Análisis

Análisis For Honor

La batalla por el honor multijugador

Publicado por:   Sergi Gonzalez Fecha: 17/02/2017 14:28

El 14 de febrero, como un regalo de San Valentín especial, llegó a nuestras manos For Honor. El juego fue presentado en el E3 de 2015 por Jason Vandenberghe, que ejerce en esta ocasión labores de dirección, como antaño hiciera con títulos como Red Steel 2 o James Bond 007: Todo o Nada. Casi dos años después, con una Alpha y dos Betas por el camino, entramos en el campo de batalla virtual que nos ha preparado la compañía francesa. Una propuesta original y fresca que comete algunos errores por el trayecto, como su poco contenido de lanzamiento.

Si tuviéramos que ponerle etiqueta a su género, For Honor entraría dentro del mundo del multijugador. Sí, incluye una campaña, de la que hablaremos más adelante, que a resumidas cuentas es un largo tutorial. En su historia pasan por nuestro control los diferentes personajes que guarda el juego, por lo que podemos prepararnos para lo mejor: batirnos en la arena virtual.

Guerra de facciones

Quiero comenzar hablando de sus protagonistas. For Honor desprende magia, sí. Dibuja unos bellos escenarios que dan vida a la fantasía en la que tres facciones, Caballeros, Vikingos y Samuráis, reparten estopa con su acero. Tres civilizaciones bien diferenciadas, aunque con algunas cosas en común. Cada una cuenta con cuatro guerreros de lo más personalizables. Guardián, Conquistador, Pacificadora y Justiciero para los Caballeros. Kensei, Shugoki, Orochi y Nobushi para los Samuráis e Invasor, Adalid, Bersérker y Valkiria para los Vikingos. Cada personaje posee sus propias habilidades, tanto en movimientos especiales como en la propia jugabilidad.

Por ejemplo, Justiciero machaca cráneos a base de fuerza bruta acompañado de un buen contraataque, mientras que Pacificadora exhibe una envidiable agilidad para esquivar golpes, convirtiendo al enemigo en un colador. Sospecho que muy pronto recibiremos algún tipo de parche para nivelar la acción, ya que ciertos héroes están descompensados. Nobushi, Orochi, Pacificadora o Valkiria hacen mucho mal a nuestro querido mundo y, si te encuentras con ellos en un callejón oscuro de una aldea vikinga, más te vale que sepas rezarle a Odin. Bromas aparte, estos guerreros son los más letales en For Honor, así que ya podéis entrenar para enfrentaros a ellos.

La violencia de los combates es tan cruenta como espectacular.
Antes de pasar a valorar los dos platos del menú, quiero hablar de la completa personalización de nuestros personajes. Esta parte del juego es fundamental para avanzar en el camino a la gloria. Por un lado, tenemos el equipo que llevamos a la guerra. No son meros skins, ya que nuestras habilidades se ven incrementadas gracias a las armaduras y mejoras de nuestras armas. Cada pieza tiene sus propias virtudes o defectos, lo que nos obligará a estudiar cuál de estos cambios mejoran nuestro estilo de juego. Cada accesorio añadido modifica visualmente a nuestro personaje, logrando conseguir apariencias realmente espectaculares. Dentro de cada objeto podremos cambiar su imagen o mejorarlo con el material de nuestro equipo que queramos desmontar.

Nuestros guerreros suben de nivel individualmente, lo que hace que podamos desbloquear muchas nuevas opciones, tanto en materia de habilidades como ejecuciones, poses de victoria o derrota, efectos, etc. Tenemos dos formas de conseguir “comprar” todo este tipo de cosas. Con nuestra auténtica y formidable billetera repleta de Mastercards o con la moneda virtual del juego “Acero”, algo similar a lo que ya pudimos ver en Rainbow Six Siege. La “trampa”: si a Conan el Bárbaro le costó la vida de su pueblo poseer el secreto del acero… imaginad a nosotros. Tendremos que dedicarle muchas horas para conseguir nuestro dinero virtual y canjearlo para desbloquear guerreros y dejarlos a nuestro gusto.

Durante la campaña viviremos momentos únicos.
Entrando ya en faena, comenzamos con el primer plato: una campaña que nos puede durar entre cinco y seis horas. Nos encontramos ante un tutorial de larga duración cuyo objetivo es prepararnos para el grueso del juego, su multijugador. A lo largo de su historia iremos controlando diferentes tipos de guerreros para hacernos con el control básico de todos ellos y así descubrir el abanico de opciones que ofrece For Honor. En un mundo de fantasía donde los caballeros, vikingos y samuráis prosperan, algo rompe el equilibrio que obliga a las tres facciones a luchar entre sí. Si compráis el disco por su single player ahorrad el dinero e invertidlo en llenar la nevera.

La campaña está dividida en tres bloques, cada uno protagonizado por un bando. Es cierto que ofrece ciertos momentos interesantes que no veremos en su multi, como persecuciones a caballo, uso de ballestas u otros instantes espectaculares con cierto toque cinematográfico, algo que intenta endulzar todo el diseño de su trama que, insisto, me ha parecido algo sosa. Hay diversos coleccionables repartidos por el mapa, algunos de ellos con voz en off que añaden información a la historia que tenemos en pantalla. Los niveles nos invitan a pasar por caminos o pasillos hasta llevarnos a una arena final. En esa arena nos veremos las caras con los clásicos jefes finales duros de matar y que, con algo de imaginación, pueden llegar a recordarnos en apariencia a Dark Souls (salvando las distancias). Aunque insisto, es un tutorial de larga duración, una interesante forma de aprender las habilidades de nuestro personaje sin que la frustración del multijugador caiga sobre nuestras espaldas. Jugando la campaña es como nos haremos con el maravilloso sistema de combate que ha diseñado Ubisoft para aplicarlo en su vertiente online.

Sangre y acero

Los entornos están cuidados hasta el más mínimo detalle.
Pasemos a lo serio, al segundo plato. Dejamos de lado la ensalada para hincarle el diente al entrecot. El alma de For Honor es su multijugador. Comenzaré hablando de los clásicos duelos 1 vs 1 y pelea 2 vs 2, donde se premia nuestra habilidad con el sistema de combate. Aquí estamos solos, nada de insignificantes soldaditos corriendo de un lado a otro, nada de espectaculares explosiones, nada de conquista de zona. Como decía Connor MacLeod en Los Inmortales: "Sólo puede quedar uno". Nos encontramos en escenarios vacíos de toda vida, donde nos veremos las caras con nuestros adversarios. Solos o acompañados por otro jugador. En estos modos de juego es donde realmente existe “el honor”. Al menos a veces, donde se premia la técnica, la paciencia y el estudio del movimiento del rival.

Es de rigor explicar cómo funciona el combate en el juego para entender su magia. Guiamos nuestro ataque o defensa con tres posiciones: izquierda, derecha y arriba. A la hora de atacar contamos con ataques fuertes y veloces, de menor potencia. Para defender basta que coincida la dirección de nuestro stick con la dirección del ataque rival. Fácil, ¿no? Si a eso le añadimos esquivas, bloqueos, stunts, destrozar defensas, agarres... la cosa se complica. El sistema es fácil de entender, pero complicado de llevar a la práctica. Posee un conjunto de combos y movimientos especiales que en muchos casos no se pueden bloquear y suelen ser muy letales. Todo esto le da identidad a For Honor, cuyo sistema de juego me tiene enamorado. Mención especial al campo de batalla, lleno de trampas y precipicios, siendo posible caer al vacío, acabar atravesado en una pared de estacas o servir como ingrediente principal de una barbacoa.

La vertiente multijugador de For Honor marca el punto más positivo de la propuesta.
En 4 vs 4 encontramos dos modalidades. El famoso Dominion y Combates a Muerte (Eliminación o Escaramuza). Eliminación no deja de ser una pelea 2 vs 2 pero con cuatro invitados más a los que afeitarles el gaznate. Escenarios más amplios, llenos de potenciadores como velocidad, ataque, armadura o recuperación de salud. Mas os vale no quedar vivo contra tres enemigos, moriréis antes de poder decir "me encanta ser suscriptor del Plus". Puede llegar a ser divertida la propuesta, puedes incluso aplicar el noble arte del combate con tu adversario en un primer momento sin que nadie te moleste… hasta que una bonita batalla medieval se convierte en el Show de Benny Hill y todos se ponen a correr de un lado a otro huyendo de tus espadazos.

Otro modo de juego, Escaramuza, premia acabar con nuestros oponentes para llegar a los 1.000 puntos y convertir el derramamiento de sangre en una Muerte Súbita. En esta ocasión sí nos acompañarán nuestros minions, al igual que en Dominion. Sin embargo, aquí no se conquistan zonas. Ya en estos modos de juego tan multitudinarios podréis comprobar que en muchas ocasiones nuestra técnica "no sirve". Te alcanzarán palos por todos lados si vigilas mal tu zona o no controlas a tu nuevo mejor amigo: el radar. Siempre he afirmado que estas modalidades premian el juego en equipo, por lo que si tenéis amigos con los que jugar, la experiencia se multiplicará.

Por último encontramos Dominion. Clásico modo de conquista de las zonas A, B y C. Los escenarios son diferentes a nivel visual, aunque mantienen una misma estructura. A y C en laterales, con B en la zona central, donde tendremos que ayudar a nuestros soldados a dominar el área. Llegar a los mil puntos y convertir la partida en Muerte Súbita para acabar con nuestros cuatro adversarios será nuestro objetivo. A medida que he ido jugando a Domion he ido encontrado más interesante los modos más pequeños del juego. La conquista de zonas es un grandísimo reclamo para atraer la atención del jugador, pero bajo mi humilde punto de vista, la magia de For Honor reside en el combate 1 vs 1 donde de verdad ponemos a prueba nuestra pericia a los mandos.

Una vez seas nombrado caballero, la búsqueda del honor marcará tu camino.
No quisiera concluir el análisis sin haber comentado el apartado técnico del juego. Un título sólido y robusto. Bello. 12 escenarios que logran atraparnos en los combates multitudinarios, cada cual capaz de representar las diferentes facciones, y con cambios en la climatología. Fortalezas, aldeas vikingas o hermosas e impresionantes construcciones del imperio del sol naciente perfectamente llevadas al videojuego. Espadas, garrotes, hachas, lanzas, armaduras, máscaras…todo lo que envuelve al personaje está recreado a la perfección, acompañado de un excelente diseño de sonido que inyecta una gran dosis de inmersión. Mención especial, por supuesto, a la genial localización y doblaje al español del juego, dos cosas a las que Ubisoft nos tiene muy bien acostumbrados en la mayoría de sus lanzamientos.

En definitiva, un excelente apartado artístico que queda algo manchado por el actual e inestable Netcode. Durante mis sesiones de juego para este análisis habré sufrido al menos diez caídas mientras jugaba a la campaña y algunos problemas de lag mientras le afeitaba la barba a algún vikingo desgraciado en el multijugador. Confío plenamente en que Ubisoft está trabajando para estabilizar el tema de los servidores, pieza fundamental en el funcionamiento de For Honor.

 

 

80

Veredicto

¿For Honor ha llegado a complacer mis expectativas? Poco creía en el juego cuando se presentó. Sin embargo, tras probar betas y alpha me enamoró su sistema de combate, sus duelos, sus batallas. Ubisoft ha conseguido presentar una experiencia novedosa dentro del género. Cierto es que ya hemos visto con anterioridad títulos de corte medieval donde podemos rebanarnos el pescuezo con demás usuarios, pero ninguno como For Honor. Jugabilidad sólida, gráficamente cumple a la perfección y un apartado sonoro muy logrado. Una lástima que a día de hoy sea un producto escaso de contenido, con una campaña monojugador que no aporta nada. Estos defectos empañan un buen trabajo de Ubisoft y pueden sepultar antes de tiempo la vida del juego.

Comentarios

GTA 5 Red Dead Redemption 2 Final Fantasy XV Kingdom Hearts 3 The Last of Us 2 God of War FIFA 17 Final Fantasy VII Remake Horizon: Zero Dawn
  • LaPS4
    © LaPS4.com 2006 - 2016
    Bienvenido a la revista lider de videojuegos de PS4