostón de primera parte del que lo único rescatable era el 1-0.

La racanería rojiblanca pudo encontrar castigo al borde del descanso, pero Vyntra se había empeñado en amargarle la noche a su entrenador y con todo a su favor echó a las nubes un servicio perfecto de Leto con Asenjo esperando para recoger el balón de la red.

En la segunda parte no mejoró el juego atlético, pero al menos se acercó más al área rival. Sus intentos se limitaron a remates lejanos de Forlán y Raúl García y a los arranques de genialidad del 'Kun', que era el único empeñado en alegrar la noche a los valientes que habían pasado por taquilla.

El holandés Vink, en un error de apreciación, hizo aún más apacible el encuentro a los rojiblancos expulsando a Cissé por una entrada más aparatosa que dura sobre Assunçao.

Y a siete minutos del final Agüero inscribió su nombre en el libro de oro rojiblanco al marcar el gol 100 en Copa de Europa. El argentino encaró a dos defensas, los sentó y se metió en el área, soltando un zurdazo que no pudo atrapar Galinovic.

Con el objetivo cumplido, ahora les toca mover ficha a los dirigentes rojiblancos. Tienen seis días para reforzar una plantilla que se antoja insuficiente para afrontar las tres competiciones que tiene por delante el Atlético. El problema es que hay poco donde escoger y, me temo, que menos ganas de hacerlo...


AS

El Atlético luchará por estar en la final del Bernabéu
El Atlético de Madrid no pasó apuros ante el Panathinaikos (2-0) y estará en el bombo final del torneo continental. Los rojiblancos siguen sin perder en Europa (11 partidos) y los helenos siguen sin saber ganar en España.

DAVID F. SANCHIDRIÁN | 25/08/2009

Sí, objetivo Champions cumplido. Cuando llegas a junio y haces las maletas sabiendo que tienes que jugar la previa de la Liga de Campeones, un estado de nerviosismo aparentemente controlado va aflorando en jugadores, directiva y afición según se acerca la cita. Y si encima buena parte del futuro económico del año depende de este doble partido, la inquietud va tomando cuerpo. Pero otro año más, el Atlético de Madrid ha tirado de oficio, pegada y hoy de fortuna para estar dentro del bombo final de la Liga de Campeones del próximo jueves y encima deja un dinero vital en las arcas del club que puede regalar un último fichaje antes del cierre de mercado.

Sin ser una vuelta tan agónica como la del año pasado ante el Schalke (remontando un 1-0 en contra), que hizo reventar el Vicente Calderón, hoy los aficionados tuvieron la posibilidad de vivir otra fiesta veraniega y ver intacta la dupla Kun-Forlán a la que algunos daban por rota al término de la pasada temporada. Y es que en esta ocasión el equipo rojiblanco no tuvo que esperar a los últimos minutos del choque para empezar a tararear el himno de la Champions League y eso que el Panathinaikos cambió de esquema y apostó por una defensa de cuatro, con el español Sarriegi en el eje de la zaga, con la ayuda del joven Sotiris Ninis para enlazar con Cissé pero con la baja sensible de Karagounis, lesionado. De hecho, el imberbe griego saltó con la fuerza propia de su edad y él solo intentó asustar a Asenjo sin suerte al segundo minuto de juego.

Pero susto el que dio el Atlético sesenta segundos después que más que susto resultó un bofetón en las aspiraciones helenas cuando Forlán abrió el marcador. Hasta el azar se quiso aliar con los madrileños en esta eliminatoria y tras un buen centro de Heitinga por la derecha, el cuero cayó en el segundo palo sobre los pies del uruguayo que quiso centrar a bote pronto, con la mala fortuna para Vyntra que desvió el balón y dio el primero al Atlético. Sin despeinarse, los de Abel ya tenían más de pie y medio en la Liga de Campeones y el Panathinaikos no daba síntomas de recuperación ni de rabia, perdiendo el balón rápidamente y un punto por debajo en intensidad. Daba la sensación de que el Atlético a poco que apretara abriría una brecha mayor en el luminoso. Y si no lo hacían los rojiblancos, Vyntra también se prestaba candidato como goleador para hacer el segundo tanto ya que el central pudo meterse otro en propia puerta pero el destino no quiso cebarse con él.

A cien metros del área griega nada de nada. Cissé se tiró toda la primera parte desconectado, a lo suyo, a veces caía innecesariamente por banda y el que iba a ser su socio en ataque, Ninis, se desinfló con ese disparo tempranero y los demás 43 minutos se los pasó corriendo detrás del balón. Es más, Asenjo sólo vio peligrar su meta en una ocasión en los primeros 45 minutos y resultó ser el que mejor imagen tenía del arco. Ese futbolista que se metió el gol en contra nada más comenzar el encuentro, que a falta de un minuto para el descanso aprovechó un buen centro de Leto para cabecear desde el segundo palo, libre de marca, pero el esférico salió por encima del arco madrileño.

Tras el descanso llega el primer disparo del Atlético

La pócima de Ten Cate no pareció surgir efecto durante los minutos de descanso porque su equipo salió sin la chispa necesaria para amedrentar lo más mínimo al Atlético y eso que ya estaba en el césped Salpingidis, el más activo de la ida. Y el centro del campo del Atlético, que sufre a la hora de hacer desplazamientos largos, hoy se movía a las mil maravillas sin el balón con continuas recuperaciones. Tras un robo en la medular surgió el primer disparo del partido cuando el Kun cedió el esférico a Raúl García y sin pensarlo, el navarro pegó un zapatazo lejano que salió desviado de la portería de Galinovic. Esa fue su última acción de peligro del pamplonica porque en el 61 dejó su puesto a Cléber Santana. Con el brasileño en el campo, el Vicente Calderón presenció una de esas acciones incomprensibles que de vez en cuando se ven en los terrenos de juego. Cissé, frustrado por el partido que estaba cuajando, propinó una patada a la altura de las rodillas de Assunçao y Pieter Vink no titubeó y le mandó la ducha.

Con diez, el Panathinaikos se lanzó al ataque para intentar lavar algo la imagen mostrada pero ni con esas porque este año si los rojiblancos tienen que presumir de algo más que de ataque es de portero. Sin entrar en juego en todo el partido, Sergio Asenjo sacó un disparo duro de Leto con los puños como si rebotara contra un muro y en el 85 hizo lo mismo cuando parecía ya batido. Un minuto antes del último paradón del ex del Valladolid llegó otra exquisitez del ataque rojiblanco. Igual que hiciera en Grecia, el delantero argentino quiso dejar su firma con otro golazo. Cogió la pelota en líneas de tres cuartos, dribló, se metió por la izquierda del área y batió al cancerbero del equipo heleno para certificar el pase a la Champions League que este año se juega en casa del rival, del Real Madrid.


Solo puedo decir que cada vez que veo a Asenjo pienso realmente que salvo cosas que son inevitables, este chico es un seguro de vida atras. Como siempre el kun hace de las suyas y con su gol se consigue el gol numero 100 del atletico en Europa.
Este año ponemos una bufanda rojiblanca en.... ¡¡LA CIBELES!!

Con el sistema de Abel creo que vamos a sufrir mucho. La defensa adelantada y el fuera de juego, que siempre queda a que lo vea el linier o el árbitro, es jugar con fuego. Aun así, ahí estamos, en el sorteo de mañana a las 18:00, mero trámite para llegar a la final en el Cuernabéu.

¡¡¡Aupa Atléti!!!
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn