Hardgame analiza a fondo MGS4

Conversación publicada en el foro Juegos

 
Después de muchos años de desarrollo, de muchas promesas y de algún que otro retraso de última hora, al fin, en poco más de un mes, los usuarios de PlayStation 3 podrán disfrutar del estreno de la nueva aventura de Solid Snake, esta vez acompañado de toda la potencia de la consola de nueva generación de Sony. A escasos días de su lanzamiento, medio mundo se plantea mentalmente la siguiente pregunta: ¿Cumplirá Metal Gear Solid 4 con todas las expectativas? Para buscar una respuesta fiable, por cortesía de Konami, nos dirigimos hace unos días a París junto a un selecto grupo de medios internacionales, para probar, con la mayor profundidad posible, la versión final de la nueva obra de Kojima Productions. En la siguientes líneas, encontraréis nuestras impresiones y todos los detalles que necesitáis conocer antes de su estreno.



Contrato de confidencialidad



Nuestra estancia en París fue de nada menos, que de 3 días. Si bien en ese tiempo nos podríamos haber dedicado a visitar los innumerables atractivos turísticos de la capital francesa, el objetivo marcado era claro, jugar y probar al máximo el videojuego en cuestión. Como podréis imaginar y ante las ganas de descubrir todo lo que ofrece esta nueva entrega de la saga Metal Gear, nuestra rutina diaria se limitó únicamente a jugar, jugar y jugar, con pequeños descansos para comer, alguna que otra parada para recibir un agradable masaje con el que relajarnos de estar todo el día sentados delante de una pantalla y dormir unas escasas 5-6 horas.



Por lo tanto, como ya os hemos comentado desde hace días en algunas noticias, sí, hemos terminado al completo este Metal Gear Solid 4 en una versión cuasi final (la que llegará a las tiendas recibirá algunos retoques en la traducción, y poco más), hemos sido uno de los escasos 70 privilegiados en todo el mundo que ya lo han hecho, hemos catado todos sus secretos, hemos superado todos sus retos y hemos experimentado toda la carga argumental que nos presenta.



Sin embargo, tenemos que destacar que, previamente a la visita, hemos tenido que firmar un contrato de confidencialidad que nos impide comentaros muchos detalles relacionados con el juego, como puede ser de la historia, la intro, la duración, los múltiples escenarios que visitaremos a lo largo de la aventura o, entre otras muchas cosas, los múltiples enemigos finales a los que nos enfrentaremos



¿Qué quiere esto decir? Pues que este artículo os lo tenéis que tomar como lo que es, unas primeras impresiones, un primer contacto ante el extenso análisis que tenemos preparado para el próximo 30 de mayo, cuando todas estas limitaciones terminarán y donde os detallaremos, punto por punto, todas las grandezas y los pequeños fallos que acompañan a la obra creada por el gran Hideo Kojima.


La guerra, ha cambiado....



Después de ese viaje al pasado que nos propusieron tanto Metal Gear Solid 3: Snake Eater en PS2, como Metal Gear Solid: Portable OPS en PSP, la trama argumental regresa con Solid Snake como protagonista, unos cuantos años más tarde de los hechos acaecidos en Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty. Más concretamente, cinco años después del “Big Shell Incident”, lo que quiere decir que nos encontraremos en el año 2014.

En ese lustro transcurrido el mundo ha cambiado profundamente. Si antes el sistema económico giraba en torno al petroleo, en la actualidad toda la economía mundial se sustenta en la guerra. Una guerra controlada por grandes corporaciones privadas y donde ya no se combate por una causa, sino para sostener las bases económicas que rigen el mundo actual. Todo ello sumado al uso de una avanzadísima nanotecnología, ha conseguido que soldados como Snake ya no sean necesarios en el campo de batalla.

En este clima de decadencia mundial, de una sociedad que ya ha perdido casi todos sus valores, entraremos nosotros en escena, con un Solid Snake prematuramente envejecido que, una vez más, y a pesar de su precario estado de salud, se adentrará en el campo de batalla a petición de Roy Campbell, para frenar los ambiciosos planes de Liquid Ocelot, que no planea otra cosa que el control del mundo, objetivo que pretende alcanzar eliminando a los Patriots.

En estas primeras horas de juego nos encontraremos con viejos conocidos como Otacon, que nos ayudará y nos dará soporte en todo momento; Meryl, el primer amor de Snake, totalmente ausente desde el primer MGS y que regresará al mando de la Rat Patrol Unit; Rayden, que aparece como un ninja con el cuerpo completamente modificado; o la pequeña Sunny, hija de Olga (aparecida en MGS2) entre otros. Por supuesto, también habrá tiempo para que aparezcan conocidos enemigos como Vamp o el cuarteto llamado The Beauty & the Beast, que nos hará recordar a algunos de los enemigos más clásicos de la saga.



Y hasta aquí vamos a leer. Es cierto que podríamos contaros mucho más, incluso dentro de las limitaciones del citado acuerdo de confidencialidad, pero qué queréis que os diga, uno de los pilares fundamentales de todo Metal Gear ha sido siempre su historia, y este Metal Gear Solid 4 no iba a ser menos. Ni en este artículo ni en el futuro análisis que publicaremos daremos más detalles de la trama, pues el factor sorpresa y el estilo cinematográfico con el que se desarrolla la aventura podría ser roto si conocéis algún detalle.

Así que, desde aquí, nuestra recomendación es que no os pongáis impacientes y, cuando tengáis el juego en la mano, disfrutéis desde el minuto uno hasta el último, de la profunda trama argumental que nos ha brindado Kojima. Os aseguro que en muchas ocasiones haréis un “Oh!! Esto no me lo esperada” y que incluso os levantaréis de la silla, algo que muy pocos juegos logran transmitir.

Simplemente, en este apartado, señalar un último detalle. Tal y como prometió Kojima, Metal Gear Solid 4 termina la historia de la saga. Se cierran todos los puntos que quedaron abiertos en anteriores Metal Gear, incluyendo las dos entregas de MSX. Para narrar toda esta información, que no es poca, se ha prescindido un poco de las escenas de codec, ofreciendo a cambio un gran número de escenas grabadas con el propio motor del juego, lo cual es de agradecer, además de que ofrecen cierta interactividad al pulsar, en determinados momentos en los que se nos indique, los botones L1 (para ver lo que está viendo Solid Snake en ese momento) o X (para ver flashes de anteriores entregas).

Puede que haya más Metal Gear en un futuro (más bien, sería lo normal debido a las millonarias ventas que ha cosechado cada entrega) y puede que participe Kojima o no, pero este MGS4 lo cerrará casi todo, quedando muy pocas preguntas en el aire por resolver.

Es la hora de combatir



Una vez superada la secuencia inicial, nos encontraremos metidos en faena. La primera sensación es de cierto desconcierto, ya que no hay ningún tutorial al principio y el caos que hay generado a nuestro alrededor es considerable, ya que, os recordamos, estamos metidos en medio de una feroz guerra en la que nosotros no tenemos que participar, sino cumplir la misión a la que hemos sido encomendados.



Tras estos minutos iniciales y tras recordar cómo eran los controles de las entregas anteriores (hay pocos cambios en general, aunque con más posibilidades, como cuando disparamos en primera persona) nos ponemos a superar las primeras calles de esta ciudad en guerra. Y es ahí, cuando sin previo aviso, aparece uno de los nuevos y más impresionantes enemigos que incluye el juego, los Gekkou, unos enormes engendros bípedos que arrasan, literalmente, con todo lo que se encuentran por delante, que realizan enormes saltos que les permite superar grandes distancias casi instantáneamente, y dotados de una inteligencia realmente abrumadora.

La inteligencia artificial vuelve a ser uno de los puntos fuertes de esta nueva entrega de Metal Gear Solid, pues además de la habilidad de los Gekkou para ponernos las cosas difíciles, también destacará la avanzada inteligencia de los soldados, que buscarán las mejores posiciones, se reagruparán en cuanto sientan peligro, intentará buscar caminos diferentes para cazarnos y así, un largo etcétera de comportamientos, muchos de ellos parecerán incluso improvisados, lo que nos obligará a actuar con cierto cuidado.

Por supuesto, Snake no irá indefenso a este feroz campo de batalla, sino que tendrá ciertas tecnologías que le ayudarán en estos enfrentamientos, así como infinidad de armas (pistolas, rifles, granadas, minas, lanzacohetes y un larguísimo etcétera) que iremos consiguiendo a lo largo de la aventura.

Uno de los aspectos más interesantes del equipo que posee Snake será el OctoCamo, un traje que, tras un segundo de espera, adquirirá la textura del objeto o pared que tenga a su alrededor, como si fuese un camaleón, siendo totalmente crucial cuando queremos pasar desapercibidos. Por otro lado tenemos el Solid Eye, una especie de parche que nos pondremos en el ojo (no, realmente a Snake no le pasa nada en el ojo, como sí le pasaba a Big Boss) y que nos permitirá obtener cierta información, o bien acceder a una visión por infrarrojos, a un sensor que nos indica la posición de los enemigos o a visionar a cierta distancia como si fuesen unos prismáticos.

Otro de los artilugios de más utilidad será el Mk. II, un pequeño robot que nos dará Otacon, el cual nos servirá de ayuda en innumerables ocasiones. La gracia del Mk. II es que ofrece muchísimas más posibilidades de acción al jugador, ya sea a la hora de atacar, de infiltrarse o de recopilar información, aunque su utilización tampoco será un elemento imprescindible.



Uno de los nuevos personajes que incluye Metal Gear Solid 4 será Drebin, un genuino traficante de armas, muy especial (ya lo veréis) y que, como habréis intuido, será de gran utilidad para nosotros. Además de poderle comprar infinidad de armas, de pedirle que nos desbloquee algunas que nosotros consigamos y de ofrecernos mejoras de ampliación para éstas (podremos crear artilugios realmente devastadores), también nos adquirirá todas las armas que vayamos consiguiendo y nos sobren, lo que nos dará dinero para acceder a sus servicios.

Dejando a un lado las armas, y a consecuencia del ya veterano cuerpo de Snake, nos encontramos en pantalla con dos barras complementarias a la de la vida. La primera de ellas mide el estrés que está pasando en ese momento. Así, si casi no hay acción, éste nivel de estrés será muy bajo y, entre otros efectos, nos permitirá recuperar parte de la salud que hayamos perdido en combate. En cambio, cuando estamos en plena acción, el estrés se disparará, y más si nos vemos rodeados o con el agua al cuello, lo que provocará que tengamos mayor precisión en los disparos y hagamos más daño, aunque estar bastante tiempo en esta situación puede desencadenar diversos efectos secundarios, llegando incluso a desmayarnos (Snake ya no está para demasiados trotes).

Con todo esto, otro de los puntos fuertes de este nuevo Metal Gear será la posibilidad que el jugador pueda elegir el sentido de la acción y la forma de vivir la aventura. Podremos optar tanto por infiltrarnos, aprovechando las sombras y los puntos “ciegos”, utilizando armas silenciosas para hacer el menor ruido posible, o bien podremos optar por apostar un poco más por la acción, aunque tampoco nunca en exceso, ya que la avanzada inteligencia de los enemigos no nos dejará convertirnos en Rambo.



Este primer nivel ambientado en el medio oriente apostará por ofrecer múltiples caminos y la posibilidad de llegar a nuestro destino a través de diferentes rutas, con más o menos enemigos, dando una libertad de acción realmente amplia. El resto de niveles que suceden a este apuestan por diferentes estilos, aunque, por ahora, como ya os comentamos, no podemos comentar más detalles al respecto.


Multijugador

Como ya sabréis, uno de los grandes atractivos de Metal Gear Solid 4 será la inclusión de Metal Gear Online, una variante multijugador del universo Metal Gear, que promete darle mucha más vida al juego una vez lo hayamos finalizado. Por desgracia, las consolas donde probamos el juego no estaban conectadas a Internet, por lo que nos fue imposible probar dichas opciones.

De todas formas, en estos momentos está disponible una beta abierta de Metal Gear Online, por lo que todos los usuarios de PlayStation 3 que lo deseen, pueden probar ellos mismos este modo.

Apartado Técnico



No, a nivel gráfico no nos encontramos ante un apartado perfecto y se pueden ver algunos fallos como la calidad dudosa de algunas (pocas) texturas cuando las miramos de cerca, los escenarios (salvo determinados objetos) no son destruibles, se pueden observar en bastantes sitios los tan temidos dientes de sierra, el uso de la física mejorable y, en ciertos momentos, el número de frames está desequilibrado (más bien en exceso, cuando entramos en habitaciones poco detalladas o similares).

Sin embargo el aspecto global, lo que nos entra desde un primer momento por los ojos si no andamos jugando con la cámara para buscar fallos, es simplemente, sublime. Gran parte de la culpa de esto es al extremo al que han llegado los pequeños detalles, que influye claramente en el aspecto global. Si a eso le sumamos un diseño de armas, animaciones y dirección artística realmente sublime, nos encontramos ante un apartado que, sin duda, cuando se produzca su lanzamiento, se encontrará un paso por encima del resto de su competencia.

En cuanto al apartado sonoro, si bien no teníamos unos altavoces 5.1, sí que disponíamos de unos cascos que simulaban este 5.1, por lo que pudimos comprobar también toda la calidad de sus efectos y el mismo cuidado enfermizo por los detalles. El doblaje, totalmente en inglés (no así los textos, que están en castellano), sigue la línea marcada por entregas anteriores, con actores realmente buenos que le dan una personalidad tremenda a los personajes.

Ya por último, la banda sonora sigue a cargo de un habitual de la saga, que no es otro que Harry Gregson-Willias, con la colaboración del japonés Nobuko Toda. El resultado es nuevamente impactante, con composiciones musicales que se desenvuelven a la perfección en cada tipo de situación, que aumentan tu tensión en el campo de batalla y que, cuando el momento lo requiere, es capaz de ponerte los pelos como escarpias. Uno de los mejores apartados del juego.


En Resumen

Y hasta aquí ha llegado nuestro avance. Esperamos que este primer acercamiento a lo que nos ofrecerá Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots haya sido de vuestro agrado y que sirva para calmar vuestras ansias de información. Desde aquí os citamos para el próximo 30 de mayo, cuando publicaremos un extenso análisis de todos los puntos del juego y, sobre todo, nuestra valoración final. Lo que sí que os podemos adelantar es que la cuarta, y quizás última, entrega de Metal Gear Solid, tiene todas las papeletas de convertirse en uno de los pilares fundamentales en los que se sostendrá el cada vez más amplio catálogo de PlayStation 3
GTA 5 Assassin’s Creed: Syndicate Uncharted 4 Black Ops 3 Street Fighter V FIFA 16 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn Detroit: Become Human