Análisis: Siren: Blood Curse

Conversación publicada en el foro Juegos

La terrorífica saga se remasteriza dosificando su violenta pesadilla en capítulos descargables.
Prepárate para el suspense más terrorífico con Siren: Blood Curse. Una suerte de remake actualizado de la primera entrega de PlayStation 2, que en esta ocasión saca partido de las ventajas tecnológicas de su hermana mayor PS3, y que realiza algunos cambios para “occidentalizar” su corte.
Siren y Forbidden Siren 2 fueron dos notables Survival Horror lanzados en 2004 y 2006 para PlayStation 2, que nos trasladaban a las siempre interesantes profundidades del terror oriental. Estos dos juegos de Sony tuvieron un éxito comercial muy respetable, y se convirtieron en títulos de culto en los circuitos más habituales del género.

Introducida la saga hay que señalar que resulta complicado enmarcar qué es este Blood Curse que nos ocupa. Sería injusto decir que es tan sólo un remake, y desde luego resulta exagerado considerarlo una nueva entrega de las series… Podríamos resumir su concepto señalando que se trata de una reinterpretación del primer episodio, un pulido gráfico y argumental que hace más accesible a nuestro continente y al año que vivimos un, por lo demás, interesante videojuego.

Hanuda
En Blood Curse seremos los miembros de un equipo de televisión norteamericano, en un importante cambio de protagonistas con respecto a las anteriores entregas. En esencia la premisa es idéntica a la del primer Siren, pues los reporteros acuden a documentar el misterioso hecho de la aparición del poblado donde se desarrolla el videojuego, aldea que había estado desaparecida durante más de treinta años y que parece estar afligida por un misterioso mal.

Las criaturas de Blood Curse presentan un aspecto temible, sin embargo a efectos prácticos no son tan fieras, fundamentalmente por su torpeza y su escasa inteligencia artificial. Aunque… claro, son zombies.
La campaña individual de Siren cuenta con doce capítulos de carácter descargable a través de PlayStation Network, y éstos tienen una duración que ronda los 25-35 minutos componiendo en total una experiencia bastante razonable en términos de longitud.

Si bien se está poniendo cada vez más de moda el dividir los juegos en partes, e ir vendiéndolas por separado, las ventajas a nivel de desarrollo que puedan tener para los estudios no se traducen en ventajas para los usuarios como, por ejemplo, en este caso. Cada uno de los doce capítulos que tenemos que bajar del Store tiene un peso muy alto, pues éste oscila desde el poco más de un giga de la primera parte, hasta los alrededor de 600 megas de otras de las porciones del juego. Todo esto se traduce en que tener los doce segmentos de Blood Curse instalados en el disco duro supone una cantidad ingente de gigas dedicados única y exclusivamente a este videojuego.

Como buen Survival Horror, el nuevo Siren propone una mezcla muy adecuada de enfrentamientos de acción contra criaturas –de apariencia fundamentalmente zombie- y de resolución de diferentes rompecabezas. El combate es muy rústico, y apenas ha evolucionado desde los episodios anteriores, mientras que los supuestos puzzles se suelen limitar a encontrar un determinado objeto y utilizarlo para alguna función concreta.

El sigilo es una de las mejores técnicas para enfrentarnos a los enemigos. Podremos agacharnos para hacer menos ruido y tratar de sorprenderles para acabar con ellos rápidamente.
Precisamente la cumplimentación de cada uno de los objetivos de los diferentes capítulos se nos antoja, además, excesivamente rígida, premiando muy poco la exploración y la búsqueda de vías alternativas. Teniendo un universo tan fascinante como éste y dotado de tanto carisma, se nos antoja que se podría haber exprimido mucho la faceta de circular libremente y resolver los diferentes enigmas de una forma algo menos estructurada. Por otra parte la cámara es algo más torpe de lo que cabría esperar, y no supone ninguna modificación sobre la ya de por si irregular perspectiva de Siren y Forbidden Siren.

Entre las escasas novedades de interés de este título se encuentra la posibilidad de mirar a través de los ojos de amigos y enemigos en una opción francamente curiosa. El efecto es temporal pero muy útil, y nos permite saber cuándo un enemigo no mira en nuestra dirección, o cuándo podemos abandonar nuestro escondite con la seguridad de no ser vistos.
http://www.3djuegos.com/juegos/2940/...n_3-502246.jpg
Hay un buen puñado de objetos interactivos en Blood Curse. Podremos golpear a nuestros enemigos con muchos de los elementos que encontremos en el escenario.
Aspereza
Blood Curse es, por así decirlo, un juego muy áspero en lo visual. El título ha seguido un camino muy aceptable para mejorar su acabado gráfico, y el resultado es muy superior a lo que pudimos ver en PlayStation 2, sin embargo todavía queda muy lejos de lo que su condición de videojuego de PS3 parecía augurar.

Lo cierto es que aún distamos mucho de ver videojuegos potentes en lo visual y de una duración razonable, en lo que se refiere a títulos descargables de estas características.

En este Siren el modelado de los personajes ha aumentado notablemente su carga poligonal y su aspecto es bastante aceptable, especialmente desde la oscuridad que emana constantemente el juego. Las animaciones, sin embargo, son muy robóticas, con un tono ortopédico del que el título no se beneficia en absoluto.

Los entornos gozan de las mismas virtudes artísticas de Siren y Forbidden Siren, aunque sus deficiencias en texturas y tratamiento de los dientes de sierra son mucho más desagradablemente notorias en esta ocasión. Todo ello trata de disimularse con el clásico filtro de grano tan tradicional del género, sin embargo en esta ocasión es tan agresivo que el efecto acaba siendo el contrario, transmitiendo una sensación de rudeza excesiva.








saludos desde mexico
aqui se los dejo
GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn