(analisis) GTA IV __--meristation--___

Conversación publicada en el foro Juegos

El sueño americano

Escapar del pasado. Empezar una nueva vida mejor. Millones de inmigrantes llegan cada año a EEUU persiguiendo el sueño americano. Niko Belic no es como ellos, es alguien especial. Capaz de hacer que las cosas sean diferentes por siempre. El liston del género 'free roaming' salta por los aires en el mejor título de la saga GTA y de toda su historia. Bienvenidos a vuestra nueva vida. Nota
MeriStation
10
Obra Maestra




Por: Nacho Ortiz

Promesas del Este
Estamos tristemente acostumbrados a que los desarrolladores de videojuegos no acaben cumpliendo lo que prometen antes de sacar sus productos al mercado. Y llena de lamentables ejemplos está la historia reciente del sector; promesas, exageraciones y maquillaje sobre lo que realmente saldrá al mercado. Pero Rockstar, fácilmente el estudio más respetado de esta industria, nunca ha sido de ésas a las que todos conocemos. Toda la expectación que ha ido levantando Grand Theft Auto IV tráiler a tráiler, pantalla a pantalla y demostración a demostración, está completamente justificada con el juego final entre las manos.



GTA IV es un ejercicio de superación impresionante; el empeño de un equipo que inventó un género por hacerlo más grande y mejor. Cuando R* habla, los demás callan. Y tras el lanzamiento de este título, el género de acción libre, el 'sandbox' o 'free roaming', tiene un nuevo referente que no deja lugar alguno a imitadores. Antes de empezar a leer este análisis, y sin que sirva de precedente, hazte con él. Todo el tiempo que pierdas hasta probarlo serán minutos que lamentes una vez te hayas sumergido en la ciudad virtual más ambiciosa jamás recreada. Esto no es Saint's Row. No es True Crime. Tampoco The Getaway o Scarface... Definitivamente, esto es GRAND THEFT AUTO.



Impacto inicial. Sensaciones.
En la primera hora de Granf Theft Auto IV se comprende algo vital; no encontramos un impacto inicial igual al que GTA III causó de forma imborrable en los seguidores de la serie al levantar un mundo tridimensional desde unas simples 2D, pero se percibe que la ciudad está viva en una forma cualitativamente diferente a lo que hemos visto hasta ahora. La metrópolis no gira en torno al personaje, si no que es el personaje el que debe adaptarse a una urbe que sigue imparablemente su ritmo. Más adelante queda claro de la misma manera que el refinamiento y mejora de una base jugable contrastada son igualmente válidos para considerar a un videojuego una obra maestra. GTA IV lo es sin presentar innovaciones que vayan a causar un punto de inflexión, aunque sí experimenta por primera vez lo suficiente con multitud de elementos que con toda seguridad serán copiados en el futuro.



Las diferentes partes de un conjunto magistral.
Su éxito reside en la excelencia de cada uno de sus diferentes apartados y en el compromiso de sus creadores, que sin lugar a dudas y como los grandes virtuosos, disfrutan con aquello que hacen. Gráficamente colosal, acallando las voces dubitativas respecto a su solvencia manejando un entorno tan minucioso, amplio y repleto de cientos de IAs independientes. Impresionante en el sonido, con una grandísima banda sonora que ilustra la actualidad con temazos y canciones licenciadas y un doblaje de Hollywood en versión original, sumando el valor añadido de las dicciones y acentos de cada etnia, imposibles de recrear en castellano. E imbatible en lo jugable, como experiencia interminable para un jugador apoyándose en la historia, misiones paralelas y actividades recreativas, capaces en conjunto de darle una duración de años, y por primera vez para un GTA de sobremesa, con opciones multijugador a través de Internet, tanto competitivas como cooperativas, y la puntilla del contenido descargable en Xbox 360. Por si no ha quedado claro, estamos frente a una de las más grandes producciones que ha dado el ocio electrónico en la última década.



Dos versiones. Doble éxito.
Grand Theft Auto IV representa también un cambio de tendencia en la saga al aparecer conjuntamente para dos consolas al mismo tiempo. Sin duda es una situación beneficiosa para todos los usuarios, ya sean de Xbox 360 o PlayStation 3, que podrán disfrutar así del mejor videojuego multiplataforma del año. Además, beneficiados por packs extremadamente competitivos en ambos sistemas si esta es la puerta escogida para debutar en la nextgen. Apenas sin diferencias gráficas, con mejor antialias en PS3 y más claridad en Xbox 360, la elección de una u otra queda en lo personal, aunque es posible que la opción de contenido adicional descargable otorgue ventaja a la consola de Microsoft. Próximamente trataremos a fondo este tema en una futura comparativa de versiones. Lo imprescindible es jugarlo, no importa dónde.


Inmigrante. Sueños rotos
El guión de GTA IV es tan nutrido, profundo y refleja una realidad -distorsionada- que perfectamente podría estar firmado por maestros del género criminal cinematográfico como Scorsesse o Coppola. Niko Bellic, el antihéroe de esta historia, es un exmiliciano yugoslavo que llega a Liberty City huyendo de un pasado -vendí a gente, trafiqué con gente, maté a gente- y persiguiendo un futuro mejor alentado por las mentiras en forma de delirios de su primo Roman. Un hombre muy lejos de su Serbia natal, atrapado entre los remordimientos que le provocan sus pecados, su intención de ganarse la vida honradamente y la cruda realidad de delinquir para poder subsistir. Y no precisamente en el sentido económicamente más estricto. Con su determinación estoica, inquebrantables reglas y formidables habilidades militares, Niko irá ascendiendo involuntariamente en la escena criminal de la ciudad, cobrando protagonismo como 'especialista en solucionar problemas' y viéndose envuelto en alianzas, traiciones, chantajes y enemistades que terminan finalmente poniendo precio a su cabeza.



Una película repleta de actores
El retrato personal que hace Rockstar de los diferentes estamentos del hampa actual no podría ser más creíble. Desde las casi intocables familias italianas a los despiadados rusos, puerto riqueños preocupados por el 'bienestar social', jamaicanos, irlandeses venidos a menos, afroamericanos con su particular idiosincrasia, hasta ex convictos o traficantes de poca monta más centrados en hormonarse que en vigilar su espalda. Los personajes están excepcionalmente construidos desde un punto de vista narrativo. Todos tienen una historia detrás, una filosofía en la vida, una personalidad que marca su comportamiento y sus necesidades con Niko, además de un negocio y unas aspiraciones. Las miles de líneas de diálogo los retratan con precisión, ya sea durante las secuencias cinemáticas, conversando con ellos via teléfono móvil o cara a cara mientras nos acompañan en el coche, e incluso por lo que otros personajes desvelarán sobre ellos, la mayoría de las veces, trapos sucios.



Aunque bajo la premisa inicial el guión pueda parecer tan recurrente con respecto a los otros títulos de la saga como seguir la estela de Niko en su papel de figura emergente del crimen neoyorquino, realizando toda clase de encargos al mejor postor, el desarrollo del mismo contiene varias sorpresas y giros tan imprevisibles como bienvenidos y emocionantes. En total, para completar la historia que se narra sin prestar atención al resto de propuestas que hace Liberty City -algo que obviar sería un grandísimo error-, estaríamos hablando de no menos de 30 horas de juego.



La GRAN ciudad
Liberty City es un mundo cohesionado y continuo del que el jugador se siente partícipe y que muchos MMO envidiarían. Ha sido claramente uno de los mayores logros de Rockstar con GTA IV. No hay duda que supone la ciudad que de forma más minuciosa y rebosante en detalle se ha plasmado nunca jamás en un videojuego. Como los mismos Houser han reconocido, es un homenaje a Nueva York. Más Nueva York que desde la que se inspira. Todas las zonas, distritos, puentes, túneles, calles, parques, monumentos y demás elementos reseñables de la ciudad, están aquí: la estatua de la libertad, Times Square, Central Station, Wall Street, Broadway, el Rockefeller Center, el Empire State o el edificio Chrysler, Central Park, los emblemáticos puentes de Brooklin y Williamsburg, su red de metro con estaciones subterráneas y superiores e incluso el aeropuerto JFK. Todo está en Liberty City, convenientemente reinterpretado y renombrado por Rockstar.



I (L) LC
Pero Liberty City no sólo está compuesta por estos centros de interés. También alberga un entramado de restaurantes, hamburgueserías, clubs de strip-tease, talleres mecánicos, lavaderos, tiendas de ropa, cibercafés, locales de dardos, boleras, billares, bares de copas, armerías -sin la mítica AmmuNation- edificios o apartamentos al servicio de Bellic. Aunque lo cierto es que aparecen muchísimos cuya presencia es meramente estética. Quizás sea una utopia que cualquier edificio, local o casa fuera interactivo al 100%. En tamaño y tal como nos comentaron desde el estudio, es ligeramente inferior a la extensión que ocupó San Andreas, aunque la diferencia salta a a vista. Sus siete islas -cuatro principales, más tres pequeñas- están totalmente urbanizadas centímetro a centímetro, sin zonas vacías.


Para movernos por Liberty City podemos utilizar exactamente los mismos medios de transporte que haríamos en la realidad; a pie, en taxi, en el metro, conduciendo un coche o una moto, en barco o en helicóptero. Los taxis son la novedad más cómoda. Por unos dólares -dependiendo del trayecto- nos llevarán a la ubicación escogida de la ciudad. Cómodo y casi instantáneo. La red de metro, y aunque es igualmente novedosa, es más sufrida. Sus cuatro líneas recorren cinco de las siete islas.



Ciudadanos autónomos
La gente desempeña un papel fundamental en la inmersión. Viven sus vidas y reaccionan como gente normal. Pasean escuchando música, se sientan en un banco, vuelven a casa después del trabajo, hacen la compra, riegan sus plantas, predican el fin del mundo, salen a cenar, corren por el parque, toman el sol en la playa, visitan los espectáculos, se divierten en los clubs, cometen sus delitos, incluso algunos nos atacan si nos despistamos y hasta suben prostitutas a sus coches. Las rutinas de detección y reacción son complejas e imprevisibles. Cada nuevo día podemos encontrar nuevas reacciones a las mismas situaciones. Por ejemplo, habrá personas que al atropellarnos se den a la fuga y otros que se bajen del coche a comprobar nuestra salud. O en un accidente, conductores que nos recriminen verbalmente nuestra maniobra temeraria, otros que se lamenten y otros que directamente se bajen del coche a darnos una paliza.



La conciencia ciudadana es también notable; ante cualquier delito que se cometa, darán la voz de alarma llamando a la policía e increpándonos por el crimen cometido, si no es muy grave, o corriendo despavoridos en caso opuesto. Además de estrechamente ligada al barrio o distrito -en consonancia con su clase social y raza-, la apariencia de los ciudadanos está bastante individualizada, generándose suficientes modelos diferentes como para que no percibimos que existe repetición.



Vive aquí
Los ciclos día y noche y las condiciones climatológicas variables -lluvia, niebla, tormenta, etc- y el hecho de vivir días concretos con sus respectivas horas -algo que se puede controlar desde la agenda del teléfono- también contribuyen a aumentar el sentido de conexión con esta ciudad, como si nuestra vida realmente estuviera ligada a ella. Lo mismo sucede con otros elementos, como la publicidad de productos, emisoras de radio, tiendas, restaurantes y otro fantástico elemento que Rockstar se ha sacado de la manga con una absoluta genialidad y que nos han pedido que no mencionemos para que quede reservado como sorpresa una vez se disfruta con el juego.



La banda sonora de una vida
No podemos olvidar la música, que retrata un tiempo, un lugar y a una sociedad. Siendo este un GTA que se presume ambientado en la actualidad en una ciudad que es un crisol de culturas -con más de 140 nacionalidades conviviendo- las emisoras de radio abarcan los gustos de todas ellas. Todavía no podemos entrar en detalle en cuanto a canciones concretas por petición de Rockstar, para que el jugador las descubra sobre la marcha, -aunque los más desesperados pueden encontrar esta información sumergiéndose en la red-, pero podemos certificar que recoge una excelente oferta musical, con grandes canciones y auténticos temazos. Los estilos; funky, pop, rock, electrónica, house, música clásica, hip-hop, latino, regetton, ambient, regge, dance ruso, 'easy listening' y varias conversacionales. En total 19 emisoras con sus correspondientes locutores, anuncios y llamadas de los oyentes. Fabuloso.


Conéctate a Internet
En la era de la información era de esperar que Rockstar rindiese homenaje al mayor avance de la historia en las telecomunicaciones construyendo para su mundo virtual su propia red Internet. Niko podrá utilizarla visitando cualquiera de los cibercafés [email protected] que hay repartidos por la ciudad, sentándose frente a uno de sus ordenadores. Leer su correo personal, realizar contactos amorosos, estar en contacto con otros personajes -incluso con su madre en Serbia-, enviar el currículum o navegar por la red serán algunas de las acciones que pueda realizar el protagonista. Como sucede en la realidad, también recibiremos Spam de Viagra bajo el remite de una chica que afirma tener fotos de nuestra novia del insituto desnuda. Un guiño simpático. La policía cuenta con su propia red, accesible desde los coches patrulla, que nos permitirá consultar registros criminales y dar con el paradero de posibles objetivos.



El teléfono móvil, herramienta vital
Los tiempos cambian y las cabinas de teléfono dan paso a los teléfonos móviles. Y de qué forma. Éste es el medio por el que nos comunicamos con los otros personajes, recibiendo y haciendo llamadas, por medio de mensajes de texto, memorizando todos los contactos en la agenda, fijando nuestras citas en el organizador, incluso tomando fotografías que pueden identificar a desconocidos muy buscados. Permite personalización de tonos, reproducción de música, y es la llave para acceder a los modos multijugador de GTA IV. A medida que se progresa en el juego tendremos acceso a terminales más modernos y potentes, con más extras, pero las funciones básicas seguirán siendo las mismas.



Un tipo tan solicitado como Niko puede acabar harto de oir sonar su teléfono, especialmente cuando se alcanza cierto prestigio y sobran tanto las amistades como los compromisos profesionales. Para ello existe un modo 'aislamiento', a modo de apagar el móvil. No recibiremos ni llamadas ni SMS, y seremos capaces de disfrutar de tanto tiempo libre como gustemos por Liberty City. Aunque no hace falta llegar a esto y simplemente podemos colgar el teléfono o no contestar las llamadas que no deseemos antender.



Conducción para no perderse
Siguiendo con las novedades tecnológicas que se han incorporado, y aunque no hablamos de un elemento innovador porque ya se había visto antes en el género, GTA IV incorpora un sistema de navegación por satélite con el que podemos llegar a cualquier punto de la ciudad siguiendo el trazado que se nos indica -tanto verbalmente como iluminado en el radar-. De inicio sólo lo incluyen los coches de alta gama, pero es posible configurarlo en el menú de opciones para que todos los coches del juego lo incorporen. Hace la vida más fácil -recalcula rutas si nos equivocamos- y ahorra tiempo, aunque los más puristas pueden criticarlo por ser suficiente ayuda el radar con el mapa y los iconos de los diferentes objetivos. Para utilizarlo a demanda y visitar lugares a nuestra elección, únicamente se debe marcar el punto de destino en el mapa.



El Grand Theft Auto más amigable
Las relaciones de Niko Bellic con los demás protagonistas no se limitan únicamente a lo profesional, si no que llegan a lo personal. Varios de ellos intentarán entablar relaciones de amistad con nosotros, relaciones que deberemos mimar para disfrutar de varias ventajas jugables -armamento, taxis, una mano amiga en las misiones, etc-. Las llamadas son imprevisibles y muchas veces tendremos que decidir qué hacer, si atender la reunión social que nos proponen o seguir con los planes que ya teníamos hechos para el día. Igualmente podemos ser nosotros quienes propongan salir a pasar un buen rato. De cena a un italiano o al Kentucky Fried Chicken de Liberty City, a emborracharnos como cosacos -con el desplome de Niko al salir del bar borracho como una cuba y los efectos lógicos al volante-, a disfrutar con 'tetas americanas', echar unos dardos, unos bolos o reirnos con un monólogo del club de la comedia o una función de Cabaret.


Sex & The City
Como no podía ser de otro modo, no podía faltar la presencia de sexo en un Grand Theft Auto, como juego para adultos. Riéndose del escándalo provocado por el Hot Coffee, Rockstar ha ido más allá en el tratamiento del erotismo en GTA IV. Si los locales de strip-tease pueden parecer explícitos al mostrar bailarinas llevándose las manos a sus turgentes pechos y contoneándose al ritmo de una sensual música mientras se friccionan contra una barra de acero entre las piernas, la prostitución ha subido a un nuevo nivel. Al subir a una profesional de la calle a nuestro coche -visitando los barrios propicios para ello en las horas oportunas- y estacionarlo en un lugar discreto, podremos elegir entre tres servicios diferentes, a razón de 20, 50 y 70 dólares -masturbación, felación y coito- con una recreación minuciosa, aunque censurada, de cada uno, gritos inclusive. Nadie que sea mayor de edad debería alarmarse.



Por otro lado también podemos establecer contacto con el sexo opuesto mediante una aproximación más tradicional y formal; conociendo chicas y saliendo con ellas. El procedimiento será el mismo que en la vida real; llevarla a cenar, a divertirse, tomar unas copas, a un espectáculo, y una vez finalizada la salida y al dejarla en casa, 'probar suerte' -tal y como lo describe el propio juego- sugiriendo a nuestra compañera el que nos invite a su casa a tomar la última copa. La situación, con Niko en el coche preguntando una cosa cuando quiere decir otra y la chica contestando igualmente en clave, resulta muy divertida. Casi tanto como los gritos disfrazados que emitirá la chica si es que finalmente nos invita a entrar a su casa.



Vistiendo al hombre
Como ya era conocido, la personalización era uno de los puntos que iba a sufrir una ligera regresión con respecto a GTA San Andreas. Tenemos influencia sobre el vestuario que lucirá Niko en todo momento, pudiendo adquirir ropa en diferentes tiendas con estilos acordes a sus precios -ropa para inmigrantes, moda más casual o alta costura-. Podremos vestir a Niko con vaqueros, chándals, pantalones militares, chaquetas de aviador, americanas, impecables trajes y una selección de calzado, así como con accesorios como gafas, sombreros o gorras. En el piso franco, lugar donde se guarda la partida -así como se puede explotar una de las sorpresas que Rockstar se quiere reservar- podremos cambiarnos de modelito según la situación que vayamos a afrontar. También hay que tener en cuenta que se manchan de sangre y suciedad, por lo que conviene mudarse antes de una cita, por ejemplo. Todas estas modificaciones tienen una función meramente estética, sin afectar a la jugabilidad.



Los distintos restaurantes que hay repartidos por las calles de Liberty City, así como algo tan newyorker como los puestos ambulantes de perritos calientes, no repercuten sobre la linea de Niko, que permanece inalterada independientemente de la dieta que realice. De hecho, no tiene ni siquiera ni que realizar dieta, ya que el juego no impone una necesidad de alimentarse. Cuando se ingieren alimentos, se recupera la salud del mismo modo que si se utilizase un botiquín. Esto también elimina la posibilidad de muscularle, manteniendo sus mismas características físicas durante toda la historia.



Adios al AmmuNation, bienvenido Gun Club
En Liberty City no existe un tráfico de armas tan alegre como sucedía en San Andreas, lo cual ha desembocado en la desaparición de la mítica franquicia armera AmmuNation. Ahora las armas de fuego se venden en escasos lugares, a precios más elevados y en locales decrépitos. Genial por otra parte la parodia a la NFA con el LCGC. Nuestro arsenal será uno de los bienes más preciados que tengamos durante el juego, ya que podemos perderlo todo de un plumazo si la policía nos detiene -es más conveniente morir que ser arrestado-. Igualmente Playboy X nos abastecerá de armas si hemos cultivado una buena relación de amistad con él, poniendo a nuestra disposición un todoterreno repleto de fusiles, pistolas, rifles y granadas. En cuanto al catálogo, se mantiene muy similar a los últimos títulos de la serie, con alguna adición puntual, pero sin cambios. Esto obedece a la intención de Rockstar de mantenerlo lo más cercano posible a la realidad. Se echa de menos un silenciador para las armas o un cable de alambre al más puro estilo Hitman, que serían de agradecer en algunas misiones



fuente
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn