[Análisis] BlackSite: Area 51

Conversación publicada en el foro Juegos

Cuando Harvey Smith, Director Creativo Ejecutivo de Blacksite y diseñador jefe del magnífico Deus Ex, dijo: “Este proyecto estaba tan jodido” no lo dijo gratuitamente. El arranque de sinceridad ante los medios le costó su empleo en Midway pero parecía que el diseñador veía venir las pobres críticas en el horizonte y quiso justificar en parte lo que había pasado: prisas por sacar el título en una fecha concreta por intereses comerciales y de marketing. En un mundo de los videojuegos cada día más competitivo y con juegos más ricos, la fase de prueba y refinamiento es vital –el propio Harvey Smith señala que Deus Ex estuvo seis meses en fase de testeo, mientras que Area 51 cuenta con fases completas probadas con apenas cuatro días.

Viendo semejantes estándares para el proyecto, la versión retrasada para PS3 no se presenta como la mejor de las alternativas. En lo que va en la actual generación de máquinas, el hecho que un proyecto se retrase en la consola de Sony viene a decir algo así como: “el estudio de desarrollo no está entendiendo la plataforma” y normalmente suele ser preludio de desastres técnicos nada deseables para los usuarios. Es sólo una hipótesis que tiene sus excepciones, pero en el caso de Blacksite es una norma que se ha cumplido a rajatabla.



Versión inferior

Aquellos que deseen profundizar en este título y tener el máximo de información disponible para contrastar pueden leer nuestro análisis original para las versiones PC/360 y así hacerse una idea aproximada de algunos de las características que Area 51 ofrece. Pero si hay un detalle que debe de quedar claro en este texto desde el principio es el que la versión de PS3 es una opción poco recomendable frente a las versiones de 360 o PC. No sólo es una versión que conserva todos los problemas y sinsabores del título, también un pobre trabajo técnico que destrozan su presentación visual.

Los primeros compases del juego discurren en Iraq, poca sorpresa para un proyecto que siempre ha presumido de tener una doble lectura moralizante y un mensaje político encubierto. Ciertos aspectos sobre la sociedad estadounidense y su política exterior en los últimos años son vistas con ironía –aunque no con ingenio- durante la partida, ya sea en forma de diálogo, en aspectos determinados de la trama o en los documentos que explican aspectos periféricos de la historia. Puede que a algunos les guste el giro, bastante original, que toma la historia y encuentren reconfortante la crítica encubierta en lo que parecía una nueva ensalada de tiros sin mucho fundamento, pero se echan en falta un mayor refinamiento y personajes de más calibres para haber creado un efecto más notorio.

Nada más pisar territorio iraquí con tus dos compañeros, es posible empezar a observar los problemas gráficos mencionados. La tasa de frames es muy inestable hasta el punto de que se hace molesta, incluso para aquellos que no son muy sensibles a ella. La poca fluidez de la acción deja una sensación incómoda en el jugador, que verá cómo hay momentos durante la partida en el que el avance discurre a trompicones, incluso hasta el punto de afectar a la acción, ya que puede dificultar hacer un giro rápido en medio de combate. Así mismo, los problemas de tearing, son también muy evidentes, con “cortes” de pantalla muy desagradables que no tienen justificación en un producto que cuesta 70 euros.


--- [ Añadido ] -----
Para redondear la actuación, Area 51 se presenta como un juego pobremente optimizado, en la que hay numerosos problemas absurdos que dejan al jugador atrapado en un determinado punto sin poder salir o moverse, obligando a reiniciar la partida. Problemas muy graves y frustrantes que no tienen justificación alguna en un juego que por otro lado es completamente lineal y previsible –al menos los juegos de carácter abierto tienen más excusas por su naturaleza, pero la estructura del juego de Midway es tópica y debería haber sido sencillo depurarlo para que sea una experiencia más sólida-.

No se puede decir que los gráficos sean brillantes tampoco. Pese a utilizar el Unreal Engine 3.0, que ha sido capaz de albergar títulos de gran belleza, no parece que el motor haya sido aprovechado correctamente por el estudio. Sólo en el comienzo ya se puede apreciar el aspecto poco inspirado de los muros de roca a tu alrededor, que además de limitar claramente el camino por el que puedes avanzar, también sirven para evaluar el pobre ojo del equipo para crear texturas creíbles o paisajes sobrecogedores –un juego de lanzamiento de PS3 como Motorstorm resulta infinitamente más convincente, lo que ya da muestras de la diferencia entre los talentos de ambos grupos-. Lo extraño es que la versión de 360 presentaba unas texturas más convincentes y realistas, mientras que aquí tienen un aspecto artificial y poco definido –no es la primera vez que semejante cosa sucede en el controvertido capítulos de conversiones 360-PS3, particularmente con el Unreal Engine 3.0, que sin embargo ha dado excelentes resultados con Unreal Tournament 3 bajo el mismo hardware-.


Un FPS poco inspirado

Dejando atrás los gráficos y con la esperanza de haber dejado constancia de la inferioridad de esta versión con respecto al mismo título en otras plataformas, Area 51 no cuenta con demasiados elementos para seducir a cualquiera que no sea un fan acérrimo de los shooters en primera persona. Todo resulta demasiado predecible, limitado y falto de imaginación; incluso cuando pretende alejarse de la rutina y ofrecer algo distinto acaba siendo un desastre que hace pensar que el desarrollo normal es más deseable dentro de su mediocridad –las secciones de conducción son terribles en toda la extensión de la palabra gracias a los pobres controles y la forma en la que están estructurados los circuitos-.

Como FPS, hay pocos elementos que hagan destacar a este título, pero eso no implica que no tenga sus momentos. Si no fuera por los problemas técnicos y las fases de conducción sería un shooter bastante competente, con algunos momentos genuinamente sorprendentes y un adecuado sentido de la acción, con combates encarnizados, algo de humor y una trama imaginativa –se notan ciertas influencias provenientes de Half-Life 2 y sus Episodios, aunque en esos momentos es cuando se aprecia con más relieve el mérito de Valve y la dificultad de conseguir lo que hace-.

El detalle más propio de Blacksite reside en el sistema de moral de tus dos compañeros –ambos inmortales-, en el que tendrán un diferente comportamiento dependiendo de cómo vayan las cosas. Ambos son controlados por la I.A pero pueden recibir una serie de indicaciones básicas como dónde ir o a qué enemigo disparar –aparte de acciones absurdas como abrir puertas o manipular dispositivos, que el propio jugador absurdamente no puede hacer por sí mismo-. Los compañeros pueden caer si son expuestos al fuego rival, pero se levantarán en poco tiempo, de modo que el principal factor a tener en cuenta es el de la moral. Una moral alta implica un comportamiento agresivo de tus compañeros, facilitando mucho el trabajo de exterminio, mientras que la moral baja significa una aproximación más conservadora y lenta, dejando al jugador más expuesto.


El sistema de moral es una idea interesante pero que no acaba de funcionar en parte porque la I.A en general es bastante desastrosa. Los enemigos se limitan a lanzarse sobre el jugador –independientemente de que otros dos soldados estén disparando a bocajarro en el otro lado, muchos enemigos sólo tienen ojos para el protagonista- y tus compañeros tienen la irritante costumbre de ponerse en medio de tu línea de fuego, lo que termina generando frustración.



En cuanto al modo multijugador no presenta grandes sorpresas y es muy parecido al que se puede encontrar en cualquier FPS que no haya desarrollado alguna idea interesante en este sentido –como Call of Duty 4-. Con una capacidad de 10 jugadores, varios modos de juegos muy manidos y 8 mapas, este modo sólo sirve para alargar ligeramente la vida del juego siempre y cuando encuentres un grupo con el que jugar. A pesar de su carácter función, resulta demasiado inferior a otras ofertas que hay ahora mismo para Playstation 3.



Conclusiones

Harvey Smith tenía toda la razón al hablar de su propio proyecto. Él llegó en medio del mismo, demasiado tarde para arreglar un título que iba directo al abismo e intentó insuflarle algo de vida y calidad, algo que quedó obviamente a medias. Semejante condición se acentúa con esta versión para la consola de Sony, que demuestra hace patente una vez más que no es una consola con la que puedan hacerse conversiones sin más, a riesgo de obtener un resultado muy perjudicado. A ratos, Blacksite llega a funcionar y ofrece una experiencia decente e incluso divertida lo que hace que no sea un completo desastre, pero hay que insistir en que su mediocridad y en el hecho de que sus problemas técnicos sólo le permiten ser una opción para amantes incondicionales de liquidar monstruos –y desde luego, en ningún caso debe ser una opción recomendable por 70 euros, ya que no es un producto que los valga de modo alguno-.

Lo Mejor
Algunas piezas del diálogo
El giro en la historia
Tiene sus momentos de acción intensa

Lo Peor
Técnicamente deficiente
Nula I.A
Inferior al resto de las versiones
Conducir


DeNaDa
lo alquile el finde pasado y no solo me decepciono mucho,si no que llega a cabrear el tener que ir a trompicones y tirones todo,pero todo el rato,desde que empieza el juego,da igual si estas caminado solo por un mapa o en plena batalla.
menuda falta de seriedad a la hora de lanzar un titulo,si te van a cobrar 69,99€ que menos que el apartado tecnico este totalmente pulido.
saludos a todos.

GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn