En colaboración con

Iniciar Registrarse 

Análisis Splinter Cell: Blacklist

Ágil, implacable y letal. Sam Fisher vuelve con la entrega de Splinter Cell más completa hasta la fecha

Publicado por: Fecha: El año pasado
El mundo del espionaje siempre ha contado con una gran tradición de obras culturales que han imaginado escenarios emocionantes, oscuros y sorpresivos. El poder que guarda aquello que se asemeja oculto y prohibido para el imaginario colectivo cuenta con una atracción natural que motiva sensaciones diferentes a las de otros géneros. Conspiraciones a gran escala, terroristas sangrientos a sueldo de una gran potencia o traiciones tan familiares como lo puedan las de nuestros compañeros de armas copan la lista de principales argumentos, cuyos matices acaban otorgando un carácter único en cada ocasión.

Con todo esto, tal vez en el mundo del ocio digital se haya mostrado la vertiente más espectacular de este tipo de historias. En parte porque la interacción abre puertas que el cine y la literatura no pueden abrir -aunque tengan otros pasillos mucho más trabajados- o porque moldear un contexto sea tan sencillo como hacer volar la imaginación, lo cierto es que podríamos encontrar varios ejemplos de sagas que nos han hecho meternos en la piel de fantasmas hechos soldados en multitud de ocasiones.

Una de estas historias, uno de estos héroes anónimos lleva la enseña de Tom Clancy y sus recursos literarios, pero también de Ubisoft y el trabajo simultáneo de varios estudios a través del mundo, como es habitual en el proceso creativo de la editora francesa. Sam Fisher está de vuelta después de haber pasado por Xbox 360 en una aventura exclusiva que supuso un cambio abismal en la concepción que se tenía de la franquicia, pero también de un espía que se transformaba en alguien mucho más oscuro, y en consecuencia se convertía en un transmisor de sensaciones y emociones mucho más real.


Y es justo así como llegamos a Splinter Cell: Blacklist, y con él a la que podemos asegurar desde ya que es la entrega más completa de toda la saga en cada uno de los niveles en los que se adentra. Ubisoft Toronto ha logrado sacar a la luz todos los recursos posibles para mostrar el que desde ya supone el techo de esta franquicia, mostrando un equilibrio en toda su propuesta y una estructura perfecta entre todas las opciones que coexistirán difuminando las líneas de modos de juego otrora separados y poco cohesionados.

La amenaza de la Lista Negra

Con la alusión hecha al principio a la temática de las aventuras de espías, nos encontramos en esta ocasión con una mezcla bastante lograda que reúne características de las tres mentadas, y que servirá para que Sam Fisher pueda mostrar gran cantidad de las opciones de juego que dispone y de los estilos de lucha que puede emplear. Hay que decir que la historia sigue la línea trazada en Splinter Cell: Conviction, con lo que las referencias al anterior juego no se harán esperar demasiado.

En la misma introducción a la aventura descubriremos los planes iniciales de una organización que mediante el primer atentado plantea todos los sucesos posteriores que nos llevarán a recorren todo el mundo con tal de impedir sus propósitos. Su incursión en una base militar estadounidense les lleva a adquirir información privilegiada, así como a colocar la primera piedra sobre una serie de atrocidades que pondrán en jaque la estabilidad del gobierno norteamericano y la de sus ciudadanos.



Porque la Lista Negra no es ni más ni menos que la serie de atentados que la organización Ingenieros, el grupo terrorista, irá realizando en diferentes partes del planeta con tal de desatar el miedo y el terror. De fondo, el castigo a la nación más poderosa del mundo por establecer centenares de miles de sus soldados por todas partes del mundo, exigiendo la retirada de todas las tropas en sus diferentes emplazamientos para que vuelvan a casa y pierdan así el control de las zonas más conflictivas.

Como toda lucha contra un enemigo invisible, o contra aquellos que se esconden sin un estandarte claro, el combate queda a cargo de los agente de élite o de los espías más cualificados para los sucesos delicados y conflictivos. Como es lógico, Sam Fisher se erige como principal punta de lanza para el contraataque, pero también como estandarte de una forma determinada de hacer las cosas, de la eficacia en combate y de los éxitos que siempre acompañan a aquellos que luchan por la causa justa.

Pero como referenciábamos el principio, Sam Fisher ha llevado a cabo su total transformación. Su nivel de decisión, su implacable fuerza y sus convicciones aumentan exponencialmente con la inercia que Conviction llevaba consigo, catapultando en esta entrega a un héroe con todos los recursos necesarios para detener los planes de los Ingenieros, liderando la división Fourth Echelon en un trabajo que deja ser solitario para acabar fructificando en equipo.


En este punto es donde se concentrará una de las mayores virtudes de Splinter Cell: Blacklist, pues estamos ante el que supone el centro de operaciones de toda esta aventura. Operando desde el Paladín, un enorme avión con la capacidad suficiente para abastecer a Sam de todo lo necesario para cada misión, encontraremos a aliados como Charlie o Anna Grimsdottir -además de otros integrantes- que serán la personalización de todas las opciones que podremos descubrir en este aeroplano de gran capacidad.

<< <    Siguiente Página: Página 2 (Page 1 of 3)    >  >>

Comentarios:


92%
Gráficos
90%90%90%
9.0
Sonido
90%90%90%
9.0
Jugabilidad
95%95%95%
9.5
Satisfacción
95%95%95%
9.5

-
Nota media en metacritic.( Basado en 0 medios ).


82%
Nota de usuarios que han jugado a este juego.( Basado en 60 jugadores ).


Índice del Artículo


 

Amigos: PS3 | Gamewise | PSNow | © LaPS4.com 2006 - 2014 .Bienvenido a la revista lider de videojuegos de PS4