En colaboración con

Iniciar Registrarse 

Análisis South Park: La Vara de la Verdad

El poder de la Vara no solo reside en Alcafrán...

Publicado por: Fecha: Hace 7 meses
Para los redactores, periodistas, colaboradores y toda índole de artistas del bolígrafo y papel (ambos ya en desuso en pos del ordenador), se hace difícil analizar un videojuego con entramados guiones o compleja jugabilidad . Más aún si requiere una ingente cantidad de horas. El que firma este análisis se las ha visto con títulos como España 1936 o videojuegos de estrategia pura y dura, un verdadero dolor para gente no muy experta en el género como es mi caso. Pero uno de los más complicados que ha tenido que realizar es, sin duda, este análisis de South Park: La Vara de la Verdad.

Se hace prácticamente imposible hablar del videojuego sin mentar su asombrosa cantidad de palabras malsonantes en cada texto o conversación. Se hace ineludible el comentar sus graciosas situaciones sin parar a cada comentario mínimo un par de minutos, lo que cuesta calmarse tras una buena panzada a reir. Y más difícil todavía, realizar un análisis serio. Lo que os decimos, imposible.


Dentro de las genialidades de la serie se encuentra la de reírse de todos y con todos. Es en si una crítica a la sociedad y una burla hacia iconos de la actualidad. Las modas, aparatos, marcas o software de éxito tampoco se libran de la particular visión que tienen Trey Parker y Matt Stone, creadores de la serie televisiva South Park, sobre ello.

El humor no es apto para todos los públicos, ya no solo por la dureza en los diálogos sino en su aleatoria forma de hacer reír a los espectadores con sus forzosas conversaciones llenas de palabrotas y situaciones rocambolescas. Incluso a un servidor nunca le ha llegado a gustar la serie televisiva y cogió South Park: La Vara de la Verdad con cierto temor. Un temor que como podréis leer más adelante, se disipó en los primeros minutos.

Aquellos lectores que no gusten análisis extensos o lleno de detalles, bastará con que lean la siguiente frase: South Park: La Vara de la Verdad es uno de los mejores juegos de PlayStation 3 que hemos podido probar desde el lanzamiento de la consola. Dicho esto, procedemos pues a desgranar nuestras experiencias con este capítulo más de los curiosos habitantes de este ficticio pueblo.



Un capítulo más de South Park

South Park: La Vara de la Verdad es un videojuego de rol de los de la vieja escuela. Utiliza las dos dimensiones con total acierto para recrear a la serie televisiva. La historia es simple, controlamos al hijo de una familia con más secretos que el sótano del Vaticano y que, por extrañas circunstancias, se ha mudado a South Park. Bajo la insistencia de nuestros padres, salimos a hacer amigos con tal de no quedarnos aislados en casa y conocer a gente. No pasarán ni cinco minutos de juego cuando un extraño minijuego nos incita a echar el mojón padre en el retrete de nuestra propia casa. Como recompensa, una pepita de mierda utilizable en combate. Puede parecer duro leerlo así en caliente pero os aseguramos que esto es light, muy light. Y lo de caliente no iba con segundas.

Nada más salir de casa comenzará la aventura propiamente dicha con un Butters siendo atacado por un flacucho elfo al que, como buen ciudadano, ayudaremos a quitarselo de encima. Como recompensa, Butters el Paladín nos lleva ante la máxima autoridad de los humanos, el Mago Cartman, lo más similar a Antonio Recio si lo comparamos con nuestra querida España. Resulta que están jugando a un juego de rol donde humanos y elfos (liderados por un Kyle algo druídico) combaten por un artilugio que promete el poder más grande del universo, la Vara de la Verdad, algo parecido a lo que viene siendo el palo del célebre Eladio Guardiola, residente de Alcafrán y más conocido como el Tio la Vara. Eso sí, ésta es más molona.


Una vez hechas las presentaciones, Cartman nos ofrece adoptar un rol con el que jugar a sus aventuras y que serán Luchador, Mago, Ladrón y Judío. ¿Os podéis imaginar qué clase será el chiste fácil de Cartman? Pues eso. Cada clase cuenta con habilidades únicas de lo más hilarantes. Por ejemplo el Luchador opta por la batalla limpia cual justiciero de la paz y entre sus golpes especiales se encuentra la legendaria patada en los huevos o batear al enemigo con un palo de béisbol. Especial mención a las habilidades que realizan los diversos acompañantes que pelean a nuestro lado en las divertidas batallas que nos encontramos. Nosotros queremos destacar las relacionadas con dos personajes en especial, la Princesa Kenny y Jimmy el Bardo. El primero con su graciosa oleada de ratas y estampida de unicornio, el segundo porque si logramos mantenernos serios mientras las ejecutamos, sus baladas serán una risa constante. Os recomendamos dejar el ojo puesto en estos dos personajes, ofrecen diversión a raudales.

Bajo una vorágine de estupideces propias de South Park y tras “elegir nuestro nombre”, acabamos involucrados en algo más gordo de lo que realmente aparentaba a primera vista y nuestro papel de niño bueno es, sin duda, esencial en la narración. No queremos desvelar mucho más porque sería una pena echar a perder la original historia que han escrito los mismos Trey Parker y Matt Stone. Una historia que puede llevar completarla unas 10 horas y unas 14 en total si queremos realizar todas las misiones secundarias. El guión no da ningún tipo de respiro, no tiene altibajos ni momentos sin humor. Tanto es así que un servidor tuvo que cambiar prácticamente de teclado tras verter todo el café de sobremesa después de escoger simplemente el nombre del avatar que controlamos.
<< <    Siguiente Página: Página 2 (Page 1 of 2)    >  >>

Comentarios:


95%
Gráficos
90%90%90%
9.0
Sonido
95%95%95%
9.5
Jugabilidad
95%95%95%
9.5
Satisfacción
100%100%100%
10.0

-
Nota media en metacritic.( Basado en 0 medios ).


94%
Nota de usuarios que han jugado a este juego.( Basado en 31 jugadores ).


Índice del Artículo


 
Página 1 de 2 1 2

Amigos: PS3 | Gamewise | PSNow | © LaPS4.com 2006 - 2014 .Bienvenido a la revista lider de videojuegos de PS4