Complentisimo analisis GTA IV

Conversación publicada en el foro Juegos

 
Resultaría extraño leer que nuestro último viaje a Londres nos sirvió para conocer un poco más una ciudad como Nueva York, pero así fue como fue. La semana pasada en 3DJuegos tuvimos la oportunidad de visitar las oficinas de Rockstar London (creadores de Manhunt), ocasión que aprovechamos para contemplar durante varias horas el funcionamiento de la última y más esperada obra de la división escocesa de la compañía: GTA IV. Una consola, un mando y una pantalla enorme con el nuevo título de Rockstar North era lo mejor que podíamos tener a nuestro alcance para romper un poco con el riguroso orden, educación y refinamiento ingleses que nos dejó ver el viaje en taxi desde el aeropuerto hasta el conocido distrito de Chelsea.


Desde casi el primer momento fuimos conscientes del gran secretismo en torno al proyecto, más aún cuando nos dimos de bruces con el sobrio mensaje ("Not Welcome") que adornaba el felpudo de la entrada. No era para menos. El éxito de una saga como Grand Theft Auto recae sobre una nueva entrega que tiene la enorme responsabilidad de contentar a usuarios, a crítica y, por supuesto, a sus propios desarrolladores. La expectación es enorme y probablemente lo que se preguntarán nuestros lectores es si el videojuego es tan bueno como parece. Muy a pesar de que siempre preferimos aguardar al final del artículo para dar una opinión, esta vez no os haremos esperar. Por lo que hemos visto, y según el estado de desarrollo en que se encuentra el producto (muy avanzado), GTA IV va a ser el mejor título de toda la serie.



Liberty City se traslada a Nueva York
La acción de Grand Theft Auto volverá a Liberty City, ahora ambientada con el espíritu de una ciudad como Nueva York, la cual no sólo prestará a los diseñadores de Rockstar su abultada población y su frenético estilo de vida. También les dará sus barrios, aunque con nombres que variarán con respecto a los originales: Algonquin (Manhattan), Dukes (Queens), Bohan (Bronx), Alderney (Nueva Jersey) y Broker (Brooklyn). La extensión del nuevo mundo de GTA es por ahora desconocida y ni tan siquiera nosotros, que lo hemos probado durante horas, podemos dar una estimación razonada al respecto. No han sido pocos los que ya han afirmado que San Andreas era más grande, pero nosotros pedimos paciencia, ya que Liberty City ahora no sólo cuenta en extensión, sino también en altura.


Emular una ciudad como Nueva York ha dado la oportunidad de crear un juego donde no sólo cuenta la vida a pie de acera, sino también el entrar a edificios, utilizar ascensores o subir a azoteas. GTA IV explora nuevos horizontes para crear un videojuego más detallado donde es posible identificar perfectamente a la Estatua de la Libertad, a los teatros de Broadway o al idílico centro neurálgico que supone Times Square. Detalles, detalles y más detalles para un título que se inventará de nuevo un microcosmos interactivo que nos pondrá en la piel de Niko Bellic, un europeo del Este que llega a la tierra de las oportunidades en busca del tan traído y llevado "sueño americano". Nosotros seremos los protagonistas de ese sueño. Niko solamente será alguien que ha confiado en nosotros.
Se acabaron las facilidades
Arrojados a un mundo para nosotros desconocido y siguiendo el único objetivo de salir adelante, pronto empezaremos a recibir misiones que nos presentarán la recurrente necesidad de adquirir un automóvil. Aquí no todo será tan fácil como en los tiempos de Carl Johnson. Sacar al propietario de un coche que nos ha gustado será igual de fácil que en el pasado, pero el problema llegará cuando se nos antoje un vehículo aparcado y cerrado con llave. Aunque la mecánica de pulsar un solo botón seguirá intacta, ahora esa pulsación hará que nuestro protagonista rompa el cristal del bólido, abra la puerta, se siente en el habitáculo e intente arrancar un motor que no empezará a responder hasta que hayan transcurridos unos segundos.



Teniendo en cuenta que en GTA el tiempo es oro, sobre todo cuando la policía anda detrás de nosotros, todas estas acciones no harán más que dificultar una tarea de huida que se nos mostrará en tercera persona y desde una perspectiva algo más cercana que en anteriores títulos de la serie. Los trayectos en coche se harán más exigentes no sólo por el trabajo realizado en la suspensión (el coche se balanceará en las curvas con una física realista), sino porque cada modelo se conducirá de una manera diferente, algo a tener en cuenta si es que sabemos que podremos llevar turismos, todoterrenos, limusinas, coches de bomberos (incluida la opción de lanzar agua a los transeúntes), autobuses y hasta una lancha motorizada. Y lo mejor de todo no es que nos llevarán rápidamente de un lugar a otro, sino que lo harán con la garantía que da el contar con la ayuda de un GPS.



Escapar de la policía será una de las tareas más divertidas de GTA IV, sobre todo teniendo en cuenta que las unidades serán más inteligentes que nunca. Cuando cometamos una infracción (da igual lo pequeña que sea), el cuerpo saldrá en nuestra búsqueda. Si queremos despistarles, lo mejor será salir del radio de búsqueda que se dibujará sobre un pequeño mapa en la pantalla. No obstante, no siempre será fácil, puesto que, a más delitos, mayor será el radio en el que nos perseguirán.

¿Perdido? Usa el GPS
Como todo en la vida, el modelo de coche y su precio en el mercado definirán si el sistema de guía será más o menos avanzado (habrá algunos que incluso hablen). Nosotros mismos podremos ser los encargados de definir el punto a visitar, aunque a medida que se nos presenten nuevos retos y misiones será el videojuego el que ponga todo en orden para que sólo nos preocupemos por conducir siguiendo el trazado en el minimapa de la esquina de la pantalla. Puede darse el caso de que en nuestro trayecto tengamos que recoger a alguien que nos hará más ameno el recorrido con sus conversaciones (que no serán siempre las mismas) o puede que incluso nos veamos obligados a romper la luna delantera de un puñetazo para comenzar a disparar contra las bandas de tipos duros que nos iremos encontrando en Liberty City.



Esto último podrá servir para poner de relieve los litros de sangre que maquillarán a cada impacto de bala, pero para que no terminemos en un calabozo (o en el hospital si es que acaban con nuestra salud) habrá que tener en cuenta que la policía andará siempre cerca y dispuesta a pararnos los pies como sea posible. El sistema escogido para alertarnos del grado de persecución por las fuerzas de la ley seguirá la tradición de las estrellas. A más fechorías, más estrellas; y a más estrellas, mayor será el número de unidades que seguirán las ruedas de un coche que se deformará o arañará con cada impacto o roce, perdiendo el capó, las puertas o los cristales de las ventanas.


Escapando de la policía
Si nos persigue la policía y además nuestro automóvil está como para llevarlo a la chatarrería, la mejor solución consistirá en irnos a una calle vacía e intentar cambiar de vehículo sin que nadie se dé cuenta. Si lo logramos con éxito, la policía se despistará, además de que ya tendremos un coche nuevo con el que seguir nuestro camino por Liberty City. Un trayecto que, si lo deseamos, también podremos hacerlo a pie o corriendo (pulsando repetidamente el botón A en el caso de Xbox 360). No obstante, una buena opción será llamar a un taxi (siempre que se encuentre vacío), algo que costará dinero pero que nos llevará al punto que deseemos en un abrir y cerrar de ojos. Durante el paseo el taxista nos dará charla, el taxímetro no parará y podremos girar la cabeza de un lado a otro para contemplar el paisaje.



El protagonista de GTA IV tendrá un mayor grado de interacción con el entorno que en anteriores entregas de la serie. No sólo se relacionará con el entorno físico de una manera más productiva (subiendo escaleras, trepando por postes o saltando vallas), sino que también explorará nuevas formas para relacionarse socialmente. Todo ello estará adornado por un apartado gráfico descomunal, donde los distintos efectos climáticos (lluvia o niebla) nos dejarán en más de una ocasión sin palabras.

La imagen de Niko Bellic cuando no se encuentre bajo el techo de un coche dará una sensación de desprotección. Tanta, que tendremos que tener siempre un ojo puesto en los semicírculos de color verde y azul que conforman las barras de vida y de armadura de nuestro personaje. Cuando se agoten, la única manera de recuperarlas será comiendo un perrito caliente obtenido en un puesto de la calle, usando un kit médico, durmiendo o bebiendo un refresco adquirido en alguna de las muchas máquinas repartidas por la ciudad. La otra opción será la de dejarnos morir para acabar en el hospital, posibilidad que nosotros probamos al tirarnos desde lo alto de un rascacielos ante la atónita mirada de las personas virtuales que conforman el incomparable marco de GTA IV.


El realismo de Euphoria
Un marco que apuesta por crear un entorno real donde la gente grite a causa de los tiroteos o ante el hecho de ver un coche volar sobre sus cabezas. La sensación de estar en una ciudad con criaturas de carne y hueso es estremecedora no solamente por el murmullo colectivo de la urbe, sino porque cada ciudadano realiza una tarea diferente mientras que se pasea por Liberty City: uno leerá el periódico, otro pedirá limosna, alguno usará el móvil, otro fumará... y lo más curioso es que nosotros nos sentiremos parte de esa ciudad a través de Niko, un personaje que podrá meterse entre toda esa gente de una manera realista a través de unas animaciones que usarán el motor Euphoria para representar la acción-reacción de cada uno de nuestros movimientos.



En este sentido, Niko imitará a Altair (de Assassin's Creed) para apartar a la gente que se cruce en su camino, recibiendo su cuerpo diferentes reacciones que serán también visibles en el caso de que tengamos un grave impacto con el coche (el protagonista podrá salir disparado por la luna delantera) o en el caso de que caigamos desde cierta altura chocando por el camino con unos obstáculos que cambiarán la trayectoria y la forma en la que descendemos. Los impactos de bala sobre los rivales serán también testigos del poder de Euphoria, dotando de diferentes reacciones a los cuerpos alcanzados por el fuego enemigo. Parecerá que el motor nunca se comportará dos veces de la misma manera y eso es algo que dará mucho realismo a un videojuego que, si todo va bien, podrá presumir de haber creado la ciudad interactiva más real de la historia.
La reinvención del género “sandbox”
Los ciudadanos parecerán individuos inteligentes, las calles tendrán cada una un nombre, la duración del día será mayor que en el pasado (48 minutos) y, sobre todo, exploraremos una ciudad donde no todo será ir en coche, ya que habrá tiendas de ropa y hasta un lugar desde el que conectarnos a Internet y visitar páginas web creadas específicamente para el juego. Habrá un gran número de novedades en GTA IV, pero hay que dejar claro que ninguna de ellas desvirtuará el sistema de juego y el género "sandbox", el cual se mantiene intacto aunque tal vez reinventado con la nueva propuesta de Rockstar. Y hablando de cambios y de reinvenciones, una de las partes que más sorpresas ha recibido ha sido el sistema de lucha, el cual se ha tomado alguna licencia procedente de títulos como Gears of War para imitar la estética de su cámara.


Niko Bellic podrá cubrirse detrás de paredes o por debajo de las ventanas para acertar de un tiro en la cabeza a sus rivales. Para ello tendrá la opción de disparar con el sistema de puntería libre, aunque también podrá escoger la modalidad automática, que restringirá la precisión del disparo en favor de una mayor agilidad y velocidad en los tiroteos. La mira se fijará en el objetivo y entonces no sólo podremos descargar plomo, sino también conocer la cantidad de vida restante en nuestra presa, una víctima que podrá caer como consecuencia de diferentes armas que irán desde pistolas y automáticas hasta granadas o un bazuca capaz de hacer volar todo por los aires. Las armas no estarán disponibles en tiendas, y es que Niko será muy sutil.


Sí… ¿dígame?
Al menos lo será bastante más que sus antecesores, ya que cuando necesite algo usará su teléfono móvil, un elemento que por cierto ha adquirido una enorme relevancia en GTA IV. Si recordamos, el teléfono ya era importante en Grand Theft Auto (primer título de la franquicia), pero con la particularidad de que la comunicación solía ser en un solo sentido. Recibíamos misiones y nosotros debíamos cumplirlas. Esto se mantendrá pero con el añadido de que ahora seremos nosotros también los que llamemos a otros personajes para llevar a cabo misiones o diferentes tareas como pedir armamento, escuchar música o acceder a un modo multijugador del que por ahora no sabemos nada más aparte de que existe.



En GTA IV no será poco frecuente que nos sintamos insignificantes ante un paraje tan vertical y majestuoso como el que representa una ciudad como Nueva York. La diversidad de sus gentes y de sus calles se verá trasladada a una banda sonora que nos permitirá navegar entre más de una docena de estaciones de radio para que no nos sintamos demasiado perdidos entre los metros, los trenes y las autopistas que nos invitarán a visitar una ciudad teniendo siempre en mente al "sueño americano".

Por tanto, aquí tenemos una nueva manera de interactuar con el mundo. Las tecnologías móviles se han hecho importantes en los últimos años y Rockstar no ha querido nada más que dejarlo reflejado en su nuevo videojuego. Tal vez lo más importante del uso de este móvil es que servirá como el elemento que facilitará la articulación de unas misiones que prometen desarrollarse de acuerdo a una historia que todavía no conocemos en detalle. Rockstar está siendo cautelosa en este sentido e incluso puso un especial empeño en que no viéramos ningún tipo de conexión entre las diversas partes de la partida que pudimos disfrutar. Se dice que la intención es crear un todo coherente y unido pero todavía nos queda esperar



Una ciudad con el poder de RAGE
De lo que sí podemos hablar sin ningún tipo de reservas es del apartado visual del título. Rockstar North ha ido un paso más allá tanto en Xbox 360 como en PlayStation 3 (ambas versiones tendrán un acabado similar) aprovechando las virtudes de un motor como RAGE (Rockstar Advanced Game Engine), el cual ya se empleó en otros videojuegos de la compañía como Table Tennis. A simple vista, lo que más llama la atención es un efecto "blur" que esconde tras de sí unos edificios que nunca desaparecen del motor por muy lejos que estén. La sensación es la de que toda la ciudad está generada desde el principio, aunque sólo se muestran con mayor detalle aquellos elementos que tenemos a nuestro más inmediato alrededor.


Esta técnica permite disminuir los tiempos de carga considerablemente hasta el punto de poder jugar minutos, minutos y minutos sin tener que toparnos con ningún mensaje de "loading...". El resultado es simplemente sorprendente, más si tenemos en cuenta que la estética de los edificios de Nueva York se ha trasladado a unos modelados cuya apariencia se verá modificada por el paso del día. La iluminación y las sombras serán dinámicas, dejando a su paso una estética única dependiendo de la hora en la que nos encontremos, y es que Liberty City cambiará radicalmente su aspecto dependiendo de la hora a la que la visitemos. No será lo mismo ver la densidad de transeúntes y los carteles de Broadway por la noche que al amanecer.



GTA IV intentará establecer un hilo narrativo donde la parte de exploración y la de misiones tendrán un peso similar sobre la trama de la historia. En cualquier caso, lo importante será disponer de un variado y extenso arsenal que se completará con armas como un francotirador capaz de disparar a objetivos a larga distancia. Habrá misiones donde no importará coger a nuestras víctimas por sorpresa, pero otras requerirán de un ataque contundente donde no ofrezcamos posibilidad de reacción.

El sueño americano… y el sueño de Rockstar
Para apoyar el realismo visual, Rockstar ha pensado en un apartado sonoro especialmente cuidado que ponga de relieve una banda sonora muy heterogénea. Diferentes ritmos, estilos y géneros se darán la mano en un videojuego donde todo el mundo podrá encontrar algo que le atraiga especialmente (música latina, ritmos del Este de Europa, rock duro, jazz...). La sensación de recorrer una ciudad viva se acentuará con la incorporación de un sonido ambiental donde el ruido del tráfico y de los peatones conformarán un marco urbano donde la impresión de estar en un metro o en una estación de trenes tampoco escapará de la lógica de crear un apartado sonoro a la altura de las exigencias que requiere un proyecto tan ambicioso como este.

Ambicioso pero, a la vez, tan posible como lo es la prueba de que lo hemos jugado en un estado de gestación ya muy cercano a la versión final. Cerca de 150 desarrolladores han trabajado en este título y esto es algo que siempre se nota, más cuando se ve el colosal trabajo que encierra el representar con tanto detalle una ciudad tan grande como Nueva York. Pero hay algo que debe quedar muy claro a los que esperen con ansia este videojuego, y es que deben de tener en cuenta desde este momento que aunque se parezca a Nueva York, jugarán en una ciudad que recibirá el nombre de Liberty City. Es una importante matización, y es que a partir del próximo 29 de abril podremos hacer lo que queramos (otra vez) gracias a un título que viene con la intención de romper una barrera más en el sector de los videojuegos.




Fuente: 3DJuegos

GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn