En colaboración con

Iniciar Registrarse 

Análisis Dragon Ball Z: Battle of Z

La acción y el combate del famoso anime vuelven en una descafeinada lucha cooperativa

Publicado por: Fecha: Hace 8 meses
Mucho se ha hablado durante la última etapa tecnológica del rumbo que la saga Dragon Ball ha tomado dentro del ocio interactivo. Después de haber experimentado en la sexta generación un auge apoyado, sobre todo, en las entregas Budokai y Budokai Tenkaichi, el famoso anime de Toriyama parecía vagar sin un rumbo definido por el espectro de proyectos que iban enfocados a volver a sacar partido de la trepidante acción que destila siempre este clásico manga y anime.

Y es que desde la compañía se decidió (con el nuevo cambio de consolas) realizar un giro drástico que no era necesario, y que sobre todo no reclamaban los fans. Dragon Ball: Burst Limit surgía como una promesa de un buen puñado de novedades y de derroche de potencial técnico para acabar alejándose de la diversión a raudales que destilaba el que, a ojos de muchos, ha sido el la mejor entrega de la saga hasta la fecha: Dragon Ball: Budokai Tenkaichi 3.


El resto de la historia ya la conocemos. Búsqueda a tientas de un nuevo modelo que devolviera a la saga esa inyección de calidad que no se limitara a exponer un plato apetecible para los fans, sino que además pudiera aportar algo más a un género de lucha que llegó a contar prácticamente con su propia seña de identidad. Sin embargo, el resultado fueron los dos juegos apellidados Raging Blast, Ultimate Tenkaichi como intento de recuperación de un paso que fue mejor y un experimento fallido a manos del sensor de movimiento Kinect.

Ahora, y volviendo a reinventar la propuesta, Namco Bandai y Artdink nos proponen algo diferente. Una manera de enfocar las míticas batallas de Dragon Ball añadiendo un componente cooperativo que realmente existe en la serie de animación, pero que se enfatiza bajo el propósito de que juguemos siempre acompañados. Dragon Ball Z: Battle of Z intenta, bajo esta premisa, devolver las ganas de jugar con un éxito que evaluamos a continuación.

Caos en el campo de batalla

Sin dar rodeos excesivos para acabar dando una conclusión que saldrá a relucir con las primeras reflexiones, Dragon Ball Z: Battle of Z contiene una cantidad de deficiencias que conforman el conjunto de defectos suficientes como para que, de entrada, la novedosa propuesta no tenga visos a gozar de una continuidad en el futuro.


Y es que hay multitud de carencias que afectan a muchas de las facetas del juego. La primera y más importante es la jugabilidad. Dejando de lado el aspecto cooperativo que narraremos más adelante y que supone el leitmotiv bajo el cual se expande toda la propuesta, las herramientas que Artdink nos brinda para desplegar todas las habilidades de combate son, cuanto menos, escasas, y con un funcionamiento errático en su mayor parte.

Muy probablemente, la primera sensación que extraigamos en el primer contacto es de que nos faltan recursos, de que algo se ha ausentado de entre todo el conjunto de ingredientes jugables que normalmente suelen estar pendiente en todo juego de Dragon Ball. Y no es extraño, pues algo tan básico y tan recurrente tanto en la serie como en los anteriores juegos como la carga de energía o la transformación en plena batalla, desaparece para dejar sitio a un sistema de clases que nutrirá a nuestros personajes de los recursos necesarios para llevar a cabo sus técnicas.



De esta manera, en lugar de concentrar toda la energía para lanzar potentes ráfagas de Ki o ejecutar un movimiento especial, deberemos hacer hincapié en aquellos movimientos en el que nuestro personaje se ha especializado para reunir toda la energía posible. Combate cuerpo a cuerpo, técnicas de Ki, evasión o curación serían las clases asignadas a cada uno de los personajes disponibles entre la plantilla creada.

Al mismo tiempo, dicha distribución supone una innovación y una carencia dentro de los recursos habituales usados para dar profundidad en el combate. Si bien es cierto que se añade un componente estratégico, el hecho de que se renuncie a una de las acciones más habituales en Dragon Ball puede desorientar a más de uno, además de romper con el funcionamiento que hasta ahora habían llevado todos y cada uno de los juegos.

El mayor de los problemas viene cuando este hecho es sólo la punta del iceberg. Las limitaciones en cuanto a los movimientos no sólo se ciernen en torno a la recarga de energía, sino que también se expanden al manejo de los personajes en el campo de batalla. Podríamos empezar hablando de que el desplazamiento de personaje por el escenario en libre movimiento en tres dimensiones es algo tosco, que las aproximaciones tan bien usadas en los Tenkaichi brillan por su ausencia o que el vuelo está poco trabajado, pero no estaríamos hablando del verdadero problema.


Y es que la falta de combinaciones en los golpes supone casi la mayor problemática de Dragon Ball Z: Battle of Z. Si bien es cierto que desde la saga Budokai la introducción de comandos para desatar un golpe ha ido menguando en dificultad casi de forma exponencial, no es menos cierto que lo que nos encontramos en esta entrega es la minimización absoluta de la variación de movimientos en el combate.

<< <    Siguiente Página: Página 2 (Page 1 of 2)    >  >>

Comentarios:


54%
Gráficos
55%55%55%
5.50
Sonido
60%60%60%
6.00
Jugabilidad
52.5%52.5%52.5%
5.25
Satisfacción
50%50%50%
5.00

54
Nota media en metacritic.( Basado en 32 medios ).


73%
Nota de usuarios que han jugado a este juego.( Basado en 44 jugadores ).


Índice del Artículo


 
Página 1 de 2 1 2

Amigos: PS3 | Gamewise | PSNow | © LaPS4.com 2006 - 2014 .Bienvenido a la revista lider de videojuegos de PS4