Alonso y su megaconsola

Conversación publicada en el foro Deportes

 
MARCA ha tenido acceso a uno de los secretos mejor guardados de escuderías y pilotos, un simulador profesional de Fórmula 1, y no uno cualquiera, sino posiblemente el mejor del mundo y constantemente utilizado por los equipos. Tanto es así que el propio Fernando Alonso se sentó en ese mismo asiento hace un mes porque el de Renault es una PlayStation y el equipo galo anda buscando ideas para construirse uno propio. Y visitaron esta maravilla de 1,5 millones de dólares en Bicester (Inglaterra), de la empresa Wirthresearch que pertenece al ingeniero y ex dueño del equipo Simtek, Nick Wirth.
Alonso, junto a varios miembros del equipo, y Nelson Piquet, pudieron comprobar la fiabilidad de una virguería tecnológica cuyo alquiler cuesta 7.500 euros diarios. Fernando lo probó una vez sólo, pero Renault necesita sacar kilómetros extra para Nelsinho, ya que los test son muy caros y están reducidos, y al menos le ha pagado tres o cuatro clases particulares. De aquí al Gran Premio de Europa otros nueve pilotos de distintas categorías tienen ya hora reservada.

¿Qué tiene éste que no tengan los demás? Pues fiabilidad, movilidad y realismo hasta extremos insospechados, como pudo comprobar MARCA probando el mismísimo circuito de Valencia que debuta en los próximos días. Apoyado en seis actuadores eléctricos, este hexópodo robótico se mueve como un bailarín, como si fuera a echarse a andar, hincando el morro en las frenadas, cabeceando de izquierda a derecha con violencia, vibrando al pasar los pianos, girando alocado si hay un trompo...

Se tardaron seis meses en conseguir que la sensación de movimiento fuera real para los pilotos, no sólo gracias a las cinco pantallas, sino sobre todo con sutiles elementos como la tensión y distensión constante de los cinturones o que la dirección se endurezca según el downforce del coche.

Buscando un software adecuado
Luego, Wirth, uno de los más brillantes ingenieros ingleses, tardó otro medio año en conseguir un software capaz de emular con precisión monoplazas que sean capaces de variar sus reacciones si se le incluyen virtualmente piezas nuevas, o si se varían sus alerones, el tipo de compuesto de neumático o si integran nuevas suspensiones. Es decir, como si fuera un test normal para un piloto profesional, con telemetría, vuelta a vuelta, etc...

“La correlación es más del 95% entre el simulador y la realidad, pero eso depende de si tenemos todos los datos del coche”, dice Wirth. Los equipos de F-1 que van al simulador suelen dar pocos datos técnicos de sus monoplazas porque son confidenciales. Pero les vale con el F-1 básico que tienen allí desarrollado. Las escuderías, más que para desarrollar piezas “vienen a que pilotos jóvenes se aprendan circuitos que desconocen, o que pilotos veteranos puedan descubrir circuitos nuevos como ahora Valencia o Singapur”. Tienen 10 ó 12 circuitos integrados y otros tantos de competiciones de EE.UU.

Algunos pilotos reconocen que los puntos de frenada son luego similares en los circuitos. “Yo salgo mejor piloto que como entro siempre”, afirma David Brabham, piloto oficial Honda en EE.UU. Aunque normalmente la reacción viene cuando vuelven de la pista y lo comparan, y más si varían de montura, con comentarios siempre positivos. No sólo Fernando o Piquet, sino el resto de profesionales suelen estar un día o día y medio probando, de 9 a 17 horas y como mucho con dos circuitos distintos, ya que está demostrado que el cerebro humano, aunque esté entrenado, ya sea de un campeón del mundo o de un amateur, no puede aprender, integrar y procesar más información. Tres no es posible.

Hamiltón utilizó el simulador
Lewis Hamilton usó el año pasado el simulador de McLaren hasta agotarlo y se considera que fue una de las claves para su rapidísima adaptación a los circuitos. “¿Cuanto del éxito de Hamilton lo tiene el simulador? Algo ayudó, seguro, porque lo usó mucho y le gustaba, se entretenía, cosa que a otros pilotos no les sucede, pero si no eres un gran piloto no vale de nada, no importa que des mil vueltas porque para hacer lo que hizo en Silverstone en mojado tienes que ser brillante”, afirma.

¿Quién es el mejor que ha probado? “Guardamos las mejores vueltas de todos los pilotos que han probado nuestro simulador”, afirma Wirth “pero por cuestiones de confidencialidad no puedo decir qué equipos”, dice con una sonrisa que desvela por dónde pueden ir los tiros “pero un piloto que es muy bueno, en 20 ó 30 vueltas que dé en medio día ya suele valer. Lo que sí te puedo decir es que desde el primer segundo se puede ver en pantalla quién es excepcional.

Los ingenieros ven las mismas diferencias en la pista que aquí, y se quedan asombrados. El que no rompe en pista aquí tampoco rompe ni choca, sólo va vuelta tras vuelta mejorando. Para los equipos es genial porque pueden hacer test a jóvenes pilotos antes de arriesgarse a romper un coche y gastarse 100.000 euros. Es como una máquina de la verdad, prueban a pilotos potencialmente buenos, los ven antes, los comparan con tiempos y vueltas de otros grandes pilotos, y si creen que es bueno le meten en pista”.

Fuente Diario Marca
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn