En colaboración con

Iniciar Registrarse 

Análisis Thief (PS4)

Alargamos el brazo desde la seguridad que da la oscuridad para descubrir el sigilo, la acción y la emoción que ofrece el resurgimiento de Thief

Publicado por: Fecha: Hace 7 meses
No es de extrañar que desde hace aproximadamente un año muchos asocien Thief a todo lo que conforma la nueva generación de consolas. El descubrimiento de las primeras imágenes y vídeos que mostraban a Garrett y todo el conjunto de habilidades que disponía para hacerse con las riquezas más ocultas, venía acompañado de un salto gráfico que evidenciaba el paso a una siguiente etapa tecnológica que acabábamos de descubrir con los primeros anuncios desvelados para PlayStation 4.

Puntual como un reloj (cosa que muchos proyectos de siguiente generación no pueden decir) y fiel a lo prometido, Eidos Montreal nos ofrece un motivo más para dar el salto a las siguientes máquinas con un reinicio que promete estar a la altura de la hoja de servicios que dispone la saga. Sigilo, acción, dinamismo y una ambientación de película para ofrecer la fórmula perfecta para que el acto de robar sea lo más divertido posible.


Víctimas de la enfermedad y el poder

Desde un primer momento, la historia que nos propone Thief añadirá al sistema de interacción del juego (del cual hablaremos más adelante) un motivo más para adentrarnos en la propuesta. El argumento no es una excusa más para plasmar el género en consolas o para que llevemos el sigilo al máximo de sus posibilidades, no. Sobre la historia se cimienta todo el arco jugable y de ambientación de Thief, despertando la necesidad de llegar hasta el final para descubrir qué derroteros tomará una aventura repleta de misterio y oscuridad.

Y sobre este lienzo se encuentra Garrett, legendario ladrón que se ve succionado por los misteriosos acontecimientos que sobre La Ciudad se ciernen mientras lleva a cabo uno de sus numerosos encargos que tiene como objetivo hacerse con el bien ajeno. Su compañera, amiga o aprendiz, Erín y él, se topan de lleno con la “Canalización de la primigenia”, un evento al que no habían sido invitados y que termina con un fatal desenlace. Una vez superado el inicio, ante nosotros aparecerá la situación real de un lugar que sufre las consecuencias del abuso de poder, así como de la desdicha y el infortunio en forma de epidemia que azota a los desgraciados habitantes de la ciudad.

Tenebra y el Barón son los dos grandes problemas que rodean el contexto en el que Garrett llevará a cabo todos sus encargos, llegando a mezclar el hilo principal de una trama -que a nuestro modo de ver está muy elaborada-, con las misiones secundarias que aportan pinceladas de detalles extremadamente útiles para entender la totalidad de la situación. Un viaje por los suburbios y por las altas esferas que destapará las miserias de las diferentes clases que viven en La Ciudad durante un tiempo aproximado de 18 horas.



En todo ese entramado entrará en juego Basso, un comerciante cuya mercancía no llega precisamente de la acción comercial, y para el cual iremos aceptando encargos que nos llevarán a conocer todos los tejemanejes que se extraen de cada una de las misiones que iremos llevando a cabo. La interacción con el resto de personajes así como la recopilación de notas y periódicos por toda la urbe, serán otras de las piezas fundamentales para tratar de componer un puzle que llama poderosamente la atención.

Un Robin Hood entre tinieblas

Aunque de nada serviría encontrar una historia bien ensamblada si no tuviera a su alrededor unos mecanismos jugables a la altura de las circunstancias. Thief, en su renacimiento, se mantiene fiel a los pilares básicos jugables que le llevaron a formarse un nombre en la plataforma de los ordenadores de sobremesa, pero evolucionando de forma adecuada en base también a ciertas revoluciones que se han producido dentro de las aventuras en primera persona.

No sería descabellado hacer ciertas referencias a juegos como Mirror’s Edge o incluso Far Cry 3 para tratar de explicar cómo es la jugabilidad de Thief. Salvando las distancias en ambos casos ya que el género no es exactamente el mismo, el manejo de Garrett si que se parece en cierta medida a lo que era saltar de tejado en tejado con Faith o correr a toda pastilla por las chabolas de la selva con Jason. La agilidad de aquellos dos personajes se unen a todo el conjunto de habilidades que dispone Garrett para hacer de sus andanzas algo totalmente dinámico y sobre todo ágil.


Y es que es necesario gozar de dichas herramientas cuando tu propósito principal es el de ser lo más rápido y sigiloso posible para tratar de alcanzar las preciadas piezas codiciadas que se establecen como nuestro objetivo en cada misión. Garrett, con la capacidad de correr, escalar y saltar de los dos personajes nomnbrados anteriormente, pero con una forma de interaccionar similar a la empleada en Assassin’s Creed (donde pulsando un botón se llevan a cabo la gran mayoría de saltos, carreras y acrobacias), irá superando cada uno de los obstáculos que se encuentre en su camino, desde saltos imposibles entre fachadas separadas por un vacío inmenso, hasta escaladas por paredes con pocos agarres o estrechas vigas que nos esconden de los agudos ojos de los guardias.

Por si fuera poco, las capacidades físicas y atléticas de nuestro ladrón de guante blanco se verán reforzadas con toda una serie de habilidades de subterfugio, gadgets, y herramientas que le harán la vida algo más fácil entre robo y robo. Uno de los aspectos más importantes es el uso de la habilidad Focus. Similar a lo visto en juegos como Batman: Arkham Asylum primero o Hitman: Absolution después, Garrett tendrá el poder de activar su visión especial para resaltar todas aquellas cosas del entorno que le puedan ser útiles, desde puntos clave donde escalar, objetos que robar, ventanas que atravesar o enemigos por descubrir.

En cuanto a las herramientas, las opciones serán varias a la hora de superar los retos de plataformas y el ojo avizor de la autoridad que tendremos que burlar de forma recurrente, aunque no tan abundantes como cabría esperar. La porra de Erín será uno de los recursos más empleados, ayudando a escalar determinadas paredes; pero también las flechas de cuerda servirán para alcanzar sitios inaccesibles, aunque las de agua tendrán la capacidad de envolver en las tinieblas los sitios que para nuestro gusto estén demasiado iluminados; mientras que podremos también distraer a los enemigos lanzando botellas y otros objetos que hagan ruido y capten su atención. La selección de estas herramientas se hará además mediante el pad táctil, deslizando el dedo y presionando sobre el artilugio que deseemos emplear en cada momento.


Porque en Thief, la infiltración, el robo y la huida tendrán como gran aliado al entorno. Nuestras capacidades de ladrón serán fundamentales para la consecución de cada fin, pero será La Ciudad y sus elementos los encargados de proporcionarnos la oportunidad adecuada para llevar a cabo cada uno de esos tres pasos básicos que se reproducirán constantemente durante el juego. Todo ello en aras de obtener la oscuridad necesaria para que nuestros actos pasen desapercibidos.

<< <    Siguiente Página: Página 2 (Page 1 of 2)    >  >>

Comentarios:


85%
Gráficos
85%85%85%
8.5
Sonido
90%90%90%
9.0
Jugabilidad
85%85%85%
8.5
Satisfacción
80%80%80%
8.0

-
Nota media en metacritic.( Basado en 0 medios ).


-%
Nota de usuarios que han jugado a este juego.( Basado en - jugadores ).


Índice del Artículo


 

Amigos: PS3 | Gamewise | PSNow | © LaPS4.com 2006 - 2014 .Bienvenido a la revista lider de videojuegos de PS4